Check the new version here

Popular channels

Apliser: negocio millonario con Venezuela

http://www.elpais.com.uy/090827/ultmo-438314/nacional/investigan-empresa-por-exportaciones-millonarias-a-venezuela

Último Momento
Investigan empresa por exportaciones millonarias a Venezuela

El Partido Nacional, más precisamente el senador Ruperto Long, investiga millonarias exportaciones que una empresa uruguaya ha realizado a Venezuela en el primer semestre del 2009.

Según comentó Long a EL PAÍS digital, la empresa en cuestión es Apliser S.A. y comenzó a funcionar en el 2008. En ese año no realizó exportación alguna pero este año se colocó a la par de las empresas exportadoras más importantes del país.

Apliser S.A. se dedica a la exportación de libros, aspecto que ha llamado mucho más la atención para los legisladores nacionalistas. En el primer semestre de este año, la empresa ocupó el puesto nº21 en la lista de los mayores exportadores del Uruguay con US$ 32 millones.

"Todo ésto ya es sorprendente, pero hasta ahí uno no podía decir mucho. El tema es que cuando empezamos a averiguar uno de los elementos que más llaman la atención es la diferencia entre el costo del producto y el valor de exportación del mismo", dijo Long.

El senador señaló que tras consultar a varias personas relacionadas con el mundo editorial llegaron a la conclusión que cada uno de los "sets de manufacturas cartográficas" exportadas a Venezuela fue de US$ 6 o como máximo US$ 10, mientras que los 50 mil libros fueron vendidos a US$ 498 cada uno.


http://www.espectador.com/1v4_contenido.php?id=160408&sts=1

Caso Apliser: senador Long (PN) evita realizar acusaciones pero lo considera "preocupante"
27.08.2009 | 12.21
El senador del Partido Nacional Ruperto Long se encuentra estudiando el caso de la empresa uruguaya Apliser, la cual realizó una exportación por 32.160.000 millones de dólares a Venezuela habiendo invertido solamente 500.000 dólares. Pese a que el primer presidente de la firma es pariente de la senadora frenteamplista Lucía Topolansky y que el mencionado país caribeño ha sido acusado de financiar campañas electorales en otros países, se mostró cauto a la hora de realizar una acusación concreta. “Estamos simplemente investigando” manifestó. En este marco, el despacho del legislador fue forzado por desconocidos que revolvieron documentos y papeles que allí se encontraban. “Yo no vinculo, pero la coincidencia es realmente increíble”, afirmó.
(emitido a las 8.37 hs.)

EMILIANO COTELO:
“Dirigentes blancos investigan una millonaria exportación de libros a Venezuela”; así anuncia en su contratapa Búsqueda un artículo que luego se desarrolla a partir de lo que son gestiones que cumple el senador Ruperto Long, de Alianza Nacional. “Dirigentes del Partido Nacional investigan desde hace algunas semanas a una empresa uruguaya que durante el primer semestre de este año elaboró material bibliográfico por un costo inferior a los 500.000 dólares y lo exportó luego a Venezuela por más de 32 millones de dólares. La empresa denominada Apliser S.A. fue fundada en enero de 2008 pero en el transcurso de ese año no realizó venta alguna al exterior. Sin embargo, sorpresivamente, figura en el primer semestre de 2009 con exportaciones exclusivamente a Venezuela por 32.160.000 dólares, constituyéndose así en el exportador número 21 de todo el país”.


***


JUAN ANDRÉS ELHORDOY:
Estamos recibiendo al senador Ruperto Long. ¿Qué sospechas hay detrás de esta investigación que ustedes están desarrollando?

RUPERTO LONG:
Lo primero que constatamos es lo que ustedes acaban de mencionar, la aparición de una empresa, súbitamente en el primer semestre del año en curso, con una exportación muy grande de 32.160.000 dólares, que equivale más o menos a lo que exportó en este mismo semestre Curtiembre Braná o Frigorífico Tacuarembó o Frigorífico Canelones, empresas de larga data con productos a veces muy sofisticados que además tienen personal, plantas, toda una historia.

Entonces nos llamó la atención este hecho, fuimos a ver de qué se trataba, encontramos que se trataba de una exportación bibliográfica, es decir de libros, y realmente ese es un valor muy alto; cada libro se ha vendido FOB, es decir puesto aquí en el Puerto de Montevideo, a 498 dólares, y por los datos que tenemos de valores de mercado los costos de producir ese material serían inferiores al 10% de ese valor.

JAE – Sí, la crónica de Búsqueda dice que la empresa gráfica uruguaya Mosca Hnos. fue la encargada de imprimir ese material a principios de este año y le cobró a Apliser S.A. cerca de 6 dólares por unidad, de acuerdo a la información que obtuvo el Partido Nacional. Luego Apliser vendió a 498 dólares cada una de esas unidades a Venezuela.

RL – Bueno, esas son las informaciones que hemos recibido y esos serían los valores…

EC - …en realidad cuando hablamos de unidades estamos hablando de un set de manufacturas cartográficas denominado “Técnicas de la ordenación territorial”, que incluye una pequeña caja de cartón con un libro de tapa blanda de 194 páginas, un cuaderno de trabajo con hojas en blanco de 114 páginas, un diploma, un mapa de Venezuela y un folleto instructivo. Ese es el set del cual se exportan 50.000 unidades.

RL – Exactamente, esa es la información de la que nosotros disponemos y es un hecho sumamente llamativo que por lo menos debe ser aclarado en todos los extremos. Nos preocupa también que el destino de estas exportaciones sea a Venezuela, le damos un ingrediente adicional en el sentido de que esta exportación se produce precisamente en el semestre anterior a las elecciones nacionales y a este país, del cual en diversas instancias se ha indicado que podría haber intervenido con dinero en procesos electorales en América Latina y en un caso concreto y bien recordado existe un fallo y una sentencia de la justicia de los Estados Unidos.

JAE – Entonces la sospecha que está detrás de esta investigación es que la operación podría servir para financiar la campaña; es una sospecha, no es el resultado de una investigación.

EC – ¿No es un poco apresurado dejar ya planteada esa sospecha a propósito de un financiamiento espurio en la campaña del Frente Amplio? Porque evidentemente usted está apuntando al Frente Amplio con esa inquietud.

RP – No, nosotros somos muy cuidadosos de no hacer ninguna imputación, aspiramos a que esto se aclare rápidamente. La primera preocupación es simplemente la claridad de toda esta operativa que es sumamente llamativa. Habría que ver cómo es posible en un mercado tan competitivo que en la venta de material bibliográfico se da una situación en la cual se puede vender algo que es un commoditie, o un producto que se puede producir en cualquier país a una relación entre el precio de venta y el precio de costo tan grande como el que aparentemente se da. Eso es un hecho preocupante en cualquier caso, eso no tiene nada que ver con el tema electoral ni nada por el estilo…

JAE - …¿cuál era la conexión que ustedes encuentran para…?

RP - …no, no, quiero ser bien cuidadoso en esto, nosotros no estamos en absoluto acusando ni al Frente Amplio ni a nadie, sino que nos interesa que este hecho se aclare de la forma más rápida posible para que todo el mundo esté tranquilo al respecto de que por este camino no hay nada extraño y mucho menos ninguna conexión con la financiación de la campaña de ningún partido. Nosotros no hemos hecho ninguna acusación, como es notorio, estamos simplemente investigando, haciendo preguntas, tratando de averiguar y aclarar esta situación.

JAE – Un aspecto de procedimiento o de forma: ¿de dónde surge el dato de estos 32.160.000 dólares que figuran para ustedes a nombre de la empresa Apliser como exportadora a Venezuela?

RP – El dato surge de las informaciones de exportación del Uruguay.

JAE – Porque Uruguay XXI efectivamente tiene en el ranking a esta empresa, pero en otros momentos han existido algunos problemas justamente con números de empresas, con exportaciones. ¿Ustedes han corroborado con otro dato, han visto por ejemplo los documentos correspondientes, efectivamente se contrasta con información oficial de Aduanas que salió esta mercadería a estos niveles como usted menciona?

RP – Tenemos el detalle y las fechas de las cinco exportaciones que configuran ese total. Por supuesto que nunca se está libre de que alguien haya cometido un error, pero reitero, son cinco exportaciones que aparecen registradas y con una suma total que da ese valor. Nosotros no podemos más que tomar el valor que aparece en las publicaciones o en la información que está disponible, de modo que partimos de la base de que la información es cierta; si hubiera un error en esa información, eso también se explicará.

JAE – Claro, justamente la pregunta es si en la investigación que ustedes han realizado se chequeó este dato.

RP – Todo lo que hemos encontrado es coherente entre sí, los distintos valores y los distintos documentos que informan sobre las exportaciones del Uruguay. Después lo que aparece en Uruguay XXI como información de acceso general, alguna documentación de exportación que tenemos, en fin, todo hasta ahora nos ha parecido coherente a ese número total y son datos de diversas procedencias. No obstante, por supuesto, si hubiere algún error, será aclarado en la información.

JAE – La información del semanario Búsqueda hace referencia a una conexión familiar entre el primer presidente de esta empresa, designado el 14 de mayo del año 2008, Alfredo Álvarez Saavedra, con Lucía Topolansky. Dice la crónica que es primo hermano. Ustedes en la investigación han aportado este dato, ¿con qué sentido?

RP – Es un dato que nosotros también lo estamos manejando.

JAE – ¿Pero no es un poco apresurado hacer una conexión de este tipo, presumir que puede haber un financiamiento espurio a la luz de una conexión parental? La misma Lucía Topolansky decía que prácticamente no tiene vinculación más allá de verlo en velorios o casamientos, ¿cómo es que se llega a esta conclusión o a esta sospecha?

RP – Vamos a no poner palabras en mi boca y menos al respecto. Nosotros cuando vemos estas cosas, diversos fenómenos que van sucediendo y que de alguna manera nos llaman la atención, tratamos de aclararlos, que es lo que corresponde. Queremos evitar cualquier anomalía o cualquier fenómeno que de repente es de otra índole y no tiene que ver directamente con la campaña, pero nos interesa que se esclarezcan estas situaciones porque tienen que ver con el prestigio comercial del país y con otras situaciones, y si es algo sencillo y fácil de explicar, se aclarará rápidamente.

Hasta el momento nos han surgido un conjunto de interrogantes como las que usted está mencionando pero yo en ningún momento dije -ni lo haré, salvo que tenga otro tipo de constatación- imputaciones a ninguna persona. Simplemente ir consiguiendo información y viendo si esa información nos aclara la situación o nos da algún resultado.

EC – La senadora Topolansky cuando la consultábamos decía, por un lado, que no conoce nada del asunto y que por otro lado, Álvarez Saavedra es uno de sus 52 primos por línea materna.

RP – Sí, por eso mismo, esos son temas que cada uno irá dejando claro y a nosotros también nos interesa que se sepan. Reitero que el tema es preocupante en cualquier caso, por lo menos es llamativo.

JAE – También Búsqueda en la contratapa publica que “desconocidos entraron anoche a su despacho en el segundo piso del Palacio Legislativo y revolvieron todos sus papeles y carpetas tirando muchos de ellos al piso”, ¿esto ya ha derivado en una denuncia policial?

RP – Sí, efectivamente, anoche mismo aproximadamente a las 21.00 horas me avisaron y nos constituimos allí con personal de mi secretaría, del Palacio Legislativo y con la Policía. Me avisaron que la puerta estaba abierta.

JAE – ¿Forzada?

RP – No vimos que la puerta estuviera forzada, por lo menos en una primera visión, habría que ver con más cuidado. Lo que sí vimos -hecho que jamás nos había sucedido a lo largo de todos estos años- es que al ingresar no ya a mi secretaría sino al fondo, a mi despacho propiamente, una cantidad de materiales revueltos y muchos de ellos arrojados al suelo.

JAE – ¿Usted vincula la denuncia que acabamos de mencionar con este hecho?

RP – Es una coincidencia increíble, pero no, no tengo forma alguna por el momento de vincular una cosa con otra. Pero la violación del despacho de un legislador es un hecho muy grave y no me había sucedido en todos estos años, aun cuando alguna vez hasta la puerta podía haber quedado abierta por error. Este tipo de cosas obviamente no sucede con frecuencia en el Palacio, y además claramente las personas que entraron no tomaron ningún objeto de valor que había allí mucho más a la mano y sin embargo se ocuparon de este tipo de cosas. De modo que yo no vinculo, pero la coincidencia es realmente increíble.


http://www.espectador.com/1v4_contenido.php?id=160546&sts=1

Caso Apliser: Venezuela defendió negocios con Uruguay
28.08.2009 | 21.22
El embajador Franklin González deslindó responsabilidades en los negocios realizados por la empresa Apliser S.A. que exportó por 32 millones de dólares, material bibliográfico a Venezuela.
El diplomático señaló, no obstante, que se está investigando en Caracas quien es el importador de este material, con el fin de dar las opiniones del caso.

González dijo que son negocios entre sectores privados donde nada tienen que ver los gobiernos de Venezuela o Uruguay.

Y agregó que no puede decir que sí o que no para señalar que se trató o no de una operación fraudulenta.

“Este es un negocio entre sectores privados, donde no participa ni el gobierno de Uruguay ni el gobierno de Venezuela. Nosotros no tenemos nada que ver con el debate interno en Uruguay. En lo que tiene que ver con Venezuela, nosotros estamos haciendo las investigaciones al importador. Una vez que tengamos información al respecto, lo daremos a conocer a la opinión pública”.


http://corrupcion-uruguay.blogspot.com/2009/08/apliser-sa-la-corrupcion-de-chavez-pude.html

28/08/2009
Apliser SA- Chavez pudre el Uruguay

Secretaría Antilavado investiga exportación millonaria a Venezuela 28.08.2009 | 13.56

La Secretaría Antilavado de Activos analiza a la empresa Apliser S.A por la exportación a Venezuela por 32 millones de dólares en libros. .El Partido Nacional analiza trasladar a la Justicia la información sobre el caso y maneja solicitar una comisión investigadora en el Parlamento.

Desde el ámbito empresarial se dijo al diario El País que existe la posibilidad de que el negocio esté vinculado a una maniobra entre particulares con el tipo de cambio venezolano.
Esto se sospecha dado que en Venezuela está prohibido el uso del dólar. Hay una cotización oficial del Banco Central de Venezuela que este jueves era de 2.15 bolívares por cada dólar, mientras que en el mercado negro de ese país cotizaba a 6.35 bolívares.

El mercado cambiario venezolano está controlado desde febrero de 2003. Por ello, el importador venezolano de los productos uruguayos debe recibir la autorización del Banco Central de Venezuela para comprar los dólares para pagar su compra al precio oficial de la divisa.
Ese dinero se gira a Uruguay para abonar la compra y retorna “en vivo” a Venezuela, es decir, en billetes, para volcarse en el mercado negro venezolano, que paga por cada dólar un precio ampliamente superior al que ofrece el Banco Central de Venezuela.

Long entiende que esta es una posibilidad, pero la considera como una de las tantas posibles maniobras.

El legislador dijo que pretende investigar si el negocio involucró al Estado venezolano o si se hizo entre particulares de ambas naciones. No obstante, señaló que de una manera u otra, el Estado caribeño está involucrado porque para realizar compras en dólares las empresas deben solicitar el cambio de bolívares por dólares al Banco Central de Venezuela.

“A nuestro juicio, igual está la interrogante, que nos parece importante, de la utilización de la importación, también sería importante quién puede ser el destinatario final de este producto, que evidentemente difícilmente sean para poner al público, son materiales educativos... En fin, hay una cantidad de preguntas que tienen que ver con el gobierno de Venezuela”.

En el primer semestre de este año, la firma elaboró material bibliográfico por el que pagó menos de 500.000 dólares y luego lo exportó a Venezuela por más de 32 millones de dólares. La diferencia entre las dos cifras llamó la atención del senador blanco Ruperto Long.

“Sorpresivamente”, Apliser quedó ubicada en el lugar 21 entre todos los exportadores del país, destacó Long en sus declaraciones a Búsqueda.

El material exportado se llama “Técnicas de la ordenación territorial” y consiste en impresiones cartográficas.

La empresa gráfica uruguaya Mosca Hnos. fue la encargada de imprimir ese material a principios de año y le cobró Apliser alrededor de seis dólares por unidad, de acuerdo con la información que obtuvo Long.

Luego, Apliser S.A. vendió a 498 dólares cada una de esas unidades de material bibliográfico con destino a Venezuela. Eso significa que por cada dólar que invirtió, obtuvo 83 de retorno.

Los propietarios de Apliser S.A. en la actualidad, quienes han llevado adelante las operaciones de exportación bajo sospecha, es un grupo inversor extranjero de Colombia y de Estados Unidos que llegó al país y compró la Sociedad Anónima que estaba armada.

Fuentes empresariales confirmaron a El Espectador que el comprador en Venezuela de este material bibliográfico no es directamente el Estado, sino una empresa privada que luego le vende al Estado venezolano el material bibliográfico junto con los cursos de capacitación correspondiente.

El titular de la Secretaría Nacional Antilavado de Activos, Ricardo Gil Iribarne, dijo que “desde hace días” tiene a estudio el caso.

Gil Iribarne dijo que investiga este caso desde antes de la denuncia hecha públicamente por el senador Long. Por el momento, no quiso hacer más consideraciones sobre el tema.


http://www.espectador.com/1v4_contenido.php?id=160488&sts=1

Apliser: nuevos datos dan un giro a la investigación
28.08.2009 | 10.54

(emitido a las 7.42 hs.)


EMILIANO COTELO:
Alfredo Álvarez Saavedra, primo hermano de la senadora Lucía Topolansky, aseguró que no tiene ninguna vinculación con la empresa Apliser S.A., que es investigada por dirigentes del Partido Nacional (PN) a raíz de una exportación a Venezuela por 32 millones de dólares.

Según la información publicada el jueves por el semanario Búsqueda, Álvarez Saavedra fue el primer presidente de Apliser, desde el 14 de mayo del año 2008 hasta noviembre del año pasado.

En la nota de Búsqueda, a partir de averiguaciones del propio semanario más las pesquisas que en su momento realizó el senador Ruperto Long, se destacaba que en el primer semestre de este año esta firma, hasta entonces inexistente en el comercio exterior uruguayo, tuvo sus primeras operaciones. Concretamente elaboró en Uruguay material bibliográfico por el que pagó menos de 500.000 dólares y luego lo exportó a Venezuela por más de 32 millones de dólares.

La empresa gráfica uruguaya Mosca Hnos. fue la encargada de imprimir ese material a principios de año y le cobró alrededor de 6 dólares por unidad de acuerdo con la información que obtuvo Long. Luego, Apliser S.A. vendió a 498 dólares cada una de esas unidades con destino a Venezuela. Eso significa que por cada dólar que invirtió la firma, obtuvo 83.

La diferencia entre las dos cifras llamó la atención del senador Long. “Sorpresivamente Apliser quedó ubicada en el lugar 21 entre todos los exportadores del país”, destacó Long en sus declaraciones a Búsqueda.

La nota del semanario decía que los dirigentes blancos que investigan el caso sospechan que esa operación pueda servir para financiar la campaña electoral del Frente Amplio (FA).

Ayer hablamos con el senador Ruperto Long, quien dio sus interpretaciones y aportó algunos datos más, pero con el correr del día también hicimos otras consultas.

En particular, hablamos con Álvarez Saavedra, mencionado en el artículo. Álvarez Saavedra explicó que él autorizó la utilización de su nombre cuando un estudio contable de plaza creó la sociedad anónima Apliser. Este es un procedimiento muy corriente, hay estudios contables que tienen sociedades anónimas armadas, en stock, para vendérsela luego a quienes necesitan poner en marcha un negocio.

JUAN ANDRÉS ELHORDOY:
Eso se hace para agilitar el trámite, porque como se demora algo más de lo conveniente para los inversores hay estudios que tienen ya pronta la empresa para que venga un inversor y rápidamente pueda comenzar a operar.

EC – Y cuando la crean, esa empresa tiene que tener autoridades. En el caso concreto de Apliser S.A., Alfredo Álvarez Saavedra autorizó la utilización de su nombre en el momento en que esa sociedad anónima de un determinado estudio contable fue creada. Luego, según explicó Álvarez Saavedra, ese estudio vendió la empresa a sus actuales propietarios, estos nombraron nuevas autoridades y él quedó totalmente desvinculado de Apliser, cosa que ocurrió en noviembre del año pasado.

Álvarez agregó, hablando con la producción de En Perspectiva, que ni siquiera conoce la identidad de quienes están hoy al frente de la compañía.

En cuanto a su relación con la senadora Topolansky, que figuraba en el contexto de esta noticia como un elemento que podía alimentar las suspicacias sobre una vinculación entre esta operación extraña y un financiamiento irregular de la campaña electoral del FA, confirmó que efectivamente es uno de sus primos hermanos; la senadora Topolansky ha aclarado que tiene en total 72 primos hermanos.

JAE – 52 de un lado y 20 de otro.

EC – Álvarez Saavedra confirmó su parentesco con la senadora Topolansky aunque aclaró que no mantiene ningún vínculo con ella, “ni siquiera ideológicamente”, agregó.

Álvarez Saavedra no quiso hablar al aire, estaba francamente molesto. De todos modos relató que sobre el mediodía se había comunicado con el senador Ruperto Long, responsable de la divulgación del caso, y le había solicitado que se retractara por sus declaraciones. Según el relato de Álvarez, Long se negó a hacerlo y también se negó a revelar los nombres de las actuales autoridades de Apliser S.A.

JAE – Álvarez Saavedra se volvió a comunicar con la producción de En Perspectiva y reiteró que quiere que los nacionalistas se retracten de lo manejado en el día de ayer.

EC - ¿Qué hace Álvarez Saavedra? Actualmente se dedica a la producción de champignones en una chacra que posee en la zona de Melilla.

Hemos averiguado además quiénes son los propietarios de Apliser S.A. en el día de hoy, quiénes son los accionistas que han llevado adelante estas operaciones de exportación que ahora están bajo la lupa.

JAE – Lo que sabemos es que quien estuvo manejando la sociedad anónima en el momento que se hizo esta exportación fue un grupo inversor extranjero de Colombia y de Estados Unidos, quien llegó al país, compró la sociedad anónima que estaba armada, presentó los papeles en regla y avanzó con todos los trámites habituales para poder operar: inscripción en la Biblioteca Nacional, en la DGI, en el Registro de Comercio, también tiene RUT.

EC – Es un grupo intermediario.

JAE – Es un grupo intermediario –en la jerga se llama ‘trader’– que lo que hace es comprar y vender. En este caso quien imprimió los libros fue Mosca y quien los vendió fue este grupo intermediario.

EC – Según lo que pudimos averiguar, el comprador de este material bibliográfico en Venezuela no es directamente el Estado sino una empresa privada que a su vez luego le vende al Estado boliviariano el material junto con los cursos de capacitación correspondientes.

JAE – Estas son versiones del lado privado, del lado no político, datos que fueron aportados por distintas fuentes a las que accedió En Perspectiva.

***

EC – Un par de puntualizaciones más.

JAE – La venta final, el valor de la intermediación, no tiene tope. Si uno compra un producto a 1 y lo vende a 150, eso no significa que haya una ilegalidad. Otro aspecto, la DGI todavía no tiene conocimiento de esta operación porque es un ejercicio que está abierto pero se supone que esta empresa Apliser deberá pagar una importante suma por el impuesto a la renta empresarial en esta operación.

Otro aspecto que llamó la atención a nivel de los operadores privados que consultamos es que la exportación de estos libros se hizo por avión, lo que no es nada habitual porque se trata de un producto muy pesado y que quizás no requiere tanta urgencia. En este caso se llegó incluso a arrendar un avión charter de una empresa mexicana para llevar un segundo embarque con mercadería que fue directamente de Montevideo a Caracas.

EC – ¿Qué es lo que se exportó? 50.000 unidades de un set de manufacturas cartográficas denominado “Técnicas de la ordenación territorial”. Según la descripción que hacía Búsqueda ayer consta de una pequeña caja de cartón con un libro de tapa blanda de 194 páginas, un cuaderno de trabajo con hojas en blanco de 114 páginas, un diploma, un mapa de Venezuela y un folleto instructivo.

¿Qué es lo que hay detrás de esta operación? ¿Por qué los números resultan tan llamativos? Ayer, con el artículo de Búsqueda y los comentarios del senador Long aparecía una línea de interpretación que ahora está muy debilitada, luego de que el señor Álvarez Saavedra hiciera las puntualizaciones sobre su vinculación con la senadora Lucía Topolansky.


http://www.elpais.com.uy/090828/pnacio-438473/sociedad/aparecen-mas-ventas-uruguayas-a-precios-dudosos-a-venezuela

Nacional
Aparecen más ventas uruguayas a precios dudosos a Venezuela

Caros. Libros a US$ 498; bolsos a US$ 64,50 y diccionarios a US$ 85

E. DELGADO/ A. NOGUEIRA

No es una sino que son varias las ventas sospechosas a Venezuela. El senado Ruperto Long, cuyo despacho fue violentado el miércoles, denunció una venta de libros por US$ 32 millones. También se vendieron bolsos y diccionarios a altos precios.

El legislador nacionalista denunció una venta de libros por parte de la empresa Apliser S.A. con un valor unitario de US$ 498 y en declaraciones al semanario Búsqueda aludió a los antecedentes de apoyo del gobierno de Hugo Chávez a distintos candidatos en la región, sugiriendo que esto podría ser una manera encubierta de aportar fondos a la campaña electoral del Frente Amplio.

Según calificadas fuentes vinculadas a la exportación consultadas por El País, la operación de Apliser SA probablemente esté vinculada a una maniobra con el tipo de cambio. En Venezuela está prohibido el uso de la divisa estadounidense: hay una cotización oficial del Banco Central de Venezuela (BCV) que ayer era de 2,14 bolívares por dólar cuando en el mercado negro cotizaba a 6,35 bolívares.

El mercado cambiario venezolano está controlado desde febrero de 2003. Por ello, el "importador" venezolano de los productos uruguayos debe recibir la autorización del BCV para comprar los dólares para pagar su compra al precio oficial de la divisa. Ese dinero se gira a Uruguay para abonar la compra y regresa "vivo" -como se dice en la jerga-, es decir transportado en valijas, para volcarse en el mercado negro venezolano, ávido de dólares, con un diferencial cambiario del 200%.

Una operativa de esta naturaleza puede dejar pingues ganancias en ambas puntas del negocio, aunque no sea fácil conocer el destino final de los dólares que pueden haber quedado en el mercado local, una "pérdida" menor para el "importador" venezolano.

Las personas o empresas que necesitan dólares en Venezuela tienen uno de dos caminos: comprarlo en el mercado negro o lograr una autorización de la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI) a un pedido debidamente fundado y "rezar" para que le sean otorgados. Fue de conocimiento público en Uruguay, por ejemplo, las dificultades de empresas como Conaprole para cobrar ventas realizadas al país caribeño por las dificultades del sistema cambiario venezolano.

Apliser. Las ventas de Apliser, bajo el rubro "manufacturas cartográficas en forma de libro o folleto", se realizaron en dos tandas, según supo El País. La primera, según los registros de importación venezolanos, fue en febrero de este año por US$ 5.313.290 (valor CIF, es decir, con flete y seguro) y fue enviada por avión: 9.813 kilos de libros. El costo del flete fue del orden de los US$ 333.000.

La segunda venta fue llevada en un avión charter de la empresa mexicana Centurión: fueron 41.864 kilos, con un costo de flete de US$ 1.333.000. El valor CIF de esta exportación fue de US$ 21.253.160.

El costo unitario de cada "manufactura cartográfica" fue de US$ 498 y el valor FOB de la operación desde el punto de vista de la exportación uruguaya fue de US$ 32:160.000.

Otras operaciones. Además de las ventas de "set de manufacturas cartográficas" de Apliser hay otras operaciones atípicas de exportaciones uruguayas al mercado venezolano, por montos menores, pero de productos con precios unitarios elevados. Se trata de ventas realizadas desde la Zona Franca de Colonia. Por ejemplo, bolsos playeros a un precio unitario de US$ 64,50.

En efecto, en octubre, noviembre y diciembre de 2007 se registran embarques de "bolsos de mano con superficie extendida de plástico o material textil" por US$ 492.000, US$ 666.639 y US$ 1.791, respectivamente. También en 2007 y desde zona franca hay varias ventas de "diccionarios y enciclopedias" por US$ 2.492.000, aunque en este caso los precios unitarios son menores: oscilan entre los US$ 3,75 y los US$ 10,26. Empero hay nuevos embarques de "diccionarios y enciclopedias" en 2008: en mayo, una venta de US$ 1.100.000 a US$ 62,84 cada diccionario y en octubre por US$ 566.000 a precios unitarios de US$ 85 y US$ 86.

La venta de este tipo de productos llama la atención porque no se inscribe en los rubros que dominan las exportaciones uruguayas a Venezuela, básicamente lácteos, carne, medicamentos, arroz y algunos asientos de cuero para automóviles.

Allanamiento. El senador Long señaló a El País que, hasta donde pudo investigar, desde 2008 a la fecha Venezuela no registra una compra en libros desde ningún destino del mundo por un monto similar a la venta uruguaya.

Long denunció el miércoles de noche que desconocidos ingresaron y revisaron su despacho en el Parlamento, aunque no notó que faltaran documentos u objetos. La Policía Técnica revisó el lugar y hay una investigación abierta. El legislador recordó que nunca antes su despacho fue violentado y que el hecho es grave, se relacione o no con la indagatoria que hace.

En el primer semestre de 2009, Apliser apareció en el lugar 21 del ranking de exportadores uruguayas. "El dato me llamó la atención y la pregunta que me hice fue primero cómo una empresa no conocida aparece súbitamente con esta exportación y segundo qué exporta", relató Long a El País,

Tras conocer que la exportación fue de material bibliográfico, "un producto muy competitivo, que se produce en muchos países, y que generalmente Uruguay exporta en volúmenes chicos", las sospechas del legislador se incrementaron.

Long afirmó que, según consultas a imprenteros locales, los textos exportados tuvieron un valor de costo por unidad menor a los US$ 10, -fueron vendidos a US$ 498 la unidad- por lo que el valor total de lo exportado rondó los US$ 500.000. Fuentes consultadas indicaron que el costo de impresión de cada texto fue algo menor a los US$ 6.

"Aquí falta algo que no entendemos, un dato de información, o es sin duda algo que debe ser estudiado con mucho cuidado", expresó Long.

Añadió que del funcionamiento de esta firma no pudo obtener información, "cuando con esos volúmenes no debería pasar inadvertida en el mercado".

Long señaló que varias personas investigan el caso. Hoy presentará un pedido de informes a los ministerios de Economía y de Trabajo. En el mismo, solicita información aduanera sobre cinco operaciones de comercio exterior de Apliser, sus estados contables, los nombres de los directores de esa S.A. y copia de la planilla de trabajo de la empresa, con el número de trabajadores que figuran en ella. (Producción: Pilar Besada)
Topolansky evalúa acción legal por vincularla al caso Apliser

Que entre mayo y noviembre de 2008, Alfredo Álvarez Saavedra -primo hermano de la senadora del MPP Lucía Topolansky- haya sido presidente de Apliser S.A. fue una de las razones que motivó a dirigentes nacionalistas a investigar estas exportaciones.

Allegados a Álvarez Saavedra dijeron a El País que estuvo en la formación de Apliser pero que cinco meses antes que esa S.A. tuviera actividad dejó de participar en la misma, y que no tiene relación alguna con las ventas a Venezuela. Álvarez se comunicó ayer con el senador Long y le aclaró su situación.

En Cerro Largo, Topolansky -esposa de José Mujica- consideró que el tema es un "chiporroteo natural de la política", aunque se mostró molesta y no descartó iniciar acciones legales. Dijo que si Long "se va a poner a investigar qué parentesco tiene cada S.A. con cada uno de los políticos de este país, se va a volver loco".

Reconoció el parentesco con Álvarez Saavedra, pero deslindó vinculaciones personales o del MPP con la S.A. "Esto no tiene nada que ver con la campaña de financiación (del MPP), fue agresivo Long y voy a hablar con nuestros asesores jurídicos para determinar qué medida vamos a tomar", expresó.

"Le voy a pedir a Long que levante la mira cuando trate los temas; se lo voy a decir en los pasillos del Palacio", dijo al terminar la nota.

En Río Negro, Mujica, dijo desconocer la denuncia sobre presuntas irregularidades en la venta de libros a Venezuela

"¿De dónde sacaron eso, cómo lo comprueban?" preguntó el candidato del FA. "Eso corresponde a la justicia; no se absolutamente nada. Pero no me extraña, siempre surgen ese tipo de cosas" agregó.
El País Digital





Es un auspicio de:

0
0
0
0
0No comments yet