Check the new version here

Popular channels

Aprender lenguas tiene el mismo efecto que el sexo en tu cer

APRENDER LENGUAS TIENE EL MISMO EFECTO QUE EL SEXO EN TU CEREBRO


Un estudio demuestra que el aprendizaje de nuevas palabras activa las áreas de placer del cerebro. Una razón más para ser sapiosexuales.

Cosas que causan placer: el sexo, el chocolate, la ropa nueva... A la lista hay que agregar el aprendizaje de una nueva lengua. Eso fue lo que se concluyó después de un estudio realizado por la Universidad de Barcelona (España) y la Universidad Otto von Guericke de Magdeburgo (Alemania).

Los investigadores encontraron que estudiar idiomas estimula las mismas áreas cerebrales que el sexo: cada vez que aprendemos una nueva palabra nuestro cerebro activa los circuitos corticales del lenguaje, pero también el estriado ventral, una de las regiones principales de los circuitos motivacionales y de recompensa.

Estos circuitos son los mismos que suelen responder a estímulos como la alimentación, el sexo, el juego o las drogas recreativas. Así, la investigación "muestra un posible aspecto emocional en el desarrollo del lenguaje", según comenta Antoni Rodríguez Fornell, uno de los científicos que realizaron el experimento.

Los resultados se obtuvieron de esta forma: los científicos realizaron dos imágenes de resonancia magnética en 36 adultos. En ellas se reflejaron las áreas del cerebro que se activaban al aprender lenguas. Así fue que se detectó que los estímulos son similares a los que producen el sexo, la comida deliciosa y los juegos.

Estos hallazgos podrían ayudar a detectar las claves del desarrollo de las lenguas humanas, además de que contribuirían a la motivación para estudiar idiomas extranjeros. Incluso resultarían útiles en el tratamiento de problemas de aprendizaje lingüístico.

Ya habíamos compartido algunas hipótesis sobre por qué las personas que leen son mejores candidatos para el amor, e incluso habíamos hablado de la sapiosexualidad. Con las conclusiones de esta investigación nos damos cuenta de que el placer intelectual de aprender nuevas lenguas es comparable a otros estímulos más "tangibles" y todo cobra sentido.
0
0
0
0No comments yet