Check the new version here

Popular channels

Argentina despenalizaría el consumo de drogas

Por haber dicho "estoy tan a gusto que me fumaría un porrito", durante un recital del grupo Los Rodríguez en 1994, el cantautor argentino Andrés Calamaro pasó diez años procesado en Argentina. La justicia lo acusó de "apología del consumo" de drogas, un delito castigado con penas de hasta seis años de prisión. Pero en el juicio oral el artista tuvo suerte y terminó absuelto en 2004.



Aquella situación parecía inédita para un país en que millones de jóvenes consumen estupefacientes. Dos décadas después el asunto en términos jurídicos se mantiene igual porque la ley sigue castigando con prisión a quienes tengan en su poder sólo un porro, una dosis de cocaína o una pastilla de éxtasis. Así pues, en los juzgados hay miles de expedientes penales contra jóvenes procesados por tenencia de drogas.

De cara a aliviar ese follón en los tribunales, la Corte Suprema emitió hace tiempo un fallo que exculpa a quienes posean drogas para consumo personal y lo hagan sin dañar a terceros, esto es, por ejemplo, en su casa. A raíz de ello, algunos tribunales inferiores se han aferrado a esa resolución como una nueva jurisprudencia posible de aplicar y la vienen ejecutando absolviendo a muchos consumidores.



Sin embargo, otros tribunales aplican la ley original y se producen diferentes tratamientos a los ciudadanos. Ante ese limbo jurídico y el consumo creciente entre la población más joven, la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) impulsa la despenalización del consumo y autorizar el cultivo particular de marihuana, según informó este domingo el diario 'La Nación'.

En los casi 11 años que llevan en la Casa Rosada los Kirchner nunca se ocuparon en serio del tema del narcotráfico ni las drogas. Tanto es así que José Ramón Granero, dentista y amigo del matrimonio, fue colocado por esa relación personal con ellos al frente de la Sedronar en 2003. E, increíblemente, hace dos semanas fue procesado por supuesto tráfico de efedrina, un compuesto que se usa para producir drogas sintéticas y estimulantes. El escándalo de su procesamiento se vincula a la importación de 1,9 toneladas de efedrina -originaria de Asia-.



Además de ese pufo, Granero, de 65 años, ya había estado imputado por supuesto tráfico de cocaína -siete kilogramos- en una furgoneta oficial de la Sedronar. Pero él terminó sin cargos y varios chóferes de la secretaría, procesados.

Argentina se ha convertido en un fuerte importador de efedrina durante los últimos años. En 2009 el mexicano Jesús Martínez Espinoza y otros siete ciudadanos aztecas fueron detenidos en el allanamiento a una casa, en la localidad de Ingeniero Maschwitz, donde habían montado un laboratorio de drogas sintéticas elaboradas a base de efedrina.

El Episcopado de la Iglesia argentina, muy influenciado por el Papa Francisco, reclamó hace unos meses "medidas urgentes" contra el narcotráfico. Y también denunció la "complicidad y corrupción de dirigentes" con "grupos mafiosos", en un documento que tituló "El drama de la droga y el narcotráfico".



Además advirtió "con dolor y preocupación el crecimiento del narcotráfico en nuestro país". Y se lamentaba por la inacción de la Sedronar, la falta de radarización de las fronteras para detectar vuelos y la desprotección de los límites con Bolivia y Paraguay, por donde ingresan los alijos de cocaína y marihuana.

En medio de la polémica, la Presidenta Cristina Fernández designó en noviembre último a un cura salesiano y 'cristinista', Juan Carlos Molina, al frente de la Sedronar. El sacerdote siempre atendió a jóvenes con adicciones. Y justo ahora, 15 meses antes de las elecciones presidenciales, hace una apuesta política fuerte: cambiar la ley de drogas.

Según el diario La Nación, para algunos funcionarios del Gobierno es una medida acorde a la proclamada política progresista de la Casa Rosada. Pero ante la polémica que vendrá, sobre todo con la Iglesia católica, nadie de aquellos se atreve a anticipar si la Presidenta dará el "sí" y tomará el tema como una nueva bandera política de su gestión.
0No comments yet