Canales populares

Argentina, el peor alumno de la clase

le presentamos tres indicadores que demuestran la ineficiencia económica de la Argentina de Cristina Kirchner



El nivel de eficiencia de una economía depende del ojo con el que se mire.
Esta aseveración es cierta, pero hay un indicador que no falla al momento de hacer un análisis: el Producto Bruto Interno. Para los entendidos de economía y finanzas el PBI es de gran importancia a la hora de definir el nivel el progreso de un país en términos numéricos. Y en efecto, es la base para realizar diferentes tipos de cálculos que apuntan en ese sentido.
Este indicador que se refiere a la suma de todo lo que se produce y se consume, más la inversión en un país, en un período de tiempo acotado, puede ser medido en términos brutos o agregando una variable de distribución demográfica como por ejemplo el PBI per cápita.
Para los economistas de Inversor Global, medir la expansión resulta aún más efectivo si se tienen en cuenta un tercer método en el que se consideren indicadores como el nivel de poder adquisitivo, bajo una medida estándar en dólares.
En función de estas tres modalidades de cálculo, los resultados varían para cada país, teniendo en cuenta que en cada uno de ellos convergen factores particulares sobre la actividad productiva. Sin embargo, para el caso de la Argentina, los 3 escenarios traen resultados desesperanzadores en términos comparativos.

Malas calificaciones

En el análisis a continuación incluiremos a los países vecinos Chile y Brasil. También a la nación caribeña Colombia, por su destacado desempeño emergente a nivel regional. A partir de observe el contraste en relación con Argentina. Los resultados hablan por sí solos:

PBI





PBI per cápita



PBI en función del poder adquisitivo




La Fotografía

De acuerdo con información estadística del FMI y sin importar la “vara con la que se mida”, en el período comprendido entre 2012 y 2014, sumado a las proyecciones para cierre de este año, tanto en términos de evolución histórica como en comparación con sus pares regionales, la economía nacional muestra una pérdida de competitividad importante en relación a su crecimiento.
Si bien es cierto que durante los últimos años los países emergentes se han debilitado en términos de expansión debido a la baja en los precios de los commodities y a una menor recepción de flujos de inversión, también lo es el hecho de que las naciones cercanas lograron afrontar mejor la situación que la Argentina, en incluso proyectan signos de recuperación en 2015.
Ante las pruebas de que el país es el peor alumno de la clase, solo queda preguntarse, ¿dónde destán los efectos positivos de las políticas económicas impuestas por un Estado cada vez más omnipresente?
La respuesta todavía la estamos buscando…
0
0
0
0No hay comentarios