Check the new version here

Popular channels

Argentina K: 1 secuestro cada 14 horas



Argentina K: 1 secuestro cada 14 horas

La inseguridad es una marca registrada del Frente para la Victoria. Su ideología basada en que la ley no es la ley, todo el que tiene es porque se lo quitó a otro, la gente que delinque es mala por culpa del prójimo, y tanto el orden como la represión son palabras abominables, ha llevado, entre otras cuestiones, a una Argentina delictiva que prevalece sobre la Argentina útil. Los datos son abrumadores y obligan a empresas y particulares a una considerable inversión en seguridad.


"Argentina no está todavía entre los países con más altas tasas de secuestro en América Latina, aún cuando la cantidad de casos viene creciendo de manera regular, pero el hecho de ser el 3° exportados mundial de cocaína debido a la debilidad de los controles de las fuerzas de seguridad, contribuye a generar un ámbito y un clima propicios para que este delito crezca, comenzando por las opciones más simples, como los casos que acabamos de citar”.
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El CEO de Controllers, Daniel Adler, señaló que anualmente se cometen algo más de 600 secuestros en Argentina, lo que representa un secuestro cada 14 horas.

El dato surge de un trabajo elaborado por Controllers, una compañía de consultoría en prevención de delitos en el ámbito público y privado con fuerte presencia regional, a partir de datos locales y regionales de diferentes organismos públicos y privados como el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) o el Sistema Nacional de Seguridad Pública de México.

Según consigna el trabajo elaborado por Controllers, Aunque el PNUD publicó un informe en el que señalaba que la tasa de secuestros en Argentina era de 0,5 cada 100.000 habitantes, ésta es sólo una cifra formal que surge de registros oficiales.

Una encuesta realizada por el Sistema Nacional de Seguridad Pública mexicano mostró que en ese país apenas el 3% de los casos de secuestro son denunciados a las autoridades, mientras que especialistas en seguridad de diferentes países coinciden en que en América Latina el porcentaje de secuestros que efectivamente se denuncia oscila entre el 20% y el 40%, mientras que el 60% o más de los casos no se integran a los registros oficiales.

Respecto de Argentina, relevamientos realizados entre autoridades policiales, funcionarios de la Justicia y responsables de los sistemas carcelarios, indican coincidencia en que el porcentaje de secuestros que se denuncia en nuestro país está en el orden del 35% del total. Eso implica que los 200 secuestros anuales de los que habla el PNUD son, en realidad, más de 600 casos.

Adler, argentino, ex comando del ejército israelí con estudios en criminología en la Universidad de Tel Aviv y fundador de Controllers, explicó que “Este fenómeno de no denunciar es muy común en países con problemas de inseguridad ya que, ante la convicción de que la denuncia de un secuestro no ayudará a recuperar sana y salva a la víctima, ni a que se castigue al delincuente, la mayoría de los casos son manejados directamente por familiares o por especialistas que no forman parte de las fuerzas de seguridad”.

El informe elaborado por Controllers indica que “En otras épocas, administrar más de 600 secuestros extorsivos, que requieren atrapar a la víctima, mantenerla cautiva, comunicarse y negociar con la familia, cobrar un rescate y liberarla sin exponerse, hubiese sido logísticamente muy complicado. Hoy esa posibilidad existe ya que las metodologías de las bandas dedicadas al secuestro han cambiado. Si bien todavía se producen secuestros extorsivos clásicos, secuestros de tipo político, secuestros derivados de disputas comerciales o familiares, secuestros orientados a la explotación de personas y secuestros simulados, han cobrado una enorme importancia los secuestros express y los secuestros virtuales, modalidades que aunque generan menos dinero en concepto de rescates, son más simples de planear, más fáciles de implementar y presentan menos riesgos”.

“Argentina no está todavía entre los países con más altas tasas de secuestro en América Latina, aún cuando la cantidad de casos viene creciendo de manera regular, pero el hecho de ser el 3° exportados mundial de cocaína debido a la debilidad de los controles de las fuerzas de seguridad, contribuye a generar un ámbito y un clima propicios para que este delito crezca, comenzando por las opciones más simples, como los casos que acabamos de citar”, finaliza el documento.
0
0
0
0No comments yet