Argentina peor calidad educativa del mundo

La Argentina continúa entre los países con peor calidad educativa del mundo



Ocupa el puesto 59 entre 65 naciones evaluadas en las pruebas PISA, un lugar por debajo de la última medición, en 2009; hubo retrocesos en comprensión de lectura, se mantuvieron los flojos resultados en matemática y sólo se mejoró en ciencia.

Comparado con sus pares de 65 ciudades y países, los estudiantes argentinos de 15 años son los últimos de la fila en cuanto a sus conocimientos y habilidades para la comprensión lectora, las matemáticas y las ciencias. Y también están entre los que se sienten menos felices.

El ranking del Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés), dado a conocer ayer en todo el mundo, ubica a la Argentina otra vez, cerca del extremo de los peores, en el puesto 59, a 225 puntos de distancia del primero (Shanghai, 613) y a sólo 20 puntos del último (Perú, 368).

Según esa prueba, en los últimos tres años ha cambiado muy poco el proceso de aprendizaje del sistema educativo de nivel medio. En la anterior medición, en 2009 , el país rankeó incluso un poco mejor, y quedó en el puesto 58.

Entre los rendimientos de los adolescentes se registran diferencias según la situación socieconómica de sus familias. "En toda la OCDE, el estudiante de un medio socioeconómico aventajado obtiene 39 puntos más en matemática -el equivalente de un año de escolarización- que el menos aventajado", dice el informe, en el que también se agrega que sólo un seis por ciento de los alumnos provenientes de sectores de escasos recursos logra romper con esa estadística y superar las expectativas. El estudio de OCDE señala que si bien la mayoría de los países que participaron de esa prueba intenta asignar más profesores a las escuelas en las zonas más pobres, el problema es que esos establecimientos tienen más dificultades para retener a los buenos docentes. Así, dice, "muchos de sus alumnos afrontan el doble problema de venir de un medio desfavorecido y asistir a una escuela con recursos de menor calidad".

Entre los datos anexos al rendimiento de las tres disciplinas evaluadas figura el grado en el que los adolescentes se sienten más o menos felices. En este caso, los países latinoamericanos toman la delantera y Perú, el país con peor rendimiento de los 65, aparece en tercer lugar entre los países cuyos estudiantes dicen estar más felices. Sus respuestas incluso los ubican por encima de la media de la OCDE y Shanghai, que se ubica en el lugar número 28. A Perú le siguen los estudiantes felices de Colombia, en el puesto número cinco; México, en el séptimo; Costa Rica, en el octavo; Uruguay (13), Chile (25) y Brasil (27). Los estudiantes argentinos, en cambio, figuran en el puesto 54 entre los más infelices..