Check the new version here

Popular channels

Armada Agentina: Licita Buques Nuevos

La Armada licitó entre astilleros locales la construcción de cuatro patrulleros

Esa orden de trabajo insumirá una inversión mayor a u$s160 millones




Se trata de embarcaciones que tendrán unas 1.800 toneladas de desplazamiento.
Desde el tercer gobierno de Juan Perón la Armada no logró concretar ningún programa de equipamiento de su flota.
La Armada argentina llevó ayer a cabo en el Edificio Libertad la apertura de una licitación convocada para encargar la construcción de una serie de cuatro patrulleros oceánicos multipropósito de 1.806 toneladas de desplazamiento.
El pliego se orientó a concitar la participación de astilleros estatales argentinos, ubicados tanto bajo la órbita nacional como provincial, por lo que participaron únicamente el Complejo Industrial Naval Argentino (CINAR, ex Tandanor y Almirante Storni) y el astillero Río Santiago, dependiente del Ministerio de la Producción de la provincia de Buenos Aires.
Ambos astilleros presentaron ofertas de un monto global casi similar, las que llegaron a $675 millones en el caso de Río Santiago y a $689 millones por parte del CINAR.
En las próximas semanas la Armada evaluará las ofertas técnicas presentadas para definir la oferta más conveniente para la provisión de esas futuras unidades de la flota de mar.
La eslora de los buques será de 80,60 metros, una manga de 13 metros y un puntal de 6,50 metros.
El calado de diseño reclamado será de 3,80 metros y la velocidad máxima en 20 nudos (equivalentes a 37 km/horarios), mientras que la autonomía de navegación deberá llegar a las 7.500 millas marinas (30 días).
La dotación embarcada de las naves llegará a 50 hombres y la propulsión motriz deberá basarse en una combinación diesel eléctricadiesel, con dos hélices de paso controlables, dos timones y una hélice transversal a proa para maniobras, con casco totalmente en acero.
Para encontrar un antecedente inmediato de reequipamiento naval hay que remontarse al programa autorizado por el general Juan Perón en su tercera presidencia constitucional (1974), que comprendió un total de 17 buques, entre los que figuró la provisión de cuatro fragatas que fueron construidas en Alemania y seis corbetas Meko-140 producidas en Río Santiago (ex Astilleros y Fábricas Navales del Estado) como la Spiro, Gómez Roca, Espora, Rosales, Parker y Robinson.
También figuró una inconclusa dotación de seis submarinos, dos de ellos fabricados en Alemania (Salta y San Luis) y otros cuatro que el ex astillero Domecq García jamás llegó a completar.
Actualmente una comisión especial del Estado Mayor estudia, por encargo del Ministerio de Defensa, la conveniencia económica de encarar la terminación en gradas del taller Almirante Storni de una de esas unidades de 1.800 toneladas de desplazamiento que exhibe un 70% de completamiento físico, lo cual facilitará sustituir al viejo submarino “Santa Fe” hundido por Gran Bretaña en las islas Georgias en 1982.
Otra unidad sumergible incompleta vendría a ser el posiblemente identificado como Santiago del Estero, que apenas tiene un completamiento menor que el 30% de su estructura física.
Finalmente el plan de equipamiento de Perón incluyó la construcción de un rompehielos de 13.000 toneladas de porte que fuera construido en Finlandia y el “Almirante Irízar”, que reemplazó al veterano “General San Martín”.
El “Irízar” está, desde octubre del 2008 en gradas del CINAR para su definitiva reparación y actualización tecnológica por causa del siniestro que sufrió en abril del 2007 cuando ya había terminado con la Campaña de Relevamientos Antárticos del verano del 2006-2007.
REACTIVACIÓN. Cabe destacar que el astillero Almirante Storni fue reactivado luego de veinte años de inactividad, tras una visita que efectuara en el 2007 el ex presidente Néstor Kirchner a esas instalaciones que integran el CINAR.
La reactivación a pleno del CINAR implica por estos días las labores de extensión de media vida del submarino “San Juan”, cuyas dos mitades volverán a soldarse en enero del 2011, y se espera terminar con todas las obras de modernización de ese sumergible para octubre de ese año. Esa labor cuenta con un presupuesto autorizado de casi u$s60 millones.
Sin embargo la tarea más relevante concierne a la modernización y reparación del rompehielos “Irízar”, que actualmente se encuentra en gradas del astillero Storni, ubicado en Costanera Sur, a fin de concretar la soldadura de los mamparos que fueran deformados por el fuego que estalló en esa embarcación polar cuándo navegaba a una altura de 170 millas de Puerto Madryn.















0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New