Canales populares

Arquero secuestrado en dictadura se encontró con perseguidor

El filósofo Claudio Tamburrini atajó para Almagro en la década del 70. Durante el gobierno militar, estuvo detenido y protagonizó una fuga de la Mansión Seré. Ahora fue contactado por quien lo persiguió en ese escape. La increíble historia del ex jugador

Arquero secuestrado dictadura encontró con perseguidor

El ex arquero de Almagro y actual filósofo, Claudio Tamburrini, quien se escapó de la Mansión Seré en 1978 tras permanecer cuatro meses secuestrado por fuerzas militares, tuvo ayer un sorpresivo encuentro con un soldado que lo persiguió la noche de su fuga.

La historia de Tamburrini parece no estar nunca completa, ya que el lunes, después de una charla ante alumnos de la escuela de periodismo DeporTEA, el ex futbolista y ahora filósofo se encontró imprevistamente con uno de los soldados que aquella noche del escape participó de su búsqueda en la zona de Castelar.

"Después de tanto tiempo pasan estas cosas que todavía me sorprenden. Este señor, a quien yo no conocía, se me acercó ni bien terminó la conferencia con los estudiantes y me dijo: yo fui uno de los que salió a buscarte en plena lluvia aquella madrugada", relató conmovido a la página web www.deportes.gov.ar el ex arquero de Almagro entre 1975 y 1977.

Todo ocurrió en un instante. Mientras Tamburrini saludaba a los alumnos y firmaba ejemplares de su libro, "Pase Libre", un hombre se acercó al complejo La Plaza, pidió permiso y le contó la historia.

?Me narró detalles de aquella noche en la que logré escaparme junto a otros tres secuestrados de la Mansión Seré, en Castelar. Me dijo que lo sacaron de la base militar de Merlo, donde estaba haciendo el servicio militar, y lo mandaron a buscar a cuatro chicos desnudos y con barba incipiente. Uno de ellos era yo", apuntó el ex futbolista que pasará esta semana en Buenos Aires y jugará el sábado un partido en el club Ciudadela Norte.

De los guantes a la oscuridad y luego a los libros

La historia de Tamburrini ya es un símbolo de la relación entre la última dictadura militar y el deporte. El 23 de noviembre de 1977, cuando aún atajaba en la primera división de Almagro, fue secuestrado por un grupo de tareas que lo mantuvo preso en el mencionado centro de detenciones clandestinas.

?Fue por casualidad que logramos fugarnos. Un compañero de cuarto encontró un tornillo que se había caído de una cama y que justo entraba en la manija de una de las ventanas. Después, era cuestión de desatar las persianas que estaban atadas con un cable de plancha y hacer una cuerda para desprenderse por los ventanales", recordó Tamburrini.

"Así se empezó a gestar el plan que se llevó a cabo en la madrugada del 24 de marzo de 1978. Los cuatro del cuarto abrimos la ventana, hicimos una soga con las colchas y las sábanas y nos dejamos deslizar por el balcón hasta ganar la calle", desgranó el ex arquero en su recuerdo.

"Después intentamos arrancar con el cable de plancha un Fiat 600, pero no pudimos. Seguimos corriendo y nos detuvimos ante un Peugeot 504 que tampoco pudimos hacer arrancar porque nos habíamos olvidado el cable en el Fiat. Para peor, de la casa que estaba al frente del auto nos gritaron qué estábamos haciendo ahí, que éramos ladrones e iban a llamar a la policía'", recordó Tamburrini a 24 días del estreno de la película que contará su historia.

El que fuera arquero de Almagro en la Primera B puntualizó que a partir de ese momento decidieron entre los cuatro "cambiar el plan de fuga. Uno de mis compañeros tocó timbre en una casa y dijo que le habían robado y lo habían dejado sin ropa, por lo que una señora le dio algo de plata y un pantalón. Así, este chico sale de la zona, se va a la casa de un familiar y nos vuelve a buscar con un auto", finalizó con angustia la descripción de aquel escape.

Tras huir del cautiverio, Tamburrini se escondió durante un tiempo en la casa de unos amigos, con miedo de salir al exterior. "La primera vez que volví a la calle después de la fuga fue cuando Argentina pasó a la final del mundial 78. Salí a festejar, aunque a regañadientes, porque tenía miedo. Pero fue ahí, entre la gente, cuando sentí que recuperé mi condición de ciudadano", comentó.

A partir de ese momento, no volvió a tener contacto con su familia ni sus amigos y, ya lejos del fútbol, debió ganarse la vida vendiendo libros puerta a puerta y manejando un taxi, hasta que un año y dos meses después se exilió en Suecia, donde estudió Filosofía en la Universidad de Estocolmo. Hoy está de regreso, a 30 años del comienzo del horror

**Pelicula: Crónica de una Fuga (interpretado por el actor Rodrigo de la Serna) **

CRÓNICA DE UNA FUGA, PELÍCULA ARGENTINA. Director: Adrián Caetano; Elenco: Rodrigo de la Serna, Pablo Echarri,...
+2
0
0
0No hay comentarios