Arrestado por 'swatting' un niño de 13 años en California












Arrestado por 'swatting' un niño de 13 años en California

Su primera víctima había sido un jugador de Minecraft.


Un chico de 13 años residente en Camarillo, California, ha sido arrestado por la policía tras descubrirse que era el responsable de tres casos de "swatting". Sus víctimas fueron un jugador rival de Minecraft, una compañera de clase y uno de sus profesores.

El "swatting", la práctica de llamar a la policía con una falsa denuncia para que acuda a las casa de un archienemigo online, se ha convertido en un extraño fenómeno en los últimos meses. Han sido víctimas de esta práctica jugadores profesionales de Counter-Strike, ejecutivos de Bungie o jugadores normales y corrientes.

Ésta es la segunda detención por swatting que se produce en los Estados Unidos en los últimos meses, después de otra realizada el pasado mes a otro joven de 19 años.

Según informa Ars Technica, el joven (cuyos datos personales no han trascendido al tratarse de un menor) ha confesado su culpabilidad en los tres casos, aparentemente actos de venganza.

Acusaciones imaginativas

El primer swatting realizado fue el 15 de enero, cuando este joven denunció a otro jugador de Minecraft que vivía en Ocean City (New Jersey), en la otra punta del país. En este caso informó a la policía de que se estaba produciendo un allanamiento de morada en la casa de un jugador rival de Minecraft. La policía detectó el origen de la llamada en Camarillo (California).

Al día siguiente, en la misma localidad, el chico llamó a la policía fingiendo ser uno de sus profesores, asegurando que tenía diez rehenes y que iba a volar su casa si no recibía un rescate de 30.000 dólares. La tercera y última vez fue el 20 de enero, esta vez dirigida a una compañera de clase.

La policía americana ya ha avisado en varias ocasiones a lo largo de los últimos meses que este tipo de bromas se están generalizando y que, además del daño a la víctima, significan un alto gasto de recursos y tiempo por parte de las autoridades.