About Taringa!

Popular channels

Arrestan a los padres de un nene británico enfermo de cáncer


Lo habían retirado de un hospital en Southampton y llevado a España porque el servicio de salud británico no les cubría el tratamiento. Pero fueron acusados de negligencia y detenidos. El nene quedó solo en un hospital español.





El drama de Ashya King y su familia se agudiza, en un caso sensible que pone en discusión el vínculo entre autoridad paternal, los recursos del NHS, el servicio de salud británico, sus prioridades presupuestarias, y los tratamientos disponibles en Gran Bretaña para un chico con un tumor canceroso tipo 4, la policía y la justicia.

Los padres del chiquito británico de 5 años, con un cáncer cerebral, que lo retiraron del hospital de Southampton sin el consentimiento de los médicos que lo trataban, fueron detenidos en Málaga el sábado por la tarde, esposados, encarcelados y hoy les negaron la libertad, en una audiencia de extracción de en Madrid, que continuará mañana.

Esta tarde se supo que los padres querellarán penalmente a los médicos y al hospital de Southampton. Y que resistirán la extradición. Su abogado defensor en España cree que serán dejados en libertad en las próximas 48 horas.


Su hijo enfermo fue traslado a un hospital infantil malagüelo por la policía española, ante una orden de detención europea emanada de la policía de Hampshire, bajo el cargo de "negligencia" y analizada por la procuración judicial de la Corona británica antes de ser solicitada. Los siete hermanos del chico enfermo, que no habla ni camina, no pueden ver a Aisha, que esta bajo guardia policíal. A sus padres no los autorizaron a ver a su hijo, en un affaire que divide y escandaliza a Gran Bretaña. Un juez británico puso hoy a Ashya "bajo protección judicial" y le quitó a sus padres la autoridad paternal. La abuela del chiquito enfermo acusa a las autoridades de tratar a su familia como "secuestradores" cuando el niño se está muriendo.

Cuando la búsqueda Ashya se transformó en un cacería europea, con la amenaza de que estaba "en peligro de muerte" si no entraba el mismo sábado a un hospital, un video del Brett King, el padre de Ashya, explicó las razones de esa partida precipitada en ferry hacia Francia con toda su familia. Sacó a su hijo del hospital, que está legalmente permitido si no hay una orden judicial que lo impida, para tratar a su hijo en Europa con " terapia de protones ", un tratamiento que el servicio de salud británico no aplica, pero es común en Suiza, Estados Unidos y Checoslovaquia para chicos con un tumor cerebral. Viajaba a España para vender su casa de vacaciones y poder pagarlo.

El tratamiento con protones es menos invasivo que la quimioterpaia o los rayos. Y produce menos efectos secudandarios.


En el video, Brett King tiene a su hijo en sus brazos y a su lado se ve, en perfecto funcionamiento, el aparato que alimenta a Ashya, los remedios y todos los elementos que los médicos temían que se agotaran y la familia había comprado antes de su partida. El chiquito apareció relajado y moviendo sus piernas.

El padre de Ashya dijo que decidieron partir a Europa porque los especialistas en Southampton no escuchaban sus pedidos de información y lo habían amenazado con impedirle judicialmente el acceso al hospital a él y su mujer. Explicó sus largas discusiones con el oncólogo que trataba a su hijo, que se negaba a utilizar la terapia de los protones que se utiliza en los países europeos. Pero que en el NJS británico solo está autorizado para cáncer de ojos porque es muy caro, según las consideraciones del servicio de salud.

"Ellos iban a conseguir la orden judicial de protección, lo que significa que en su más oscura, profunda hora, yo no voy a estar allí para cuidarlo ni mi esposa. Ellos nos iban a impedir entrar a la sala. Es tan cruel el sistema que decidí comenzar a buscar los protones yo mismo. Nosotros queremos que nos dejen en paz. El está muy enfermo. Yo no vuelvo a Gran Bretaña salvo si tengo el tratamiento que yo quiero", dijo King , desafiante.

Segundos después de filmar este video, la policía se los llevó presos, junto a su esposa. El gritaba: "El mejor tratamiento para Ashya".

Su hijo Naveed (20) subió el video a YouTube. Sus padres ya habían sido detenidos y sus siete hermanos, que son Testigos de Jehová, habían quedado aislados, en un hotel, separados de su hermanito. Ashya ha primero fue llevado a terapia intensiva y después, a una sala común en el hospital pediátrico. "Está bien. Su vida no corre peligro", dijo el vocero del hospital.

Al conocerse el video, una polémica estalló en Gran Bretaña, con acusaciones a la policía de interferir en la vida privada de una familia que sufría una tragedia. La policía transfirió la responsabilidad por su acción al hospital de Southampton, que reclamó que lo buscaran con esos argumentos médicos.

Un vocero del hospital universitario de Southampton dijo a la prensa: "Nuestra prioridad siempre fue el estado de bienestar de Ashya y estamos encantados de que haya sido encontrado. Nosotros hemos escuchado los comentarios on line del padre. Desde la admisión de Aysha nosotros tuvimos conversaciones sobre las opciones de tratamiento disponibles, le ofrecimos a la familia una segunda opinión así como asistirlos con la organización de un tratamiento en el extranjero. Nosotros comprendemos cuán angustiante es la situación para todos los involucrados, particularmente para la familia de Ashya. Nosotros continuaremos a apoyarlos y asistir a la policía en proveer la información que requiera".

El comisionado del crimen de la policía de Hampshire , Simon Hayes, tuvo que salir el lunes a defender la actuación policial , ante la ola de críticas y dijo que no iba a pedir disculpas por haber sido "pro activos". Dijo que los King habían sido detenidos antes de que se conociera el video, que demostraba que el chiquito habían sido bien cuidado.

Ante la detención de sus padres en Málaga, fue su hijo Danny (23) quien explicó qué había pasado en el hospital y la ruptura de relaciones entre sus padres y el oncólogo que trataba a Ashya. Su padre pasaba cada minuto investigando un tratamiento para su hijo en Internet y los médicos no querían escuchar la información que él les proveía. Le decían que no debía creer en Internet. "Mis padres no son secuestradores. Ellos querían lo mejor para nuestro hermano Ashya, con un tipo de tratamiento que en Gran Bretaña no existe. Esperemos que los liberen pronto", dijo.

El doctor Jiri Kubes, un oncólogo checo especialista en el tratamiento de protón, dijo que el chiquito puede ser tratado en pocos días si un pedido es hecho por sus médicos. "Todos los aspectos monetarios pueden resolverse después", dijo. El tratamiento cuesta 20.000 euros en Europa pero 150.000 euros en Gran Bretaña.

Los hospitales en Gran Bretaña están dividido en Trusts y cada uno puede elegir qué productos aplicar, de acuerdo a su presupuesto en los tratamientos anticancerígenos. Por eso, los pacientes critican "la lotería del código postal regional", a la hora de encontrar una cura adecuada al cáncer en los diferentes hospitales del país. Un europeo puede ser tratado en cualquier otro hospital de la UE, si tiene el formulario de salud europeo que se consigue en Internet, porque hay reembolso de Estado a Estado. Pero muchos de los británicos desconocen este beneficio, ante el euroescepticismo que reina en el país.

La diputada Janice Artkinson, de UKIP, dijo que ella escribirá a la ministra del Interior Teresa May para que contacte a las autoridades españolas y que los padres de Ashya sean inmediatamente liberados. "Este chiquito necesita a su mamá todo el tiempo. Tiene 5 años, probablemente no habla español, y está acostado en una cama angustiado", dijo. Después le preguntará al inspector de la policía de Hampshire "por qué no hace un pedido de disculpas por haber sido pro activo en la búsqueda del chiquito".

El caso es tan escándaloso que hasta el primer ministro David Cameron intervino. "Yo pienso que la gente a lo largo y ancho del país comprende y se conmueve por la grave enfermedad que Ashya está sufriendo. Primero y antes que nada, la prioridad debe ser que el reciba el mejor y más apropiado tratamiento médico. Por supuesto yo estoy seguro que cada padre quiere lo mejor para su hijo. Este es probablemente el más humano de los instintos".

El problema para las autoridades británicas es que la familia King no violó la ley cuando sacó a su chiquito del hospital. Los padres pueden removerlo por su propia voluntad, salvo si hay una orden judicial que lo impida. Esa orden no existía en ese momento. Un hospital va a exigir una orden a un tribunal si los padres rechazan su consentimiento para un tratamiento médico pero no fue el caso de los King. Una orden se emite después de largas discusiones entre los padres y el hospital, y solo si el hospital considera que, como resultado de las acciones de los padres, el chico está en riesgo.

El caso va a terminar en la Corte de Derechos Humanos Europea y las acciones de la policía y el hospital van a ser extensamente examinadas. Será un "leading case" (caso testigo) como se llama en la justicia.
0No comments yet
      GIF