Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
La sugerencia aparece también en el polémico libro “Cásate y sé sumisa”. “Mujer, practicaras felaciones a tu marido siempre que te lo ordene. Pero cuando lo hagas, piensa en Jesús”, dijo. “Recuerda, no eres una pervertida”, agregó.











“Recuerda, no eres una pervertida”. Si pensás (y te excitas) en Jesús mientras chupas, está todo bien.
¿No te gusta el sadomasoquismo pero tu marido te lo pide? Hacelo, pero pensá en Jesús y está todo bien. ¿No querés tener sexo con ese enano mientras tu marido se pajea y mirá? No te hagas problema, PENSÁ EN JESÚS! SI, SEÑOR, todas las perversiones tienen cura, excitate con el señor y tus problemas se irán. Sobre todo, si tenés sexo con nuestro cura favorito.