Check the new version here

Popular channels

Asesinada una twittera en Mexico por Narcos

María del Rosario Fuentes era médica y colaboradora en una web de Tamaulipas donde investigaban crímenes de las bandas traficantes mexicanas. El miércoles la secuestraron y ayer se conocieron los últimos tuit a su nombre. Además publicaron la foto de su cadáver.



"Cierren sus cuentas, no arriesguen a sus familias como lo hice yo. Les pido perdón." Ese fue el último mensaje que apareció en el Twitter de María del Rosario Fuentes, asesinada ayer por una banda narco en el Estado de Tamaulipas, al norte del país. La médica mexicana, conocida por sus denuncias a través de las redes sociales contra el crimen organizado, había sido secuestrada el miércoles. Después del último tuit, los captores subieron una foto en el propio perfil de la mujer, donde se veía su rostro teñido de sangre. Ya estaba muerta, publica Tiempo Argentino.


Rosario Fuentes colaboraba con el portal Responsabilidad por Tamaulipas, especializado en investigaciones sobre narcotráfico, y ya era seguida de cerca por los criminales. "Ya la tenían ubicada. Hace como dos meses estuvo unos días fuera de línea por amenazas en las que se indicaba que su identidad era conocida", contó un miembro del sitio web que prefirió permanecer en el anonimato. La activista había salido de su casa el miércoles y al llegar al trabajo –en la localidad de Reynosa, fronteriza con Estados Unidos– fue interceptada por hombres armados, que la subieron a una camioneta y la capturaron.

Los secuestradores ingresaron a @Miut3 –la cuenta personal de Twitter de la médica mexicana, que usaba bajo el seudónimo "Felina"– poco después de secuestrarla. Desde allí comenzaron a enviar mensajes intimidatorios. "Amigos y familiares, mi nombre real es María del Rosario Fuentes, soy doctora, hoy mi vida ha llegado a su fin. Encontré la muerte a cambio de nada", fue el primero. Luego siguió: "No me queda más que decirles que no cometan el mismo error que yo. No se gana nada, al contrario".


Después de la publicación de la foto en la que la mujer aparecía muerta, la cuenta fue desactivada.



El asesinato de Rosario Fuentes se suma a una seguidilla de horrores que provocaron la indignación de la población mexicana en las últimas semanas. El caso que mayor trascendencia tuvo fue el de los 43 estudiantes desaparecidos en la ciudad de Iguala, cuyo alcalde, prófugo por sus nexos con el cártel local, fue destituido ayer por el Parlamento del Estado de Guerrero

Miles de personas se manifestaron ayer en Acapulco, puerto turístico del Pacífico mexicano, para exigir la aparición con vida de los estudiantes. "Exigimos que el gobernador nos los entregue", dijo Clemente Rodríguez Moreno, de la ciudad de Tixtla, padre de Cristian Alfonso Rodríguez, de 19 años, uno de los desaparecidos el pasado 26 de septiembre. Para él se trata de la tercera marcha en lo que va de la semana.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Emilio Álvarez Icaza, aseguró que la desaparición de los estudiantes supone "una prueba significativa para el Estado mexicano y sus instituciones". "Mientras más pase el tiempo, más grave", lamentó.


Álvarez Icaza, que calificó los hechos ocurridos en Iguala de "gravísimos", señaló que "la prioridad ahora es encontrar con vida a esos muchachos", y consideró que el caso abre una "discusión severa" sobre la eficacia de las políticas de seguridad del gobierno de Enrique Peña Nieto en México.

Destituyeron al alcalde de Iguala

El alcalde de Iguala, José Luis Abarca, considerado el "cerebro" del asesinato de seis personas y la desaparición de 43 estudiantes el pasado 26 de septiembre, fue destituido y privado de su inmunidad judicial por el Congreso del Estado de Guerrero. Hasta los propios dirigentes de su espacio político, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), lo acusaron de tener lazos con el narcotráfico. Además, un estudio interno del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) reveló que las relaciones del alcalde con distintos cárteles le permitieron reunir una enorme fortuna personal.

La destitución de Abarca ocurrió mientras el gobernador de la provincia en las costas del Pacífico, Ángel Aguirre, está cada vez bajo más intensa presión para renunciar a su cargo, tanto por parte de dirigentes políticos como por una ola de movilizaciones callejeras. Una encuesta del diario Reforma señaló que el 65% piensa que actuó mal sobre el caso de los estudiantes y sólo el 21% estima que lo hizo bien. El mismo sondeo sobre la posición del presidente Enrique Peña Nieto sobre el tema indica que para el 43% hizo bien las cosas y para el 41% actuó mal.


0
0
0
0
0No comments yet