Check the new version here

Popular channels

|Audio| Llama a la radio y confiesa violaciones DDHH

"Conocí la extrema violencia. Caché lo malo que puede ser uno", dijo el sujeto que se identificó como Alberto.



Un hombre identificado como Alberto (62 años) llamó al programa Chacotero Sentimental de Radio Corazón y dijo haber participado de ejecuciones y violaciones a los derechos humanos, en los meses posteriores al Golpe de Estado de 1973, cuando realizaba el servicio militar.

De acuerdo con su relato, a los 18 años vivía en el norte y fue trasladado a Santiago. “Conocí la extrema violencia. Caché lo malo que puede ser uno. Antes éramos hippies, amor y paz, y ahí había que salvarse como sea”, dijo.

“Estabas obligado, o te mataban los milicos o te mataban ellos (…) Uno actuaba por maldad y después cachabas que te gustaba y te volvías loco. Luchabas contra ese sentimiento (…) Cuando eres pelado no tienes derecho a preguntar”, agregó.

El sujeto también se refirió a la situación de los detenidos desaparecidos. “Participaba de una misión especial y llevábamos varios de estos tipos a la pampa (al desierto) y les pegábamos un tiro en la cabeza”, contó.

“Los dinamitábamos. No están. Están desintegrados. No quedaba nada”, agregó.


link: https://www.youtube.com/watch?v=8BydmvfhRGY






El blog donde se desahoga, y puede ver lo que tuvo que vivir.

http://desperdiciomilitarobligatorio.blogspot.cl/


Investigación del Ciudadano

Desde que comenzó el Chacotero Sentimental que hemos podido escuchar de todo con el Rumpy. Pero lo que pasó hoy no tiene comparación y se ha sentado un precedente en cuanto a declaraciones criminales que no tienen mucha lógica. El asunto fue el siguiente.

Un sujeto, que se identificó como Alberto, de 62 años cuenta la historia de que en su juventud se había entusiasmado con una polola, que era una italiana maravillosa pero que no pudo consumar su amor, porque en el 73, de mala suerte, fue llamado a hacer el servicio militar, donde “se quedó pegado como por 3 años”.

Este Alberto, en el fondo, lo que quería contar era que la italiana maravillosa no lo esperó, que se casó con el regidor de la ciudad y que se enteró de ese matrimonio por las páginas sociales del diario, pero que por las casualidades de la vida, siendo milico, se encontró en la carabana que asesinó al esposo de la italiana -ya que era un regidor socialista- entre otros. (En total reconoció haber participado en unos 18 fusilamientos).

El asunto es que años después se volvió a encontrar con esta mujer, que a pesar de los años y la pena, seguía siendo maravillosa y que estableció una suerte de relación amorosa con ella, sin que supiera de que él había sido el asesino de su esposo.

Ante la constante remembranza de su marido, este Alberto no aguantó más y le contó que él había participado en su ejecución y ella, que seguía siendo maravillosa porque practicaba artes marciales en la esperanza de encontrarse con los asesinos de su esposo, le sacó la cresta y media, pudiendo reaccionar conforme a todos los años de preparación física y a las ganas de venganza.

Esa es la historia que Alberto quería contar, como quien cuenta que se tiró a su prima para la fiesta de año nuevo.

Con lo que no contaba, era con que la historia que estaba saliendo al aire, más que hablar de un romance freak, hablaba en realidad de violaciones a los Derechos Humanos. Entre las declaraciones que va soltando a medida que cuenta su “romance” son completamente descarnadas y son del corte “asesinar gente era mejor que fumar marihuana”.

La explicación que da a su actuar era que “…estabas obligado, o te mataban los milicos o te mataban ellos (…) Uno actuaba por maldad y después cachabas que te gustaba y te volvías loco. Luchabas contra ese sentimiento (…) Cuando eres pelado no tienes derecho a preguntar”.

Entre las atrocidades que narra (les dejo el audio más abajo para no ir detallando cada cosa que dijo) señaló que publicó un libro que se llama “Desperdicio Militar Obligatorio” y más tarde, dijo que se podía buscar en google. Y así lo hicimos.

Resulta que el llamado Alberto, en su libro se llama “Demián”, pero en la vida real se llama Guillermo Reyes Rammsy. Es oriundo de Iquique y, efectivamente tiene 62 años.



Entre los datos que fue soltando en su narración, además señaló que el esposo de esta Italiana era “regidor de su ciudad” y el único regidor de Iquique que figura como detenido desaparecido es Juan Antonio Ruz Díaz, quien coincidentemente, estaba casado con una mujer de apellido italiano. Misma mujer que años más tarde demandó al Estado de Chile por la desaparición de su marido.

Respecto de la italiana, solo vamos a aplaudir su tezón; su entrenamiento y su valentía. También sentir alegría por la oportunidad que tuvo de poder tener entre sus manos a quien asesinó a su esposo y reaccionar como muchos quisieran hacerlo, en este país en el que la justicia sólo favorece a los Novoas, Délanos, Lavines, y en general, a todos los que tiene plata, como Jhonny Herrera.

Espero que, así como Reyes Rammsy, otros que también participaron en las violaciones a los Derechos Humanos, a pesar de toda la locura y de todas las justificaciones que puedan encontrar a las aberraciones que cometieron, encuentren la forma de hacer público lo que sucedió. En este relato, se aportan datos importantes como que algunos detenidos desaparecidos fueron dinamitados y que difícilmente se van a poder encontrar esas osamentas. También reconoció haber participado en el asesinato de otras muchas personas, cuyos casos no sabemos si están o no resueltos y si se acuerda de la identidad de Ruz Díaz, puede no ser imposible que se acuerde del resto, como también de los nombres y suertes de quienes cometieron estos delitos en su compañía.

Da igual a estas alturas quién dio las ordenes. Seguirle sumando años de cana a Krassnoff o a Corbalán no tiene caso. Seguir sumándole almas al Ronco o al Mamo, que ya se están pudriendo también en cuerpo, tampoco tiene sentido; y menos seguir diciendo que Pinochet fue un maldito, porque es seguir hablando de lo mismo. Lo importante es que los familiares sepan dónde están sus seres queridos y qué pasó con ellos antes de que, como los torturadores, se vayan también muriendo, sin encontrar justicia o descanso en la búsqueda.

Por esta razón me animo a dar la identidad de este sujeto que llamó a la radio, para contarle un romance al Rumpy. Porque lo cierto, es que nunca contó un romance, sino una historia de horror, que ya venía contando hace rato en su libro, que publicó también en un blog.
Comenten! No censuraré! los comentarios con MAYÚSCULAS los eliminaré









Mira mi otro post del día. https://www.taringa.net/post/offtopic/19156089/Chile-Dialogos-de-Conversos-La-dura-realidad-del-idealismo.html
0
0
0
0
0No comments yet