Check the new version here

Popular channels

Aumenta la tensión entre el Gobierno y el Movimiento Evita

Aumenta la tensión entre el Gobierno y el Movimiento Evita
En Diputados temen perder votos en el Código Procesal Penal. El misterioso viaje de Leo Grosso a Santa Cruz.



Cuando el militante del Movimiento Evita Leonardo Grosso no llegó a dar el quórum para la sesión de ayer, los líderes del bloque del Frente para la Victoria encendieron la alarma: “¿Dónde está? ¿Por qué no vino?”, repetían.

Pronto supieron que por el temporal se había quedado varado en Santa Cruz, donde lideró una jornada de la JP Evita. No faltaron suspicacias sobre un posible encuentro con Máximo Kirchner, sobre todo cuando llegó a la medianoche para votar.

Los nervios de los popes del bloque se deben a que el Movimiento Evita expresó su rechazo a la inmediata expulsión de extranjeros que delincan, propuesta en el proyecto de Código Procesal Penal que se debate en el Senado.

Además de Grosso, el Evita tiene en Diputados a Adela Segarra, Gloria Bidegain y Remo Carlotto. No son los únicos rebeldes del oficialismo con este tema: Adriana Puiggrós, del Frente Grande, anticipó que no lo votará. También de ese partido, Hernán Avoscán no estaría dispuesto a acompañarlo.

Pero la rebelión del Evita ya es un tema serio en el Gobierno y, sobre todo, en La Cámpora, que operó para vaciar el lanzamiento presidencial de Jorge Taiana en Ferro pero no evitó que el estadio se llenara.

Fue una declaración de rebeldía a la consigna de no dar definiciones electorales lanzada desde la Casa Rosada y por esa razón el Evita nunca fue invitado al acto de La Cámpora en Argentinos Junios.

“Máximo los respeta, no es como a Kolina que los considera hijos bobos. Pero quiere marcarle la cancha y no puede”, le dijo a LPO un camporista que recibió llamados para no ir a Ferro a aplaudir a Taiana.

Sobre todo porque, en paralelo, Fernando “Chino” Navarro, sigue ejerciendo sciolismo desde la presidencia del bloque de diputados oficialistas de la Legislatura bonaerense.

La agenda de mano dura de Sergio Berni llevó al Evita a desmarcarse también de las votaciones. En la Comisión de Asuntos Constitucionales Grosso anticipó que no apoyaría una ley antipiquetes y la discusión quedó archivada.

En sus tres años de diputado, el joven dirigente de San Martín encabezó varias denuncias por abusos de la policía junto al líder del CELS Horacio Verbitsky, uno de los primeros que se opuso a la expulsión de extranjeros sin juicio previo.

El código Procesal Penal llegará en diciembre a Diputados y a Julián Domínguez no le cierra llegar a la votación sin mayoría propia, aún cuando la expulsión a extranjeros ya fue apoyada por el PRO y el massismo.

Pero los rebeldes esperan cambios o al menos que les permitan abstenerse y no como en el Código Civil, que Domínguez obligó a votar en general y en particular a la vez para no mostrar disidencias.


EN ESTE POST, TODOS PUEDEN COMENTAR

♪♫ Magneto, Magneto, Magneto corazón, Acá tenes los pibes para la destitución ♪♫
0
0
0
0No comments yet