Aumenta la tensión salarial: hoy definen los petroleros

Economía Por Juan Manuel Barca


Martes 18 de Noviembre de 2014 07:12:00


Aumenta la tensión salarial: hoy definen los petroleros, tras el fracaso de negociaciones con los gremios del transporte


18-11-2014 Este martes es la reunión clave. Si no hay acuerdo, los sindicatos amenazan con retomar el paro que habían suspendido. El Gobierno prometió exceptuar el aguinaldo de Ganancias. No obstante, los gremios del transporte y camioneros preparan protestas. La reunión con Caló y la marcha de Micheli






El tiempo se acaba para el Gobierno. La estrategia oficial de habilitar negociaciones entre los sindicatos y las empresas para acordar bonos de fin de año y sumas compensatorias de los descuentos por el Impuesto a las Ganancias, no logra disminuir la tensión salarial.

De hecho, en las últimas horas más gremios se sumaron a la lista de los que amenazan con tomar medidas de fuerza.

Luego de que los camioneros se declararan en estado de alerta y movilización y este lunes fracasaran las gestiones con los gremios del transporte, que ahora también proponen ir al paro, este martes habrá una reunión clave a las 15 en el Ministerio de Trabajo, donde los petroleros se reunirán con las cámaras del sector.

La negociación es seguida muy de cerca por otros gremios, ya que en caso de cerrarse un acuerdo será el primero de fin de año que incluye sumas no remunerativas y un alivio con respecto al Impuesto a las Ganancias, en medio de una generalización de los reclamos salariales y del creciente malestar por el impacto que tendrá el tributo sobre el aguinaldo de fin de año.

En este escenario, los sindicatos de la actividad hidrocarburífera esperan rubricar el convenio definitivo de suma puente de $10.000 mensuales para enero, febrero y marzo, que marcará el inicio de la discusión paritaria 2015.


Y, además, una devolución de los descuentos por el mencionado tributo de entre $6.000 y $7.000 correspondientes a los meses de noviembre y diciembre.

En total, se habla de un monto de $45.000.

Sin embargo, la presión del Gobierno en los últimos días para reducir la cifra de la suma y limitar la onda expansiva a otros sectores de un eventual arreglo hizo que las conversaciones se tensaran, por lo cual los petroleros adelantaron a iProfesional que, en caso de no haber un acuerdo, definirán una protesta este jueves en Neuquén, donde el lunes los desocupados cortaron la ruta 17 para pedir trabajo en este sector.

"El jueves (Guillermo) Pereryra se vuelve a su provincia y participará de una asamblea en Rincón de los Sauces para definir medidas de fuerza", confirmó a este medio una fuente del Sindicato del petróleo y el Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa.

En negociaciones informales recientes, el titular de YPF, Miguel Galuccio, intentó moderar los reclamos gremiales al alegar que las empresas debían ajustarse por el descenso del precio del crudo. Les prometió que el Gobierno iba a exceptuar el aguinaldo de Ganancias. Pero Pereyra le respondió que las firmas importan petróleo barato, en el país lo venden más caro y que los trabajadores necesitan "la plata en el bolsillo", en lugar de promesas.

En paralelo, el sindicalista aliado a Hugo Moyano mantuvo contactos el domingo con el titular del Sindicato Unido de Petroleros del Estado (Supeh), Antonio Cassia, cuya organización realizó un paro nacional el viernes pasado, tal como lo adelantó este medio, para plegarse a los reclamos de los petroleros del sur, medida que finalmente fue levantada tras la intervención de Trabajo y la convocatoria a una reunión con funcionarios de la cartera laboral.

Transporte
En tanto, los gremios del transporte terrestre, aéreo y marítimo anticiparon que no descartan "realizar medidas de acción" para reforzar sus demandas, luego de que este lunes fracasara la reunión con representantes del Ejecutivo, por un bono de fin de año y la modificación en Ganancias.

El titular de la cartera laboral, Carlos Tomada, quien ofició de anfitrión del encuentro con los sindicalistas, puso reparos ante los reclamos del sector al considerar "complejo" modificar las escalas del tributo. Y deslindó responsabilidades en los empresarios acerca del bono de fin de año, al sentenciar que "en ningún caso interviene ni intervendrá el ministerio" de Trabajo.

Sin embargo, desde el sector sindical, la dirigencia le respondió que en la mayor parte de la actividad las empresas son manejadas por el Estado y que, por lo tanto, el Gobierno debe dar una solución a sus reclamos, en momentos que YPF negocia con los petroleros y Aerolíneas Argentinas ya pactó una suma con sus empleados.

"Nos dijeron que arreglemos con las compañías los bonos de fin de año, algo que ya existe en algunos convenios colectivos. Pero como no contestan, nosotros les respondimos que muchos trabajadores pertenecen al Estado", dijo a iProfesional el titular del gremio ferroviario La Fraternidad, Omar Maturano.

La comitiva gremial estuvo encabezada por el jefe de los maquinistas de La Fraternidad y de la oficialista Unión General de Asociaciones Sindicales de Trabajadores del Transporte (UGATT), Omar Maturano, y por el moyanista Juan Carlos Schmid, titular de Dragado y Balizamiento y de la opositora Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT). También asistió un representante de los camioneros, mientras que el sindicato de taxistas liderado por Omar Viviani pegó el faltazo.

Tomada, acompañado por la viceministro de Trabajo, Noemí Rial, escuchó los reclamos de los gremialistas y señaló que les avisarían sobre cualquier novedad.

En respuesta, los sindicatos del transporte acordaron reunirse este jueves a las 10 en la sede de la UTA, donde definirán los pasos a seguir y podrían definir medidas de acción, tras retirarse de la reunión con una sensación compartida de pesimismo.

En este sentido, el titular de la UTA, Roberto Fernández señaló que "aguardamos que el Gobierno haga algo que no sea discriminatorio, atento que sabemos que algunas provincias ya decidieron otorgar el bono de fin de año al igual que algunas empresas".

"Esperamos que eso no suceda porque va a generar muchos malestar entre los trabajadores de así lo hicimos saber al gobierno en esta reunión", añadió en declaraciones a DyN. Y advirtió: "Solamente esperamos respuestas porque no es posible que siempre sean los trabajadores los que paguen los platos rotos".

Las organizaciones gremiales reclaman un bono de $4.000, entre otras alternativas, para compensar la pérdida de poder adquisitivo.

De acuerdo con sus cálculos, los trabajadores sufrieron una reducción del 10% en sus salarios luego de negociar subas promedio del 30% en un año en el que la inflación anual estimada supera el 40%, y aseguran que las quitas por Ganancias pueden llegar hasta el 50% del ingreso mensual en las actividades con sueldos más elevados.

Camioneros
Por otra parte, el Sindicato de Choferes de Camiones decidió el "estado de alerta y movilización" durante el Congreso de la Federación que realizó el viernes pasado en demanda de un plus de fin de año de $4.500 y la derogación del Impuesto a las Ganancias.

"El gremio no recibió respuestas", por lo que el Congreso determinó "la posibilidad de realizar movilizaciones y protestas", cuya fecha será fijada en los próximos días, advirtieron desde la organización.

De esta manera, el sindicato encabezado por Moyano volvería a las calles, después de que decidiera enfriar el plan de lucha iniciado por la CGT opositora bajo su mando, tras liderar el último paro general contra el Gobierno, junto a la CGT de Luis Barrionuevo y la CTA de Pablo Micheli.

"Ya está tomada la decisión de una medida de fuerza. No vamos a terminar el año de la mejor manera, hay empresas cerrando, suspensiones, a la UOM y SMATA le están echando gente, tienen que escuchar a sus bases", dijo a este medio el secretario gremial, Marcelo Aparicio.

Más reclamos
El Gobierno recibirá este miércoles al titular de la UOM, Antonio Caló, y los gremios patagónicos, que reclaman un plus salarial y la eliminación de Ganancias, luego de convocar a un paro para el viernes pasado, tal como lo adelantó iProfesional, que fue suspendido tras el llamado de las autoridades a una mesa de negociación.

Y el jueves será el turno de la central obrera conducida por Micheli, que realizará a las 16 una medida de fuerza, con movilización a la Plaza de Mayo por una serie de mejoras laborales, como el pago de un bono salarial de fin de año de $4.000 a trabajadores y planes sociales.

La movilización se llevará a cabo en el marco de una "jornada de Lucha con paros y movilizaciones en distintos puntos del país". La CTA exige además un Salario Mínimo, Vital y Móvil de $9.000 y aumento de emergencia para los jubilados y la excepción del Impuesto a las Ganancias sobre el medio aguinaldo de diciembre.

"2014 ha sido un año lleno de contradicciones para un Gobierno nacional que en el discurso dice una cosa, pero en la práctica hace otra", señaló Micheli, quien apuntó en tal sentido contra la nueva Ley de Hidrocarburos por considerarla una "ley del saqueo".