Check the new version here

Popular channels

Aumento del pan en puerta



Aumento del pan en puerta

Los fuertes temporales e inundaciones que asolan la provincia profundizó la crisis del trigo y por eso se prevé una posible suba en el precio de la harina y de los panificados. Secuelas de un drama que parece no tener fin


Un país que supo ser el granero del mundo, se encuentra pasando por estas horas graves problemas en la cosecha del trigo, producto de los temporales que afectaron la provincia en las últimas semanas. Lejos de ser un problema eminentemente agropecuario, la situación podría repercutir directamente en el bolsillo de los ciudadanos.

Las lluvias que azotaron el territorio provincial tiene preocupados a los productores rurales por los daños sufridos en la cosecha, más que nada por excesos de humedad que puede llegar a traer enfermedades, como por ejemplo distinta clase de hongos, que traería una merma en los rendimientos de la cosecha.

Está en peligro la cosecha de trigo en varios de los distritos, el más afectado es Coronel Pringles, no sólo por el agua sino también por el fusarium, que es un hongo del trigo que se producen cuando los estados de espigazón, floración e inicio de llenado de grano coinciden con períodos muy húmedos. Esto traería un incremento en el precio del cereal a nivel local que puede llegar a reflejarse en las góndolas de las panaderías y supermercados.

En diálogo con Hoy, el Secretario de Coordinación de Federación Agraria Argentina, Jorge Solmi, aseguró que “el gobierno kirchnerista, que se dice nacional y popular, subsidia las medialunas de la confitería de Puerto Madero, malgastando dinero que debería ser para subsidiar el pan que consumen los sectores populares”.

Para el dirigente rural “todo lo que se produce en el sector agropecuario está divorciado de la realidad al momento de llegar a la góndola. El trigo tiene una influencia en el precio del pan que no llega al 10%, el resto es todo extra que le agregan los intermediarios y son los que hacen negocios aumentando el precio del pan ante tiempos de crisis como los que se viven”.

“El precio de litro de leche supera los 9 pesos cuando al tambero le pagan poco más de dos pesos. Los diez kilos de queso se lo compran al productor por poco más de cien pesos y luego el kilo de ese mismo queso está a más de 100 pesos en las góndolas de los supermercados. No hay un correlato entre lo que se le paga al productor y lo que le llega al consumidor”, subrayó Solmi.

A la dinámica inflacionaria que no para de crecer, se le suman factores extras como el climático que pueden tener correlación en los precios de los productos que nacen de la tierra, como es el caso del trigo, que podría llevar a un incremento no sólo del pan, sino de los precios de todos los productos elaborados con trigo, como pastas, galletitas, tortas, entre otros.

El dicho popular reza “a río revuelto, ganancia de pescadores”, y en este caso los vivos de siempre que hacen negocio ante las crisis, pueden llevar a aumentar el precio del pan, causando un fuerte impacto en los malogrados bolsillos de los trabajadores.

Para los K, todos son iguales

Una queja reiterada de los productores rurales, es que desde las autoridades nacionales se trata a todos por igual, sin diferenciar a los pequeños de los grandes productores o multinacionales agrícolas.

Esto es producto de no haber establecido políticas públicas diferenciadas, se trata a todos con la misma política tributaria y fiscal, requerimientos a un productor chico, mediano, grande o megaempresa, todo es lo mismo para el gobierno, lo que produce obviamente la desaparición de los productores más chicos.

En el campo suele decirse que “cuando el agua crece, los primeros que escapan son los petisos”, entonces el productor chico es el primero en desaparecer cuando empieza la presión por parte del gobierno hacia ellos.

Las naftas han subido un 60% en el último año, sumado a la presión impositiva a los que menos tienen, lleva a una desigualdad donde los que pagan la fiesta K son los pequeños contribuyentes para beneficio de los más grandes.

Una situación preocupante

El interior bonaerense sufre los efectos de los temporales, con inundaciones que abarcan más de medio millón de hectáreas, en donde sembrar y producir se ha convertido en una proeza. Fabio Macías, referente de la Sociedad Rural de Bragado, advierte a Hoy que “el exceso de agua va a producir enfermedades en el trigo, con hongos y otro tipo de padecimientos. Los rendimientos no van a ser los esperados y estimados”.

Para el productor agropecuario, “el agua que cayó va a hacer muy difícil la capacidad de cosechar y sembrar. Los precios a futuro no son nada alentadores, por lo que el panorama para el corto plazo es impredecible, más que nada porque no sabemos cuál es la política que va a regir los próximos meses”.

“El gobierno debe tomar medidas políticas urgentes, con reglas de juego claras, por lo menos aceptar una reunión, un recibimiento de la Mesa de Enlace, entender de qué manera podemos sacar todos la situación adelante. Lamentablemente por el momento no ha pasado nada de esto”, remarca Macías.

El gobierno sigue su batalla interminable con el campo, manteniendo cerradas las exportaciones y abriéndolas sólo para los amigos del poder, en un juego macabro donde los precios y la mercaderías de los productores sube y nada de eso se invierte productivamente en el país.
0
0
0
0
0No comments yet