Check the new version here

Popular channels

¿Aún vale la pena el turismo de shopping en Argentina?

El índice de capacidad de consumo de los uruguayos en Argentina registró un incremento de 3,7% durante el último mes y medio. Pero no todo lo que brilla es oro



Históricamente, los tropezones económicos de Argentina despertaban el pánico entre los consumidores uruguayos. Un resbalón del país hermano era visto como un presagio definitivo de una caída en la economía local.

Pero los tiempos cambiaron y hoy los expertos cierran filas en que el eventual contagio está lejos de ser catastrófico, lo que debería brindar una cierta seguridad a un consumidor que mira preocupado los incendios económicos al otro lado del río.



Pasado entonces el primer susto, más de un uruguayo se detiene a observar la cotización que alcanzó el dólar en el mercado paralelo argentino, se frota las manos, procura un pasaje –inmediato de ser posible, porque con Argentina no hay margen para planificar– y apronta una ligera maleta, muy pero muy ligera, cuestión de dejar buen espacio que llenar en las tiendas bonaerenses.

Argentina atraviesa una situación difícil, no solo por el default técnico al que se vio arrastrada en el último mes, sino además por una serie de desequilibrios que no hicieron más que agravarse de un tiempo a esta parte.

Con una economía en recesión, un nulo acceso al financiamiento externo y perspectivas de mayores restricciones tanto en el comercio exterior como en el intercambio de monedas, el mercado cambiario reaccionó con un incremento del dólar donde más le importa al turista uruguayo de shopping: la cotización paralela.

En las casas de cambio de la calle Florida, en Buenos Aires, por cada dólar se podían obtener 12,1 pesos argentinos a fines de junio, mientras que hoy en día ese mismo billete se cambia por 13,2 pesos, un máximo para el dólar blue.



Un salto de 9% en un mes y medio en el tipo de cambio abre los ojos al turista que evalúa cualquier mercado turístico. Pero si hay una categoría a la cual Argentina no pertenece, es a la de un mercado cualquiera.

Con un ritmo de aumento de los precios de 43% interanual, como muestra el indicador elaborado por la provincia de San Luis –más creíble que el oficial–, hay que tener mucho cuidado con la matemática mental. Porque a la vez que el tipo de cambio, los precios suben también y a una velocidad de vértigo.

Poder de compra

La Unidad de Análisis Económico de El Observador elabora, desde la perspectiva del consumidor uruguayo, un indicador de poder de compra en Argentina que sirve de guía para determinar qué tan conveniente es el turismo de compras en el vecino país.

Que las turbulencias jurídicas y financieras del último mes y medio tuvieron un impacto favorable sobre la capacidad de consumo de los uruguayos, es algo que se confirma en los números. Sin embargo, ese incremento no se dio en la magnitud que las pizarras cambiarias sugieren.

El índice de capacidad de consumo de los uruguayos en Argentina registró un incremento de 3,7% durante el último mes y medio.



Sin embargo, ese aumento se dio poco después de una fuerte caída del poder de compra de los uruguayos en ese país, debido a un período de estabilidad del tipo de cambio paralelo en Argentina a partir de febrero –e incluso una leve caída–, acompañado de una fuerte suba de precios.

De ese modo, el poder de compra que tienen los uruguayos en Argentina se encuentra 18,5% por debajo del pico registrado en enero de este año.

Eso no quiere decir que sea un mal momento para hacer turismo en el vecino país. Los uruguayos todavía pueden adquirir con sus ingresos 54,6% más bienes y servicios en Argentina de lo que podían en el promedio de los últimos ocho años y medio. No es poca cosa.

Otras matemáticas

Otra cuestión a tener en cuenta por el turista de shopping es la distancia que hay entre el dólar oficial y el paralelo en la plaza argentina. El motivo es que los importadores del vecino país obtienen sus productos pagando con dólares adquiridos al cambio oficial. Sin embargo, los turistas uruguayos, al pagar esos bienes en pesos argentinos –adquiridos en el mercado paralelo a un precio mucho más bajo–, obtienen una ventaja adicional.

Esa suerte de descuento viene dado por la relación entre los 8,3 pesos argentinos que vale el dólar en las pantallas oficiales y los 13,2 que se obtienen en el mercado paralelo por cada dólar llevado desde Uruguay, y ronda un 37%. Si bien implica un descuento mayor respecto al 23% que tenía lugar a fines de abril, hay que tener en cuenta que llegó a ser de 50% en mayo del año pasado.

Perspectivas

Más allá de que el mercado argentino sigue siendo barato para el bolsillo uruguayo, la época de oro del turismo de shopping todavía está lejos de haber regresado. Ese período de ventaja indiscutida tuvo su primer apogeo en el primer semestre del año pasado y un segundo rebrote puntual en enero de este año.

Y no se descarta que pueda volver. Si bien hubo un ajuste en el mercado financiero posterior a la entrada en default de Argentina, los inversores aún guardan cierta esperanza de un arreglo que podría llegar de un momento al otro, y no terminan de cargarle a los precios de los bonos y la divisa en el mercado paralelo, la baja de precios que la situación amerita.

Es posible que, conforme avancen los días y si esa resolución no llegara, el dólar paralelo pueda mostrar una mayor corrección al alza, abriéndole paso a los turistas de shopping uruguayo.

Los bonistas europeos apelan bloqueo al pago

Tenedores europeos de bonos argentinos pidieron ayer a la Corte de Apelaciones de Nueva York que suspenda una orden judicial que mantiene bloqueado un pago de Argentina a sus acreedores y les impide cobrar, en el marco del litigio de Buenos Aires con fondos especulativos.

En documentos presentados ante la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York, el grupo de bonistas apeló la orden del juez neoyorquino Thomas Griesa del 6 de agosto. En su decisión, Griesa había reiterado que el intento de pago de Argentina a sus acreedores por medio del Bank of New York Mellon (BoNY) “fue ilegal” y dijo al banco que debe retener los fondos, US$ 539 millones, hasta nuevo aviso. Los bonistas europeos son parte del 93% de acreedores de Argentina que aceptaron los canjes de bonos de 2005 y 2010, con quitas de hasta un 70% sobre el valor nominal de los títulos, y que venían cobrando los vencimientos de esa deuda hasta que Griesa ordenó congelar los fondos. (AFP y Reuters)


0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New