Check the new version here

Popular channels

Australia, el primer país que apoya a EEUU...







Australia, el primer país que apoya a EEUU frente a Estado Islámico



El país comenzará a enviar esta semana aviones y soldados a Abu Dabi.

La comunidad musulmana australiana condena a los yihadistas.




Australia comenzará a enviar soldados y aviones al emirato de Abu Dabi durante la presente semana convirtiéndose así en el primer país que apoya sobre el terreno la próxima ofensiva de Washington contra las huestes del Estado Islámico (IS, por sus siglas en inglés), según anunció hoy la agencia local AAP.


El primer ministro Tony Abbot aclaró el domingo que Camberra aportará hasta 600 soldados y una decena de aviones, en su mayoría sofisticados cazas Super Hornet.


El jefe del Ejecutivo reconoció en declaraciones a medios locales que la guerra contra el ISIS se puede extender durante "muchos, muchos meses". "No voy a poner un límite (de tiempo)" acotó. Abbott justificó su adhesión al proyecto norteamericano ante la presencia de "yihadistas" australianos en las filas del IS.


"Una vez más quiero enfatizar que estamos hablando de un movimiento que ni es islámico ni es un Estado. Es un culto mortífero que se ha introducido en países como Australia", destacó el primer ministro.


Según el máximo responsable de la Organización de Inteligencia y Seguridad (ASIO) australiana, David Irvine, hay entre 60 y 70 ciudadanos de su país luchando junto al IS en Irak y Siria, con otros 100 integrados en las redes de apoyo logístico.


Horror y brutalidad



Los combatientes australianos se han significado en las redes sociales por sus brutales exhibiciones con cabezas cercenadas de sus víctimas. Uno de ellos llegó a forzar a su hijo de 7 años a mostrar uno de esos pingajos humanos.


Otro de estos devotos de la promoción virtual de sus exacciones, el ex boxeador Mohamed Elomar -que antaño fue una de las figuras más rutilantes de ese deporte en Australia- llegó a amenazar directamente a su país natal, ofreciendo asistencia vía internet a otros fundamentalistas y ofreciendo una recompensa de 1.000 dólares por información sobre el paradero de un líder musulmán crítico con los extremistas.


Citando fuentes de las fuerzas de seguridad locales, el diario 'The Australian' informó el pasado jueves de que un pequeño grupo de musulmanes radicales estaban planeando atentados en la nación oceánica, lo que propició que la Organización de Inteligencia y Seguridad (ASIO) australiana decretara la alerta en el país, un hecho inédito en los últimos 11 años.

"No se trata de un plan específico, sino de gente que está luchando en el extranjero, gente que ha regresado y que están en Australia y que tienen la capacidad y la intención de organizar ataques", observó Abbot.


Polémica



La decisión de Camberra ha generado ya una cierta polémica en un país que también se sumó sin rechistar a la desastrosa invasión de Irak en el 2003, un paralelismo que Abbott intenta desechar.


Para la dirigente del partido opositor Verde, Christine Milne, la determinación de Abbot se inscribe en una política de "seguimiento ciego" a Washington en una "operación sin fin que ni siquiera sabe como definir lo que será un éxito".


"No podemos combatir el extremismo en casa si seguimos de forma ciega a EEUU en otra guerra en Irak. Los extremistas no nos odian sólo por nuestro estilo de vida. También por nuestra última participación en Irak (2003)", indicó el partido en un comunicado.


En sus declaraciones a la televisión australiana, el primer ministro admitió de forma franca las limitaciones inherentes a esta arremetida incluso antes de que se inicie.


"No estamos intentando crear una democracia pluralista liberal, no estamos intentando crear una ciudad que brille en la colina. Si conseguimos que el gobierno kurdo y el gobierno iraquí mantengan un control razonable sobre sus principales ciudades, si son capaces de otorgar una protección razonable a su propia gente, eso será un éxito", señaló.





Condena musulmana



Con casi medio millón de musulmanes, la ideología radical del IS se ha erigido en un claro desafío para el liderazgo espiritual de esta comunidad en Australia, que en su amplia mayoría ha calificado al IS de simples "criminales", en palabras del Gran Mufti local, la máxima autoridad religiosa suní.


"Esos criminales están cometiendo crímenes contra la humanidad y pecando contra Ala (Dios). No tienen lugar en nuestra fe", señaló hoy en un comunicado.


Pero el Consejo Nacional de Imames australiano y el mismo Mufti criticaron también el envío de militares de la nación oceánica: "Una de las principales razones que están causando la radicalización (de los musulmanes locales) ha sido la participación de Occidente en Oriente Próximo".


Las diversas asociaciones de musulmanes han expresado su total condena a las repetidas ejecuciones difundidas por el IS, alertando también sobre un posible reacción de los círculos más derechistas de la sociedad australiana.


En este sentido, políticos como la senadora Jacqui Lambie ya han exigido que se "expulse" del país a quienes "apoyen la Sharia" (ley islámica).


.FIN DEL POST.












0
0
0
1
0No comments yet