Check the new version here

Popular channels

Bajale el volumen al iPod.

¿Cómo detectar los efectos nocivos del iPod y el MP3?

Un zumbido agudo, parejo y molesto que tarda horas y hasta días en desaparecer es señal inequívoca de que se están usando mal. Cada vez más jóvenes consultan al médico porque no pueden oír bien.


Un zumbido agudo, parejo y muy molesto que tarda horas y hasta días en desaparecer es señal inequívoca de que el iPod y el MP3 se están usando mal y de que la audición está en peligro. Cada vez son más los que consultan porque no pueden oír bien.

“Cada vez más jóvenes consultan por la pérdida de audición típica de las personas mayores. El oído puede soportar hasta 85 decibeles y esos aparatos alcanzan los 139, lo que es comparable con el ruido de un avión al despegar. Algunos incluyen un limitador de volumen, pero la mayoría prefiere desactivarlo”, dijo a LA NACION el profesor doctor Vicente Diamante, presidente de la Fundación de Otorrinolaringología. Sin dudas, agregó, "eso es peligrosísimo para la salud del oído interno".

Un estudio de la Universidad de Colorado y del Hospital de Pediatría de Boston, en los Estados Unidos, afirma que una persona puede escuchar un iPod de manera segura con los auriculares de inserción durante 4,6 horas por día al 70% del volumen máximo del equipo o durante 90 minutos diarios al 80% de la intensidad.

Claro que nadie niega que es posible disfrutar de la alta calidad de la música que, casi ilimitadamente, se puede almacenar en esos pequeños dispositivos. Sólo hay que tomar unas pocas precauciones.

Esos cuidados incluyen no superar las ocho horas de uso continuado ni un volumen de 85 decibeles. "Exceder esa intensidad y ese tiempo afectará la audición", indicó la fonoaudióloga Nilda Villanueva de Sanz. Tanto Diamante como Sanz coincidieron en que, por cada 5 decibeles que sube el volumen, el tiempo de exposición debe reducirse a la mitad.

Pero ¿cómo saber a qué intensidad está el equipo? No hay ninguna manera porque los reproductores no están provistos de ese tipo de indicador.

Otro punto sobre el que alertó Diamante fue el formato de los auriculares, que se insertan en el pabellón auditivo: "El espacio que queda entre el casco y el conducto auditivo no permite que el sonido salga, por lo que rebota y causa más daños -indicó-. Por eso, si a las dos horas de haberse quitado el auricular el adolescente sigue percibiendo ruido o un zumbido dentro del oído, significa que tiene un traumatismo acústico que puede tener consecuencias en la audición".

Fuente

0
4
0
0
4Comments