Canales populares

Bajan los precios de celulares de Tierra del Fuego

Para ganar competitividad, bajan los precios de los celulares hechos en Tierra del Fuego

Los fabricantes revisaron sus procesos, redujeron plantillas de trabajadores y dejaron de pensar la actividad sobre la base del crecimiento para poner atención a sus gastos



Quienes fabrican celulares en Tierra del Fuego apuestan a la baja de precios para sobrevivir.

Poco tiempo después de la llegada de Mauricio Macri al gobierno, las empresas de tecnología radicadas en Tierra del Fuego se llevaron una impresión clara sobre qué pensaban los nuevos funcionarios sobre en un puñado de encuentros que mantuvieron.

De acuerdo a La Nación, para los nuevos inquilinos del gobierno, la industria de Tierra del Fuego era uno de los mejores ejemplos del proteccionismo enarbolado por Cristina Kirchner y aplicado por Guillermo Moreno, que favorecía el negocio de un grupo de ensambladores, pero perjudicaba a los consumidores argentinos, obligados a pagar precios mayores que en los países vecinos.

Sus sospechas se transformaron en un quebranto real para su economía a principios de este año, cuando se eliminaron los aranceles para la importación de computadoras, lo que implicó la desaparición de las fábricas destinadas a la producción de esos artefactos.

Así, y después de algunos pataleos en el Ministerio de Producción, que maneja Francisco Cabrera, sin continuidad ni del todo corporativos, los productores de Tierra del Fuego volcaron la mirada sobre su negocio.

Y, según sus propios números, parecen haber comenzado a encontrar la llave de su supervivencia frente a la mirada de Macri: una rebaja en los precios, que traducen a los ojos de los funcionarios como una mejora en la competitividad y un antídoto para disipar el temor a que el Gobierno castigue su supuesta "ineficiencia" con la eventual apertura de importaciones, como ocurrió con las computadoras, algo que los productores locales definen como un proceso traumático que despertó al sector.

Así lo muestra un estudio de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte), que reúne las principales compañías con operaciones en Tierra del Fuego. El documento indica que un teléfono Samsung Galaxy J7 liberado costaba en enero pasado $7.859, pero terminó en septiembre a $7.013,29, según los datos que recolectó el organismo a través de las ofertas que hacen distintas cadenas de retail en la Web.

En concreto, eso arroja una caída de un 11% en pesos, pese a la devaluación de la moneda local y, por lo tanto, el encarecimiento de los componentes importados (medidos en moneda local).

En tanto, un LG K4, que arrancó 2017 en $3.518,95, terminó el mes pasado a $2.377,08, 32% por debajo del valor inicial. Y el Galaxy S7 Edge, que a mediados de junio fue reemplazado por el Galaxy S8, comenzó enero a $22.999, pero su sucesor cerró el mes pasado en 19.832 pesos, 14% menos.

Afarte también hizo un trabajo entre países para identificar los smartphones más vendidos en la Argentina este año y comparar sus precios en dólares con Chile, Brasil y Estados Unidos.

Los locales domésticos siguen teniendo el precio más caro, pero la brecha con sus competidores, al menos en esos productos, parece haberse achicado. Un Galaxy S8 costaba el 1º de septiembre pasado 1133 dólares (con un tipo de cambio de $17,5), u$s38 más que en Chile y u$s166 más que en Brasil. El valor más bajo, por mucho, lo sigue teniendo Estados Unidos, donde ese modelo costaba 657 dólares.
0No hay comentarios