Canales populares

Balacera en fiesta Infantil en Mexico


link: https://www.youtube.com/watch?v=bW-loF2JBSs




Eran las 8:30 de la noche del pasado 17 de julio. La familia estaba reunida en torno al pastel. Acababan las mañanitas y Josué apagaba sus seis velitas. Una veintena de niños más gritaban una porra emocionados. En ese momento sonaron los “cohetones”, como al principio pensaron, pero en realidad eran disparos.

Cerca de 20 detonaciones realizaron los criminales. Josué quedó huérfano de padre la noche de su cumpleaños. Hubo otros siete heridos más, entre ellos, una niña de tres años que hoy, semana y media después, lucha por su vida.

El ataque en plena fiesta infantil ocurrió en la delegación Venustiano Carranza de la Ciudad de México, y no se trató de un hecho aislado, sino el segundo atentado contra una familia, que descarta que las agresiones contra ellos hayan terminado.

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) confirmó a 24 HORAS que hay una orden de aprehensión en contra del principal agresor. Dicha orden llegó 16 meses después del primer ataque y tres meses antes del segundo.

“No han hecho nada, desde que mataron a mi hijo ellos sabían quién era, se los dijimos (a las autoridades), así como sus amenazas, pero este delincuente está protegido, no nosotros que somos las víctimas, sino él. A nosotros nos van a terminar matando a todos porque ni protección nos han dado”, dijo la madre de Jonathan Ramos, asesinado en enero del 2013.

Mario Yorman Goicochea Alvarado, o El Yorman, es el fugitivo. Es originario de la colonia Aquiles Serdán, la misma en la que radicaba y fue detenido su presunto cómplice Marco Antonio Ruiz Gjumlich, El Papayas, uno de los secuestradores en el caso del Bar Heaven.

Miradas que matan

La noche del 12 de enero del 2013, Jonathan Ramos, de 28 años de edad, y sus primos acudieron a una fiesta en la colonia Aquiles Serdán. No llevaban ni cinco minutos cuando sucedió el altercado.

Una mujer, a la que apodan El Niño-Niña le reclamó a Jonathan la forma morbosa en que según ella, lo veía. En ese momento apareció El Yorman, quien sin más le disparó seis veces.

“Ese fue el inicio de todo, mi hijo (Jonathan) nunca había cruzado palabra con El Yorman y esa gente, pero ellos son así, se saben intocables”, dijo María García, madre de la víctima.

En la averiguación previa FVC/VC-2/T2/00079/13-01 quedaron asentadas desde el primer día las declaraciones del hermano y primo de Jonathan, Sanatha y Rommel Ramos, en las que señalaron a El Yorman como responsable del crimen. Sin embargo las indagatorias tuvieron poco avance.

“Los judiciales nos pedían para los gastos, para los viáticos, para cualquier cosa. Llegaron a ir casi diario. Hasta para la botana pedían. Decían que como era una persona muy peligrosa necesitaban tener los recursos para poderlo agarrar y que la PGJDF no se los daba”, señaló Ulises Hernández, tío de Jonathan y policía federal pensionado.
0
0
0
0No hay comentarios