Popular channels

Biografia del videla negro



Presidente, premier y jefe del partido gobernante, dirige Angola desde hace 33 años. Como sucedía con Khadafi, su poder se sostiene en una economía basada en los hidrocarburos




MIREN CON ESTE HOMBRE ES EL QUE NEGOCIO NUESTRA HERMOSA CRISTINA


Un crecimiento económico que oscila entre el 15 y el 17% en la última década, enormes reservas de petróleo, millonarias participaciones en las bolsas europeas..., su perfil emula a las grandes potencias occidentales antes de la crisis, pero, en realidad, es la descripción de la economía de Angola, un país que lleva más de una década de crecimiento sostenido -gracias al precio internacional del crudo y de las piedras preciosas- y que, en los próximos ocho años, se convertirá en la quinta potencia económica del continente. Pero la solvencia en las cuentas no se ha traducido en una mejor vida para los 18 millones de angoleños, sino en la base maciza de un régimen corrupto y elitista dirigido, desde hace 33 años, por el omnipresente José Eduardo Dos Santos.

Este ingeniero de profesión, al igual que otros dictadores africanos, cobró notoriedad en la vida política angoleña como uno de los jóvenes más representativos del movimiento independentista de su país, en la década de 1970. A sus 19 años comenzó a militar en el Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) y encabezó el levantamiento contra Portugal, que, en 1974, con la Revolución de los Claveles, consiguió la independencia de la hasta entonces colonia lusa.

Ese año, Dos Santos terminó por convertirse en un protagonista de la política del país africano. Pasó a formar parte del buró político y el comité ejecutivo del MPLA y se alternó en distintos ministerios -Cancillería, Planificación, Vicepresidencia- del primer gobierno nacional angoleño.

Para cuando el primer presidente del país, Agostinho Neto, murió de cáncer en 1979, Zédu -como lo llaman sus allegados- ya estaba listo para tomar las riendas de Angola sin ninguna objeción. Su espíritu nacionalista, su formación moderna -estudió Ingeniería en petróleo en Moscú y se formó militarmente en telecomunicaciones y radares- y su discurso mesurado conquistaron la cúpula del MPLA, que lo nombró, por unanimidad, presidente de la nación y jefe supremo del partido. Con apenas 37 años, se convirtió en uno de los gobernantes más jóvenes de África.

Desde entonces, Dos Santos ha dedicado sus esfuerzos a edificar un Gobierno dirigido por su familia y sus amigos. Como un designio de revolucionarios convertidos en dictadores, al igual que Ben Ali en Túnez y Khadafi en Libia, su administración reparte las ganancias y el poder entre su círculo íntimo.

Cada año, la élite que lo rodea se adueña de un cuarto de los recursos del Estado -1.700 millones de dólares-, las cuentas estatales no son auditadas por el FMI, y la corrupción se queda con uno de cada cuatro petrodólares en un país donde el 45% de los niños sufre desnutrición crónica, según Unicef.

Nadie conoce su fortuna personal, la cual comparte con sus siete hijos, frutos de tres matrimonios distintos, pero lo acusan de haber enviado, en pocas semanas, unos 20 millones de dólares al exterior. Mientras que su primogénita, Isabel Dos Santos, participa a través de distintas sociedades en la empresa de telecomunicaciones Zon; en el Banco Portugués de Inversiones; en Banco BIC Portugués y en el Espírito Santo Angola.

Con esta realidad, y contagiados por la Primavera árabe, los jóvenes angoleños comenzaron a denunciar la corrupción en el régimen de Dos Santos. Las movilizaciones -ya se realizaron cinco este año- fueron siempre reprimidas por las fuerzas gubernamentales con el resultado de 46 encarcelados, 11 de los cuales fueron condenados a penas de 90 días de prisión, según Human Right Watch.

A las protestas y campañas por las redes sociales, se sumaron dos intentos de asesinatos de los que el dictador salió airoso y por los cuales se convirtió aún más en una especie de mártir para sus seguidores.
Desde entonces, repite sus planes para dejar el poder, aunque, hasta el momento, no ha dado ni un solo indicio de estar analizando tomar esa decisión. Por el contrario, una reforma constitucional, impulsada por el MPLA y negociada por los legisladores, eliminó el voto directo en las elecciones presidenciales. El mandatario es elegido por el Parlamento donde el oficialismo tiene mayoría absoluta.


El "encanto" de los petrodólares

Según distintos informes, el PIB de Angola ha crecido desde que comenzó el milenio entre 15 y 17% anual. Dos Santos, que en su juventud se decía comunista, impulsó lo que denominó como "capitalismo de Estado", un sistema donde todas las compañías responden a Sonangola, la mayor empresa del país y que tiene un capital 50% estatal.

Sus reservas internacionales líquidas aumentaron 3,93% este año, y la inflación bajó 0,60%, de acuerdo con datos oficiales. Pero su verdadero "milagro" económico viene de la mano de sus importantes reservas petrolíferas y de las minas de diamantes y piedras preciosas que ostenta.

El precio del "oro negro" infló las arcas del país. Sus inversiones comenzaron a diversificarse, centrándose en la ingeniería civil necesaria para la reconstrucción de un país que vivió décadas de enfrentamientos civiles que llegaron a su fin recién en 2002.

El país es el segundo productor petrolero de África Subsahariana. Sus reservas comprobadas ascienden a casi 14 mil millones de barriles y sus exportaciones, a los 1,4 millones diarios.

Angola, que posee una presencia en la bolsa portuguesa superior a los 2 mil millones de dólares, se convirtió en una tierra de oportunidades para los profesionales lusos que viven en un país sumido en la crisis.

Su capital, Luanda, se transformó en una especie de paraíso africano, impulsado por un boom inmobiliario, que atrae a la élite dominante, a hombres de negocios y a jóvenes europeos.

Pero por ahora, la ciudad es sólo un espejismo para la mayoría de la población. Mientras que allí la renta de una casa puede costar 10 mil dólares mensuales, un almuerzo unos 50 y un kilo de tomates, 16; más de la mitad de los angoleños vive con menos de dos dólares diarios.








0
0
0
0No comments yet