Check the new version here

Popular channels

Biongeniero paranaense creó microválvula para el glaucoma

Un paranaense creó una microválvula inteligente para aliviar el glaucoma


DISTINCIÓN. Ariel Fabio Guarnieri es el director de la investigación que comenzó en 2003.


Fue desarrollada por un equipo de profesionales liderados por el bioingeniero Ariel Fabio Guarnieri, un paranaense por adopción que es profesor de la UNER en Oro Verde e investigador del Conicet en Santa Fe. Las válvulas miden entre 5 y 7 milímetros, y son “inteligentes”.
Reducir Ampliar

Microválvula para aliviar el glaucoma. Ese es el nombre del invento que obtuvo el primer premio en la categoría Investigación Aplicada, en la tercera edición de Innovar, el concurso organizado por la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la Nación, que se desarrolló la semana pasada en Buenos Aires.
Este dispositivo -que está en estado de prototipo y su patente, en trámite- fue desarrollado por un grupo de médicos, físicos, químicos e ingenieros de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Oro Verde) y del Instituto de Desarrollo Tecnológico del Conicet (Santa Fe).
El director del equipo es Ariel Fabio Guarnieri, un mendocino de 38 años, egresado de Bioingeniería (UNER) y doctor en Ingeniería (UNL), que vive en Paraná con su esposa e hijos.

RIESGOS DEL GLAUCOMA. Los organizadores de Innovar 2007 invitaron a Guarnieri a participar en el certamen al que se presentaron 1.657 trabajos. Fue convocado para que presentara la invención en la que viene trabajando desde el año 2003.
El profesional -que da clases en la Facultad de Ingeniería (UNER) y es investigador del Conicet en Santa Fe- visitó EL DIARIO para explicar los detalles de su microscópica creación hecha en polímeros y metales, y comentó que se dedicó al estudio del ojo por incentivo de su padre, de profesión oftalmólogo.
El glaucoma es una enfermedad que aumenta la presión del líquido dentro del ojo, de causa desconocida, y que puede producir ceguera. Se trata de una patología silenciosa -porque se presenta sin síntomas- y no tiene cura.
“Lo único que se puede hacer al respecto es reducir la presión de alguna forma; primero, se utilizan medicamentos (gotas) para bajar la producción de líquido o aumentar el drenaje -explicó Guarnieri-. Cuando las drogas fallan, entre los recursos actuales de la Medicina está la cirugía, que hace una suerte de raspaje en las capas externas del ojo, para que se filtre el líquido hacia afuera. Cuando esa alternativa falla, si se puede, se colocan unas válvulas que son un dispositivo de plástico con una restricción, para que no drene demasiado, y un tubito, que está adentro del ojo”.

MÁS CHICAS. El bioingeniero señaló que “el problema de esas válvulas es que son un poquito grandes y, al colocarse entre los músculos oculares, por el movimiento del ojo, producen mucha inflamación. Además se pueden obturar por el crecimiento del tejido y muchas veces no regulan bien, ya sea porque drenan mucho (y es riesgoso que el ojo se quede con poca presión) o poco”.
Teniendo en cuenta que esas válvulas son el último recurso para las personas que padecen glaucoma, el equipo de Guarnieri decidió trabajar para mejorarlas.
Y lo hicieron de dos formas. En primer lugar, reduciendo el tamaño: las válvulas actuales tienen 15 milímetros de diámetro y las nuevas, menos de la mitad: entre 5 y 7 milímetros de diámetro.
En segundo lugar, haciéndolas “inteligentes”.
“En estas válvulas, la restricción se puede variar y eso permite controlar mejor la cantidad de líquido. Ese control se hace a través de un mecanismo electrónico: se activa electrónicamente la electroválvula y se puede regular a través de un sensor de presión. Todo se hace de manera inalámbrica, a través de una bobina externa –que podría estar en los anteojos– y una interna que está dentro de la válvula”, explicó el investigador.
Otro beneficio de este invento, quedaría en evidencia en los consultorios oftalmológicos: “El médico no tendría necesidad de tocar el ojo; desde afuera podría leer la presión ocular -a través del sensor que está dentro del ojo y con una computadora- y regular adecuadamente la válvula”, indicó Guarnieri. En síntesis, “la idea es evitar todo el manejo de operaciones que hacen que las cosas se compliquen”.
Como próximo paso, el dispositivo -desarrollado a través de la tecnología llamada Biomeds- será sometido a la experimentación con animales, probablemente con conejos, y una empresa farmacéutica nacional está interesada en financiar los ensayos.


Un estímulo para creadores

La edición de Innovar de la semana pasada, fue la tercera de este concurso organizado por la Secretaría de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Educación de la Nación.
Se realizó en Buenos Aires, en el Centro Cultural Borges, y fueron 200 los trabajos desarrollados por científicos, investigadores, profesionales y emprendedores de diversas disciplinas que llegaron a la final. Pero, en total, se presentaron unos 1.657.
La competencia está dividida en cinco categorías: Producto Innovador; Diseño Industrial; INET; Innovaciones en el Agro e Investigación Aplicada, donde la Microválvula para aliviar el glaucoma, de Ariel Fabio Guarnieri obtuvo el primer lugar.
Los premios que otorga el concurso van de los 3 mil a 15 mil pesos y suman, en total, 270 mil.

EL DATO

1.657
PROYECTOS
Ese es el número de trabajos presentados para la edición 2007 de Innovar, el concurso que se desarrolló los días miércoles, jueves y viernes de la semana pasada, en la ciudad de Buenos Aires. Del total de los proyectos, 200 quedaron seleccionados para su exposición. Luego vino la premiación en cada una de las cinco categorías.

Datos importantes

Qué es el glaucoma: Alta presión intraocular. Daña el nervio óptico y provoca pérdida del campo visual. Sus causas son desconocidas. Lo sufren 67 millones de personas en el mundo.
Tratamiento médico: Fármacos (altos costos, pobre aceptación). Cirugía de filtración. Trabeculoplastía con láser de argón (produce cicatriz). Trabeculectomía (ineficaz en el largo plazo). Esclerotomía profunda (alta tasa de fallas). Válvulas/Shunts.
Dispositivo de drenaje de glaucoma: Fácil de usar y colocar, ofrece una baja presión intraocular, predecible en todos los pacientes. Es capaz de evitar complicaciones como hipotonía, cámara anterior plana y endoftalmitis. Dura en el tiempo y tiene la capacidad de aumentar o disminuir el drenaje sin reoperar.
Objetivos del invento: Controlar el flujo.Es una válvula activa con control inalámbrico. Es biocompatible y se pueden emplear tapizados especiales. El diseño es óptimo para prevenir micromovimientos.



Fuente: El Diario de Paraná
0
0
0
0
0No comments yet