Check the new version here

Popular channels

BMW y Mercedes, carga inalámbrica de vehículos

La carga inalámbrica es la gran promesa de los fabricantes de vehículos eléctricos para hacer de la tarea de cargar el coche algo sencillo. Aparcar, programar e irse. Esto llegará, pero probablemente cada constructor determine un sistema para sus vehículos y puede que no sean compatibles con otros fabricantes.



La carga inalámbrica, si bien en smartphones puede estar algo más extendido, en el mundo de la automoción, no. Por ello, es necesario que los grandes grupos de fabricantes se alíen para ofrecer una alternativa conjunta, una alternativa que no dependa de la marca de nuestro vehículo, una alternativa que sea realmente una alternativa al engorroso cable.

BMW y Daimler han confirmado su fuerte apuesta por este tipo de carga cuyo fin es que el usuario se olvide de cargar su vehículos.




El sistema que están desarrollando, y que aseguran llegará muy, muy pronto a los hogares, se basa en la inducción electromagnética creada por la plataforma que se instalaría en el suelo del garaje y que haría de primario. El receptor, en este caso nuestro vehículo, incluiría un receptor para aprovechar el campo electromagnético generado y poder enviar la energía hasta las baterías.

La carga inalámbrica de vehículos que ha ideado esta asociación con origen alemán está pensada para alcanzar hasta 7 KW de potencia y así cargar los vehículos compatibles con bastante velocidad. Los responsables han confirmado que la eficiencia en la transformación energética rondará el 90%, incluso algunas fuentes confirman que sería incluso superior a este dato. Este permitiría, por ejemplo, cargar un BMW i3 en algo más de 3 horas. Por el momento el sistema está limitado a 3,6 KW pero el objetivo final es casi duplicar esta capacidad.



Para estacionar el vehículo de una forma correcta, el sistema nos indicará a la hora de aparcar dónde tenemos que estacionarlo, para que la efectividad de la carga inalámbrica sea la máxima posible. Además, podremos controlarla desde nuestro smartphone o tablet para poder programarla en función de la tarifa que tengamos contratada. Hablando de tarifas, es importante mencionar que cada carga inalámbrica nos costará más que su homónima con cable puesto que la eficiencia no es del 100% (con el cable tampoco) y habrá energía que paguemos y que no utilicemos. Cada uno tendrá que valorar si le interesa o no.

No existe una fecha de comercialización, pero la oferta de BMW y Daimler será una más dentro del mercado de los posibles sistemas de carga inalámbrica de vehículos, una amplitud comercial que puede convertirse en un problema si queremos cambiar de vehículo y no es compatible o si, por ejemplo, un amigo quiere cargar su coche en nuestra vivienda.

No puede suceder lo mismo que vivimos hace años con los teléfonos móviles, cada fabricante igual a un cargador diferente. No podemos asumir un gasto para tener más comodidad a la hora de cargar nuestro vehículo y que en unos años los reguladores externos determinen que solo debe existir un modelo. Una guerra que ya hemos vivido con los dos conectores para cargar los vehículos eléctricos y que tuvo que, en caso de Europa, intervenir para que el conector Mennekes fuera el estándar, una opción que gustaba mucho a los fabricantes alemanes por encima del CHAdeMO, una propuesta japonesa. No me gustaría gastarme un buen dinero en realizar una instalación para la carga inalámbrica de mi vehículo eléctrico y que si, se rompe, lo quiero cambiar o necesito otro, deba volver a gastarme el dinero en adaptarla al futuro coche.




Personalmente, confío más en la recarga inalámbrica en puntos públicos, como centros comerciales, gasolineras, estaciones de servicio... para facilitar la creación de puntos de recarga repartidos por todo el territorio y así darle la suficiente confianza a los posibles compradores de adquirir una tecnología que no va a ser abandonada en unos años y que sobre todo, cuenta con el apoyo de grandes grupos.
0
0
0
0No comments yet