Check the new version here

Popular channels

boca finalista de la libertadores.

le hicimos el cucuta.. a no el ocote

Boca lo dio vuelta y es finalista

Ganó en La Bombonera 3 a 0 y definirá el título de la Copa Libertadores con Gremio de Porto Alegre. Era todo un desafío para el equipo de Russo, porque de ida había perdido 3 a 1. Pero Salió a jugar muy decidido y así logró la clasificación por diferencia de gol. Abrió el marcador Riquelme, con un exquisito tiro libre. Después selló todo con un cabezazo de Palermo y otro de Battaglia. Fue un partido atípico, en el que de a ratos no se veía nada por la niebla.


El sueño copero de Boca se topaba con un inesperado rival. El sorprendente Cúcuta llegaba a La Bombonera con la ventaja del 3-1 conseguida en el partido de ida. El triunfo por dos, sin goles en contra, clasificaba al Xeneize a la final de la Copa Libertadores, instancia en la que esperaba Gremio. El mismo resultado de la ida forzaba los penales. Y cualquier otra victoria local, por esa diferencia, le daba el pase a los colombianos. La niebla que azota Buenos Aires había sido motivo de postergación del encuentro.

Como una tromba salió el equipo de Russo. Mucho empuje, las líneas bien adelantadas y la clara intención de llevarse por delante al rival marcaban el camino. Por esa vía, a los seis minutos llegó primera ocasión concreta para abrir el marcador. Ibarra envió el centro desde la derecha, el arquero desvió y la pelota quedó boyando en el área. Riquelme la paró y le dio zurda. Zapata volvió a tapar y el travesaño evitó el primero. En el rebote, el cabezazo de Palacio quedó, nuevamente, en el uno visitante. La siguiente fue de Palacio, quien definió con un toque muy sutil al cuerpo de Zapata.

Después del avasallante arranque de Boca, Cúcuta respondió. Bustos, autor del tercer gol en Colombia, de tiro libre, probó por el mismo medio desde la derecha. Su remate de diestra se estrelló contra el travesaño del arco defendido por Caranta. El Xeneize estaba muy jugado al ataque y buscaba por todos los medios la apertura ante un conjunto cafetero que apostaba sus fichas al contraataque. El dominio territorial de los argentinos no terminaba de reflejarse en la red.

Moría la etapa inicial. Boca iba como podía. A veces, con ideas. Otras, con el corazón en la mano. Riquelme sería la carta ofensiva antes del descanso. En la primera, se pasó de largo y no pudo cabecear bien un envío desde la derecha. Pero en la última no falló, de tiro libre. Le dio con la precisión que lo caracteriza y clavó la bola arriba, contra el ángulo izquierdo de Zapata. Golazo para un 1-0 psicológicamente vital y esperanzas renovadas de cara a la segunda parte.

En el comienzo de los 45 finales, Boca mantuvo la actitud y fue a buscar el gol que le faltaba. Tuvo una atrás de otra. A los cuarenta segundos, el arquero rechazó un remate de Ibarra. Quince más tarde, un cabezazo salió pidiéndole permiso al palo izquierdo de Zapata. Al minuto, Palacio remató de zurda por arriba del travesaño. Y a los dos, el bahiense la agarró muy de abajo tras un centro de Ledesma y la tiró a cualquier lado. Cúcuta no hacía pie y el segundo estaba al caer.

El Xeneize iba con todo tras el objetivo de aumentar la diferencia. Cuando corría el minuto cinco le anularon un gol a Cardozo por posición adelantada de Palermo. A todo esto, la niebla se hacía sentir y el partido fue detenido justamente por esa razón. Enseguida llegó el 2-0. A la salida de un centro desde la izquierda y un rechazo fallido, Palermo apareció solo por atrás y cabeceó abajo del arco. Nada que hacer. Ese resultado se traducía en alegría para la gran mayoría de quienes habían copado La Bombonera.

La historia empezaba a definirse. Y los dirigidos por Bernal no encontraban la fórmula para acercarse a Caranta. Zapara volvió a surgir, esta vez para reaccionar ante una tremenda chilena de Palermo. También tapó el rebote de Ledesma. En última instancia, Ibarra la tiró afuera. Ya sobre el cierre, llegaron las frutillas del postre. Ledesma se disfrazó de Maradona, armó un jugadón por derecha, se metió en el área y quiso definir. Pero se topó con Zapata, una vez más.

Battaglia fue el encargado de anotar el 3-0 y darle cifras definitivas al marcador. Luego de un tiro de esquina de Riquelme, el volante, quien había ingresado por Cardozo un ratito antes, cabeceó pique al suelo, a la derecha del arquero. La pelota se metió abajo y a otra cosa. Serie sellada. Cúcuta pudo exigir los penales en el descuento pero desperdició un mano a mano. El festejo fue todo de Boca, que ahora irá por su sexta Libertadores ante Gremio de Porto Alegro.

MAESTRO






FUENTE: http://www.clarin.com/diario/2007/05/17/deportes/d-06015.htm
0No comments yet