Check the new version here

Popular channels

Brasileño combate al terrorismo norteamericano en Novorossia

Un excombatiente brasileño que lucha en Donbás dice haberse unido a las milicias para luchar contra el imperialismo de EEUU, según relató en exclusiva para Sputnik.


El conflicto en Ucrania y la posterior autoproclamación de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, que se unieron en una confederación conocida como Novorrusia, ha sido seguida con simpatía por militantes antiimperialistas de todo el mundo, algunos de ellos han llegado incluso a implicarse en esta lucha.


Entre los voluntarios brigadistas, la presencia de brasileños ha sido una de las más llamativas.


Rafael Santos Miranda, de 26 años y natural de Sao Paulo, explicó a Sputnik Nóvosti el porqué dejó su trabajo como supervisor de seguridad privada en su país y se unió a las milicias a través de una batallas de combatientes extranjeros.


Lucha contra el imperialismo


"Llegué a Nueva Rusia en diciembre para combatir el imperialismo americano", declaró Rafael quien definió el imperialismo como "aquellos que dictan las reglas por detrás bastidores, los banqueros internacionales que se lucraron con guerras ilegales para derrocar Gobiernos como los de Sadam Husein, Muamar Gadafi o Bashar Asad".





En su opinión, este mismo esquema aplicado por los Estados Unidos en Oriente Medio se repitió en Ucrania donde "financiaron grupos para generar protestas y derrocar al Gobierno de Víktor Yanukóvich para después colocar un presidente marioneta del imperialismo".


Entrenamiento y heridas en combate


Nada más llegar a Novorrusia, el brasileño fue enviado junto a los demás miembros del batallón United Continentale a una base en Novoazovsk a escasos tres kilómetros de la ciudad de Mariúpol, dominada por el oligarca ucraniano Igor Kolomoiski, que financia el batallón Azov del Ejército ucraniano.


"Durante el mes de entrenamientos los bombardeos eran constantes, el clima era de mucha tensión", señaló.


"Nuestro instructor era un veterano de guerra de la OTAN, hasta hoy no he sabido su verdadero nombre", recordó el joven que en enero ya se encontraba en el frente de Mariúpol resistiendo los bombardeos ucranianos.





Fue allí donde recibió las heridas que le mantuvieron en un hospital de Donetsk los siguientes 54 días.


"Durante un bombardeo dos astillazos me alcanzaron perforándome el pulmón y alcanzando la columna vertebral", recordó.



Calor humano en Novorrusia


"Mi mejor momento fue la recepción del pueblo de Donbás, es increíble cómo he sido recibido en Nueva Rusia, cuando digo que soy brasileño todo se vuelve una fiesta", relató el joven quien se mostró sorprendido con la calidez de las personas y el hábito de ofrecer presentes a los invitados, una costumbre que él mismo pudo comprobar a raíz de su estancia en el hospital.

"Muchos soldados que visitaban a sus familiares en el hospital se pasaban por mi cuarto para ver al brasileño que había venido a luchar a Nueva Rusia", dijo Rafael quien recuerda especialmente un anciano que al final de una visita quiso entregarle su propio reloj en señal de admiración.


"Estas cosas me motivan aún más", declaró.


Cirugía y fisioterapía


"Tras la primera cirugía no sabía cual era la gravedad de mis heridas, los médicos apenas sabían algunas palabras en español y apenas les entendí", rememoró Rafael quien, sin embargo, sí pudo entender el diagnóstico que le mantendría atormentado hasta su segunda cirugía: "fractura en la columna vertebral".






"Por muchos días no sentí las piernas, apenas podía moverlas y me costaba mucho esfuerzo", indicó el brasileño.

Afortunadamente, su constitución fuerte y la suerte estuvieron de su lado durante la recuperación y aseguró que a pesar de que en la actualidad "no consigue correr" los ejercicios de fisioterapia le permitirán "recuperar los movimientos en breve".


Vuelta a la actividad


"En este momento estoy destinado en un batallón de cosacos en Donetsk", aseguró Rafael quien destacó que su mayor misión ahora es "reforzar la seguridad en el interior de la ciudad y las labores de exploración en las áreas próximas a las líneas enemigas".


De vuelta a la actividad y a pesar de las heridas recibidas, el brasileño no dudó ni un momento a la hora de calificar su nivel de compromiso con la lucha en Novorrusia: "No pienso morir por mis ideas, pero mataré a cualquiera que esté dispuesto a matar para dar más poder al imperialismo americano".

0
0
0
1
0No comments yet