Check the new version here

Popular channels

Brutal paliza de más de 10 policías a un joven en California



Brutal paliza de más de 10 policías a un joven en California



Violencia policial en EE.UU.Un video tomado desde un helicóptero capta el momento en que los oficiales arremeten contra un hombre que se había robado un caballo. Mirá.


Otro caso de abuso policial en EE.UU.

Las imágenes que muestran abusos policiales evidentes en EE.UU., demasiado a menudo contra hombres negros, parecen sucederse de forma peligrosa y alarmantemente rutinaria. La última filtración revela una brutal paliza a un joven blanco en el condado de San Bernadino, en California, tras haber robado éste un caballo.

El joven blanco de 30 años, identificado como Francis Jared Pusok, aparece al principio del video, grabado desde el aire, galopando con un caballo supuestamente robado. El ladrón, sin embargo, fue rápidamente rodeado por agentes de policía del condado y por varios helicópteros, tal y como confirma la voz de una operadora de la policía que ve las imágenes.

"Tengo al chico en un caballo robado. Dos agentes van por él", confirma la voz. Al verse acorralado, el joven trata de acelerar el trote del animal, pero un policía le detiene. "Ahí viene el alguacil. Acaba de caer y... ¡Oh! ¿Le disparó? ¿Con un Taser (pistola eléctrica)?", se pregunta algo alarmada la operadora.

Inmovilizado en el suelo, Francis recibe otro disparo. "Sospechoso siendo electrocutado, repito, sospechoso siendo electrocutado". En ese momento, la voz en off se corta de forma brusca y empieza la brutal paliza.

Los primeros en llegar al joven tumbado son dos alguaciles, que empiezan a propinarle patadas y puñetazos en la cabeza y por todo el cuerpo. Poco a poco van llegando más agentes al cuerpo inmóvil del ladrón hasta sumar un total de 11 policías, que se suman a la paliza. En total, durante dos minutos y después de ser abatido con una pistola eléctrica, 11 miembros del cuerpo de policía del condado de San Bernadino le propinan a Francis Jared Pusok 37 puñetazos, 17 patadas y cuatro golpes con porras. El ladrón, convertido en víctima, recibió 13 golpes en la cabeza mientras seguía tumbado en el suelo, sujetado.

Finalmente, el chico fue trasladado al hospital "con heridas desconocidas", según la versión oficial. Permaneció en el suelo, inmóvil, durante 45 minutos sin recibir ningún tipo de atención médica.

El shériff del condado, John McMahon, ordenó una investigación de forma inmediata para esclarecer los hechos. "No estoy seguro si hubo una lucha con el sospechoso", afirma McMahon, "parece que que sí la hubo en el principio del video. Qué pasa después, no estoy seguro, pero lo vamos a investigar".

Su novia, Jolene Bindner, critica que no ha recibido ninguna información por parte de la policía, y se pregunta: "¿Cómo puedes ser electrificado y, pese a todo, seguir necesitando una brutal paliza para ser reducido?".




0
0
0
0
0No comments yet