Check the new version here

Popular channels

Buitres, dinosaurios y relatos salvajes

Con la decisión de enviar el proyecto de ley de pago soberano, el Gobierno desarma su propio argumento



"Decir que estamos en default es una pavada atómica", sentenció días atrás Axel Kicillof. Su argumento -como suele ocurrir en el kirchnerismo- se fundamentaba en una intrincada mixtura entre la ficción y la realidad: la Argentina pagó y no depende del país si los acreedores de los bonos reestructurados cobraron o no. Los culpables son el juez Thomas Griesa y los buitres.

Pero con la decisión de Cristina Kirchner de enviar el proyecto de ley de pago soberano al Congreso, el Gobierno desarma su propio argumento. Para salir del actual default selectivo, la Presidenta busca asegurar que los bonistas cobren, aunque esta vez en Buenos Aires.




Sin pruritos, Cristina Kirchner eligió el tifón de Roberto Lavagna, hoy en el equipo de Sergio Massa. "Hay que elegir entre tomar la decisión de pagar donde sea a la amplia mayoría que ingresó al canje (93%) usando cualquier mecanismo disponible, respetando el pago en la moneda acordada (en general dólares o euros) y absolutamente libre de toda restricción para disponer de él, o sea que sus titulares puedan enviarlo a sus destinos en el exterior con el mismo efecto que si se hubiera cobrado en Nueva York", escribió el ex ministro de Néstor Kirchner y padre de la reestructuración de deuda más grande de la historia hace sólo un mes.

Pero para que la solución Lavagna se cumpliera al 100%, al nuevo canje sólo le faltarían las ventajas que el Gobierno le otorgó a Chevron para evadir el cepo cambiario.

La herramienta que Cristina Kichner envió al Parlamento tiene además exploraciones políticas. Busca licuar la pura responsabilidad del Gobierno en el fracaso de la negociación con los holdouts, sumar a otras fuerzas a la pesada herencia histórica que soportará el próximo gobierno y, como apunta Elisa Carrió, identificar a los llamados "buitres internos" en medio de la construcción de un relato salvaje y épico que busca opacar la realidad económica actual.


0
0
0
0No comments yet