Canales populares

"Buscado": el dueño de Nac&Pop vende franquicias desde las s

Negocios Por Patricio Eleisegui


Martes 14 de Octubre de 2014 17:38:00


"Buscado": el dueño de Nac&Pop vende franquicias desde las sombras y deja en la quiebra a La Robla


14-10-2014 De "héroe" del empresariado gastronómico a villano de turno, Alex Gordon sigue acumulando polémicas tras el abandono de Nac&Pop. Ahora dejó librados a su suerte a los empleados de "La Robla", tradicional restaurante español. ¿Qué le dijo Gordon a iProfesional?







Hasta hace un año era vista como ejemplo de una iniciativa de un emprendedor exitoso.

Hoy la cadena de comidas rápidas Nac&Pop navega a la deriva y su dueño permanece en las sombras.

Sin embargo, el hecho de que esté "borrado del mapa" -de acuerdo con las denuncias de los empleados- no le impide seguir comandando y llevando a cabo algunas iniciativas.

En principio, y según pudo confirmar iProfesional, el impulsor de esta red de fast food comenzó a ceder la explotación de los locales de la firma -que se jactaba de ser "Nac y no Mac"- bajo el formato de franquicias.

Ya cerró el traspaso de un punto comercial en la avenida Rivadavia al 6.000 y de otro ubicado en Santa Fe y Humboldt.

En el primer caso, desde la sucursal en cuestión una fuente confirmó a iProfesional: "La operación de compra se cerró con el dueño de Nac&Pop, Alex Gordon, pero todavía no se definió qué sucederá con el nombre del emprendimiento".

"Lo que hizo el nuevo titular fue acceder a la propuesta de franquicia. Lo más probable es que se continúe con el formato de productos populares, aunque con una identidad algo retocada, para así terminar con la polémica de todos estos días", dijo.

"Tenemos entendido que se está tratando de hacer lo mismo con el resto de los puntos de venta, a excepción de los que ya están funcionando como cooperativas. Acá se mantuvo a los empleados y la idea es recomponer el negocio", agregó.

Por el lado del local de la Avenida Santa Fe y Humboldt, los empleados del lugar reconocieron a iProfesional depender ahora de un nuevo dueño y dieron por sentada la continuidad del comercio.

"Se ha tratado de mantener la estética y las intención es conservar las propuestas originales del menú que hicieron conocida a la cadena, como la del lomito Coca Sarli", precisó un vendedor de la ex marca "nacional y popular".

Y agregó: "Los empleados seguimos siendo los mismos, la única diferencia es que ahora nos llamamos ‘Siempre Abierto' en lugar de ‘Nac&Pop'".

Ante la consulta de este medio respecto de la evolución del nuevo nombre y de su potencial como nueva marca de hamburgueserías, la fuente consultada afirmó: "Éste es uno de los varios locales que se están replanteando. Hasta donde nos dijeron los nuevos encargados, no llegarán a cubrir todos los que estaban bajo ‘Nac&Pop', pero sí al menos cinco".

El enigmático Alex Gordon dio la cara
Contactado por iProfesional, el empresario Alex Gordon aseguró que una sociedad compró la mayoría de los locales Nac&Pop en enero de este año.

Y aseguró no tener nada que ver con lo que viene sucediendo con la cadena desde entonces.

"Estoy inactivo desde hace varios meses, producto de un infarto y de otras ñañas", declaró a este medio.

"Hace un año que no estoy en el ruedo", remarcó, en relación a su participación activa en el resto de los emprendimientos gastronómicos en los que tenía presencia comercial.

Al momento de tomar distancia de la operatoria de su cadena, Alex Gordon explotaba 22 puntos de venta, varios de ellos ubicados en zonas caras de la Ciudad.

Incluso, hasta hace un año, el empresario se jactaba de estar en tratativas para abrir franquicias fuera de la Ciudad de Buenos Aires -Córdoba era una de las provincias- y hasta llegó a comunicar su intención de empezar a cotizar en la Bolsa porteña a partir del año 2015.

Según números declarados por el mismo Gordon, en su punto máximo de actividad la cadena de hamburgueserías Nac&Pop llegó a facturar algo más de $300 millones anuales.

Hoy, ese auspicioso panorama cambió por completo: del total de locales que integraban la cadena, cuatro negocios se mantienen en estado de asamblea permanente.

Se trata de los Nac&Pop de Carlos Pellegrini, Congreso, Lavalleja y Bolívar e Independencia. En todos los casos, los empleados bregan por conseguir los permisos para operar bajo la forma de cooperativas.

En el caso de los primeros dos puntos mencionados, los asambleístas denunciaron durante la última semana haber sido amenazados de muerte, en caso de continuar llevando sus reclamos a los medios de comunicación.

"El dinero que ingresa se está usando para comprar mercadería como para poder abrir al día siguiente. Y lo que sobra se reparte entre los que seguimos trabajando", expresó una fuente cercana a Nac&Pop.

Y agregó: "Hasta el momento los proveedores nos acompañan. En muchos casos, se trata de personas a las que Gordon también les dejó una deuda importante".

La quiebra de La Robla
Pero los movimientos empresariales de Gordon no se limitan solamente al traspaso de locales.

El 28 de agosto pasado fue decretada la quiebra de otro de los emprendimientos gastronómicos que eran de su propiedad: el tradicional restaurante de comida española La Robla, ubicado en Viamonte 1615.

"Gordon se borró en diciembre. A partir de ahí nos empezamos a manejar con un apoderado para decidir qué hacer con el restaurante. Este hombre, de nombre Julio -y que Gordon presentara a los empleados como su mano derecha-, nos cedió el control del comercio hace menos de dos meses. Hace muy poco nos anoticiamos de la quiebra", sostuvo a iProfesional el actual tesorero de la comisión de trabajadores que mantiene abierta las puertas de La Robla.

"Desde diciembre, todo tipo de decisión pasaba por este tal Julio. Igualmente, sus apariciones por acá también eran muy de vez en cuando. Por lo general se comunicaba para avisar que venía a retirar dinero", remarcó.

"Luego tuvo una charla con nosotros, hace un par de meses, para informarnos que se retiraba de su función y que a partir de ahí todo corría por nuestra cuenta", completó.

El tesorero en cuestión, que optó por mantener su identidad en estricta reserva, sostuvo que La Robla cuenta con 21 empleados que no saben cuál será su destino si, finalmente, el Ministerio de Trabajo y otros organismos les niegan la posibilidad de funcionar como una cooperativa.

"Acá hay gente que tiene una antigüedad de 26 años y no puede creer lo que está ocurriendo. En mi caso, hace 11 años que trabajo. Mientras se defina qué va a pasar, optamos por tratar nosotros en forma directa con los proveedores", contó uno de sus empleados.

Y agregó: "Como no tenemos crédito, tenemos que pagar casi todo en efectivo y hacemos grandes esfuerzos para abrir al día siguiente. Al día de hoy, no sabemos qué sucederá con nosotros", expuso.

Otro restaurante, en nuevas manos
Además de La Robla de Viamonte 1615, Alex Gordon también fue propietario de otro restaurante con el mismo nombre ubicado en Costa Rica al 4001.

En diálogo con iProfesional, uno de los mozos de La Robla de Palermo indicó cómo opera el punto gastronómico en estos tiempos en los que arrecian las denuncias contra el ex dueño de Nac&Pop.

"Desde principios de 2013 este señor (por Alex Gordon) empezó a venir cada vez menos al restaurante, hasta que se nos informó de un cambio de manos. A los pocos días, la venta de La Robla de Palermo ya era un hecho. Jamás lo hubiéramos imaginado por el buen funcionamiento que siempre tuvo el negocio", contó.

Los nuevos dueños del local gastronómico, según pudo averiguar iProfesional, conforman una sociedad llamada SG Food.

El nombre en cuestión resulta cuanto menos llamativo si se toma en cuenta que la operación previa de La Robla de Palermo que encabezaba Gordon se hacía bajo la identidad de ADG Food.

De todos modos, un vocero de los nuevos operadores del restaurante negó cualquier tipo de vinculación comercial con el empresario.

"Esta es una empresa diferente que lo único que hizo fue mantener el nombre de La Robla porque implica sostener una tradición. Hay clientes que vienen siempre y no queremos que eso se modifique por un traspaso comercial", explicó a iProfesional.

El empleado sostuvo que "estamos acá desde noviembre, cuando Alex Gordon nos vendió este emprendimiento. Con La Robla de Viamonte tampoco tenemos ninguna relación. No compartimos sociedades ni impulsamos sucursales".

Y agregó: "Con relación a Gordon, lo único que podemos decir es que, a la luz de lo que fue tomando estado público, hemos venido tratando con alguien muy pícaro para los negocios".
0
0
0
0No hay comentarios