About Taringa!

Popular channels

Bush pierde las elecciones en Estados Unidos

Una encuesta publicada por la revista Newsweek es la primera que sitúa a Bush por debajo de un demócrata, John Kerry, lo que proyecta al veterano de Vietnam como el candidato con más chance para llevar a cabo la misión que une a todo el partido: expulsar al vaquero de Texas de la Casa Blanca.




"Necesitamos un presidente que entienda cómo hacer amigos y aliados", proclamó Kerry, que viene de la tierra de los Kennedy y promete "más soluciones que slogans".

El senador por Massachusetts, favorito en las encuestas para ganar las primarias demócratas de hoy, jugó al hockey este fin de semana y trató de trasmitir una imagen relajada y ganadora a tono con los números que lo favorecen en su contienda con Bush, y el resto de los demócratas.

Kerry, un veterano locuaz y oportunista de Vietnam, había apoyado en el Senado la guerra contra Saddam en 1991, y estuvo a favor de la invasión estadounidense contra Irak el año pasado.

Ahora insiste que esas posiciones no fueron contradictorias con sus posturas diciendo: "Efectivamente voté así en 1991, creí que debíamos sacar a Sadam Huseín de Irak, pero con mis recuerdos de Vietnam, también pensé que debíamos darnos un par de meses para ganar apoyo en el país".

Bush, después de su discurso guerrerista ante el Congreso estadounidense, fue duramente criticado por sus adversarios que dominan las dos cámaras parlamentarias y los medios de comunicación.

La escalada de la resistencia iraquí, que causó decenas de muertes de soldados norteamericanos desde principios de año hasta aquí (Ver: La resistencia iraquí complica la reelección de Bush), disparó una campaña mediática gigantesca contra Bush dentro de EEUU, provocando una caída notable en su imagen, cuyos últimos números los refleja Newsweek.

Las cifras conocidas de los más de 500 soldados estadounidenses muertos en Irak, agregado a las campañas de los medios sobre "la no aparición de las armas de Saddam", terminaron de erosionar la popularidad que había cosechado Bush con la conquista militar, el año pasado.

El canibalismo y el oportunismo político de los demócratas -quienes lanzaron con Clinton los bombardeos y la ocupación de Yugoslavia- pega en los flancos más vulnerables del invasor de Irak.

La agenda se centra casi exclusivamente en la ocupación militar de ese país y en la economía norteamericana.

El costo de la ocupación militar demanda US$ 1.000 millones semanales al Estado norteamericano, según lo declarado hace poco por el administrador civil norteamericano, Paul Bremer.

Esa cifra, multiplicada por un año, absorbe casi la totalidad del déficit presupuestario estimado en 480.000 millones dólares para el ejercicio del año 2004, según el Congreso de EEUU. (Ver: El costo de los planes guerreros de Bush).

Pero no hay que engañarse. La opinión pública norteamericana -influenciada por las campañas de los medios de comunicación- no está contra la guerra, sino contra Bush.

Esto determina -según las encuestas- el perfil que espera el votante promedio del candidato que derrote al actual presidente norteamericano.

En primer lugar - y según los sondeos- la mayoría se inclina por un futuro presidente que esté en capacidad de "liderar la guerra contra el terrorismo".

Eso motivó que tanto el general Wesley Clark, como John Kerry, ambos ex combatientes de Vietnam, saquen a relucir su pasado militar como principal caballito de batalla de sus campañas electorales.

De esta manera los votantes del Imperio ya no eligen a su candidato por la postura que tenga en temas como salud o economía, sino por las posibilidades concretas que tenga el aspirante para sustituir a Bush en el manejo de la ocupación de Irak y de la guerra contra el "eje del mal".

Lo que indica claramente que, quién suceda a Bush, deberá hacer lo mismo que él, pero con más "eficiencia".
0No comments yet