Cae la libra esterlina por temor a la secesión de Escocia

United kingdom no tan united



Con un empate en las encuestas, los mercados castigan la acción de entidades escocesas como RBS o Lloyds, mientras la libra esterlina se deja un 3,5% de su valor frente al dólar en un mes.




La cotización de la libra esterlina ha agravado su pérdida de valor frente al dólar en el arranque de los mercados bursátiles este lunes, después de que un sondeo publicado ayer por el «Sunday Times» sitúe por primera vez en cabeza a los defensores de la independencia de Escocia. La libra ha retrocedido a niveles de hace diez meses, y ha perdido ya un 3,5% de su cotización frente a la moneda estadounidense en el último mes, a medida que el campo nacionalista avanzaba en las encuestas.



Un sondeo asigna un 51% del voto al Sí por un 49% a los contrarios a la secesión
La moneda británica cotizaba esta mañana a 1,618 dólares, un valor al que no retrocedía desde noviembre del año pasado. Los analistas coinciden en atribuir esta bajada a la creciente incertidumbre en los mercados sobre el futuro constitucional del Reino Unido.



A falta solo de diez días para la celebración de un referéndum de independencia, la serie histórica que realiza la empresa YouGov sitúa ya por primera vez en cabeza a los defensores del Sí, con un 51% por un 49% de preferencia por el No a la secesión.



El 7 de agosto, los defensores de la unidad de Gran Bretaña mantenían todavía una cómoda ventaja del 61% por un 39% de independentistas [puedes consultar aquí los datos], pero la campaña nacionalista «Sí Escocia» ha logrado transformarla en un «empate técnico», según los expertos de YouGov. Y las dudas sobre cuál sería la moneda en una hipotética Escocia independiente parecen estar penalizando a la libra, y a ciertas empresas con fuertes intereses en Escocia.



«Gran preocupación» de la Reina
Así, la cotización bursátil de los bancos Royal Bank of Scotland (RBS) y Lloyds, ambos con sede aún en Edimburgo, y del gigante de los seguros Standard Life o la energética SSE (Scottish & Southern Electricity), ha arrancado la semana con notables bajadas, de un 3% en el caso de RBS y 2,2% en el de Lloyds, según recoge «The Guardian». La semana pasada, la agencia Reuters destapó los planes de esta última entidad, nacionalizada todavía en un 25% tras la crisis de 2008, de trasladar su sede a Londres en caso de una victoria del Sí a la independencia.



El empate en los sondeos ha hecho cundir el nerviosismo en el «establishment» británico, que hasta ahora parecía dar por descontada una victoria del No en la consulta del próximo 18 de septiembre. Unos 4,5 millones de residentes en Escocia, nacionales británicos y de la UE y mayores de 15 años, están convocados a responder a la pregunta: «¿Debería ser Escocia un país independiente?». Según «The Sunday Times», la Reina Isabel II habría expresado su «gran preocupación» por la posibilidad de que los escoceses opten por separarse del Reino Unido, lo que rompería la unión establecida por los parlamentos de Inglaterra y Escocia en 1707.



El referéndum, autorizado por el gobierno que preside el primer ministro David Cameron, habría sido el asunto que ha ocupado los despachos este fin de semana de la soberana con el «premier» conservador en la residencia real de Balmoral, en Escocia. Ahora, se espera que el Ejecutivo de Londres presente esta misma semana un paquete de transferencia de nuevos poderes al gobierno escocés, según anunció el domingo el titular de Finanzas George Osborne. E anuncio ha sido calificado de «reacción fruto del pánico» por el líder nacionalista Alex Salmond.