Check the new version here

Popular channels

Cameron propone un 'freno de emergencia' para la inmigración



El primer ministro británico David Cameron estudia imponer cuotas y poner en marcha un sistema de "puntos" para inmigrantes de la Unión Europea (UE). Presionado por el ascenso del Partido de la Independencia del Reino Unido (Ukip), el líder conservador lanzará en las próximas semanas un órdago para reformar la política migratoria de la UE y poner límite a la libertad de movimientos, como pieza clave para negociar la permanencia del Reino Unido.

El control de la inmigración se ha convertido en el tema prioritario para los votantes británicos, por delante de la economía y de la salud. El Ukip de Nigel Farage ha convertido el tema en su bandera electoral y está marcando la pauta política tanto a los conservadores como a los laboristas.

"Necesitamos pasar a la acción para tener un control efectivo de la inmigración", dijo ayer David Cameron a su paso por Rochester y Strood, donde el Partido Conservador puede perder en noviembre un nuevo escaño en favor del Ukip si resulta reelegido el trásfuga Mark Reckless. La semana pasada, el ex conservador Douglas Carswell se convirtió en el primer diputado del partido euroescéptico, aupado por su promesa de mano dura contra la inmigración.

Según los últimos sondeos, el Ukip se ha convertido con creces en el tercer partido británico con el 19% de las preferencias, frente al 33% de los laboristas y el 31% de los conservadores. Los liberal-demócratas de Nick Clegg están perdiendo claramente terreno y la coalición de Gobierno con los conservadores corre el peligro de saltar por los aires antes de las elecciones de mayo del 2015.

"Los conservadores se han vuelto intercambiables con el Ukip", dijo ayer el viceprimer ministro Clegg, en un duro ataque contra sus socios de Gobierno en la cadena de radio LBC. "Los líderes conservadores han de ser claros y decir si lo que realmente quieren es dejar la UE, y a partir de ahí empezaremos el debate. Yo creo en la reforma de la UE, pero no en la salida... Este juego de los conservadores de acercarse cada vez más al Ukip es un desastre".

David Cameron no ha revelado aún sus cartas, pero el ala dura de su partido le está presionando para que pronuncie un discurso definitivo sobre la inmigración antes del 20 de noviembre, cuando se celebrarán las elecciones para cubrir el escaño vacante de Rochester. Según anticipó ayer 'The Times', Cameron pedirá seguramente a la UE la capacidad para accionar un "freno de emergencia" en el número de inmigrantes de determinados países europeos (de momento no se especifica cuáles).

La candidata conservadora Anna Firth, que aspira a medirse su ex compañero de filas y nuevo miembro del Ukip Mark Reckless, causó ayer un notable revuelo al pedir que se impida la entrada al Reino Unido de trabajadores poco cualificados "como los recolectores de fruta rumanos".

"Vivimos en una pequeña isla y necesitamos un sistema sensato de inmigración, como el que tiene Australia", alegó Anna Firth. La candidata conservadora ha pedido que se aplique a los inmigrantes de "determinados países" de la UE el mismo criterio que los que vienen de fuera: una valoración de su aptitud para poder trabajar en el Reino Unido a partir de su cualificación profesional y su dominio del inglés, entre otros requisitos.

Durante la campaña de las elecciones europeas donde se confirmó su ascenso, Nigel Farage usó a los rumanos y a los búlgaros como "chivos expiatorios" de su discurso anti-inmigración. El líder del Ukip ha cuestionado también varias veces la "libertad de movimientos" dentro de la UE los inmigrantes de países mediterráneos como Grecia y España. En plena tormenta de la eurozona, Farage llegó a hacer un llamamiento a su compatriotas residentes en España para que hicieran las maletas, sacaran el dinero del banco y volvieran al Reino Unido.
0
0
0
0No comments yet