Check the new version here

Popular channels

Campana de largada en las elecciones en la Ciudad

Once frentes electorales se presentan en la ciudad de Buenos Aires para buscar ocupar el lugar que dejará vacante Mauricio Macri a partir del 10 de diciembre de 2015. La mayoría tiene uno o varios candidatos para luchar, primarias mediante, por el trabajo de Alcalde de la mayor ciudad del país.

La decisión de adelantar las elecciones en la ciudad por parte del ejecutivo porteño tuvo varios objetivos, algunos explícitos y otros implícitos, como se verá a continuación.

El primer gran objetivo, fue mostrar un enorme triunfo del PRO en el pequeño país que significa la metrópolis. Esta meta supone saber que de antemano, el electorado porteño votará masivamente al partido que se caracteriza por el jolgorio y sus globos amarillos. Probablemente el triunfo se dé por descontado, sin embargo (y quizás por suerte) el plan tiene sus contratiempos.

La presencia de Gabriela Michetti viene a “escupirle el asado” a la continuación de la gestión de Macri por parte de su mano derecha, Horacio Rodríguez Larreta. Sin embargo, los aparatos políticos y gubernamentales, no son marca registrada de los barones del Conurbano Bonaerense. Gran parte del Gobierno de la Ciudad y sus cerebros del marketing político están empeñados y buscando todas las herramientas posibles para obtener el triunfo del poco carismático Rodríguez Larreta.

El siguiente objetivo en el movimiento a múltiples bandas del adelantamiento de las elecciones fue darle el “tiro del final”, como dice el tango, a UNEN. Primero fue el acercamiento (provisorio, como es su costumbre) de Carrió a Macri, y luego la alianza de Graciela Ocaña con Martín Lousteau. Así, aunque suene inexplicable, dos ex ministros del kirchnerismo constituyen su marca ECO, intentando convocar a los sectores más antikirchneristas.

Del otro lado, queda SURGEN, simpático nombre que sería una síntesis entre Proyecto Sur y GEN. Lleva a dos candidatos no tan conocidos como Sergio Abrevaya y Humberto Tumini, pero que con el explícito apoyo de dos “pesos pesados” de la oposición en Argentina, Pino Solanas y Margarita Stolbitzer, que prometen dar pelea.

En tercer lugar, la presentación en sociedad de los candidatos, deja en evidencia que Sergio Massa carece de un armado mínimo en la ciudad, como devolución de gentilezas, dado que Macri no logra hacer pié en la provincia de Buenos Aires, donde a Massa le sobran candidatos. A Massa, que prometió sorprender que una candidatura impensada en la ciudad, lo acosa la cuenta regresiva.

Luego, dos rarezas para los tiempos actuales de los personajes sin partido:

Por un lado el Frente para la Victoria, el kirchnerismo, que con chances de salir segundo por la implosión de UNEN, no tiene un candidato pleno para entrar en el ballotage como en su momento fuera Daniel Filmus. Por eso presenta una alianza de doce agrupaciones incorporando a un envejecido Aníbal Ibarra, que a pesar de haber sido destituido del cargo de Jefe de Gobierno, busca seguir dando pelea. También otros candidatos menos conocidos como Gabriela Cerruti, el banquero Carlos Heller o el camporista Juan Cabandié también quieren competir para la alcaldía de la Perla del Plata.

Finalmente, el Frente de Izquierda Progresista, el FIT, tiene frente así la chance de hacer una buena elección en todo el país, pero no tiene un candidato que sume voluntades en la Capital, más que la poco conocida Myriam Bregman y quizás Marcelo Ramal, en la interna “para entendidos” entre el PO, y PST.

La ciudad de Buenos Aires, la más rica del país, muestra una oferta electoral diversa, aunque muchos no pasarán el piso requerido del tres por ciento para pasar a la general, pero sin dudas palpita como en pocos lugares las elecciones presidenciales de octubre.
0
0
0
0
0No comments yet