Check the new version here

Popular channels

Campaña de Netanyahu para ‘matar un mal acuerdo’ con Irán

Campaña de Netanyahu para ‘matar un mal acuerdo’ con Irán



El primer ministro del régimen de Israel, Benyamin Netanyahu, repitiendo antiguos exabruptos, lanzó el domingo críticas enconadas contra el principio de acuerdo logrado entre Irán y el Grupo 5+1 y lo calificó nuevamente de "mal acuerdo".

“No detiene el programa nuclear iraní, mantiene una amplia infraestructura nuclear (...) ni una centrifugadora será destruida (...). Es un mal acuerdo”, comentó Netanyahu en referencia al principio de acuerdo Irán-G5+1.

“No detiene el programa nuclear iraní, mantiene una amplia infraestructura nuclear (...) ni una centrifugadora será destruida (...). Es un mal acuerdo”, comentó Netanyahu en referencia al susodicho principio de acuerdo Irán-G5+1 en una entrevista concedida a la cadena estadounidense de noticias CNN.

En otra entrevista con la cadena estadounidense ABC News, Netanyahu apuntó que el entendimiento alcanzado entre Irán y el Sexteto (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania) es “malo para (el régimen de) Israel” y “pone en peligro nuestra supervivencia”.

Además, según el premier israelí, el levantamiento de las sanciones antiraníes como dicta el principio de acuerdo aportará a Irán “miles de millones de dólares”.

Netanyahu, en declaraciones al canal estadounidense NBC, mencionando su relación con el presidente estadounidense, Barack Obama, aseguró que no tenía “ningún problema personal” con él. Sin embargo, añadió: “Confío en que el presidente haga lo que él piensa que es lo mejor para Estados Unidos, pero creo que podemos tener una diferencia legítima de opinión”.

Estas entrevistas de Netanyahu en los principales canales de televisión estadounidenses se enmarcan en su campaña para “matar un mal acuerdo” hasta el 30 de junio, plazo límite que se han dado las partes para lograr un pacto definitivo entre Irán y el Grupo 5+1.

Tras el anuncio del entendimiento alcanzado entre Teherán y el Grupo 5+1, Netanyahu lo calificó de “amenaza a la supervivencia” del régimen de Tel Aviv y reiteró la firme y sempiterna oposición israelí a todo acuerdo con Irán, pidiendo, a su vez, incrementar los fulcros contra este país.

Netanyahu no ha escarmentado pese al chasco que supuso su presencia ante el Congreso de Estados Unidos (3 de marzo) para desafiar a Obama y boicotear el principio de acuerdo, entonces en preparación, y aun tiene la vista puesta en ciertos miembros del Congreso, que amenazan el pacto final con una ley que les daría capacidad de veto sobre el texto final.

No obstante, la senadora demócrata estadounidense, Dianne Feinstein, muy crítica con Netanyahu, pidió el domingo al primer ministro israelí que se contenga y consideró que el principio de acuerdo de Lausana no pone en peligro la existencia del régimen de Israel. “No pienso que a (régimen de) Israel le convenga aparecer y oponerse a esta oportunidad”, declaró.

En una postura similar, la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Marie Harf, rechazó el sábado la demanda del pasado viernes de Netanyahu, que instaba la inclusión de un reconocimiento “claro y sin ambigüedades” por parte de Teherán del derecho del régimen de Israel a existir en el acuerdo final.

El pasado 2 de abril, la jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, y el canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, presentaron una declaración conjunta en la ciudad suiza de Lausana, haciéndonos partícipes del principio de acuerdo sobre el programa de energía nuclear persa que, de hecho, garantiza los derechos nucleares de la nación iraní y propone el levantamiento de las sanciones impuestas en su contra en una sola fase.

Por otra parte, el régimen de Israel ha hecho lo posible e imposible para torpedear todo posible acuerdo: por ejemplo, el pasado 22 de marzo, envió una delegación de alto nivel a Francia para convencer al presidente francés, François Hollande, de frenar un eventual acuerdo, y perpetró operaciones de espionaje en los diálogos Irán-Grupo 5+1, que se celebraron a puerta cerrada.

El régimen de Tel Aviv, junto con sus aliados, acusa a Teherán de perseguir fines bélicos en sus actividades nucleares, mientras, recordemos, dicho régimen está en posesión de más de 200 ojivas nucleares y se niega a adherirse al Tratado de No Proliferación (TNP), tampoco permite inspecciones a sus instalaciones nucleares.

El periodista e investigador estadounidense Gareth Porter, en un informe del pasado mes de octubre, desveló que la AIEA citó documentos falsificados por el régimen israelí sobre el posible carácter bélico del programa de energía nuclear de Irán.
0No comments yet
      GIF
      New