Check the new version here

Popular channels

Caracoles africanos gigantes invaden Latinoamerica

Una especie invasora deja un rastro de campos devastados y enfermedades parasitarias de Argentina a Colombia. por Ali Hendren En 1988, en una exposición agroindustrial en Curitiba, en el sur de Brasil, caracoles gigantes africanos (Achatina fulica) fueron introducidos como una nueva fuente de comida prometedora para reemplazar los pequeños caracoles de escargot. La introducción [...]

Una especie invasora deja un rastro de campos devastados y enfermedades parasitarias de Argentina a Colombia.

por Ali Hendren

En 1988, en una exposición agroindustrial en Curitiba, en el sur de Brasil, caracoles gigantes africanos (Achatina fulica) fueron introducidos como una nueva fuente de comida prometedora para reemplazar los pequeños caracoles de escargot. La introducción en la feria fue tan ampliamente anunciada y agresivamente comercializada que los criadores, cooperativas e incluso los propietarios privados comenzaron a criar los caracoles–endémicas de África oriental–inmediatamente con kits que se vendieron en la feria.



“La finalidad era promover la cría de este caracol como alimento con la promesa de un retorno económico rápido y seguro; además del progreso social y económico que posicionaría al Brasil como el principal proveedor mundial de escargot”, dice Roberto Vogler, un científico que estudia los caracoles a lo largo de la frontera que comparte Argentina con Brasil.

Pero un mercado en Brasil de escargot en auge nunca se materializó. Muchos de los pequeños productores ni tenían los medios para procesar adecuadamente la carne ni había la demanda pública para impulsar un mercado ahora inundado. Frustradas con su inversión fallida, las operaciones fueron abandonadas y los caracoles fueron liberados en la naturaleza en cantidades abrumadoras.

Hoy, la plaga se ha extendido por toda América Latina–y no a paso de caracol. Han invadido a 24 de los 26 estados de Brasil, extendido dentro de Venezuela y Colombia, y violado las fronteras de Paraguay, Argentina, Ecuador y Perú. Presentan tanto una amenaza a la agricultura que a la salud pública.

Ritmo de los caracoles

La introducción de A. fulica para escargot en Brasil parecía prometedora. Los caracoles son más grandes que los caracoles nativos de América del Sur–hasta 8 pulgadas de largo y pesados–y crecen más rápidamente que el caracol que se suele utilizar para escargot. Los caracoles son también resistentes, capaces de vivir en una amplia gama de temperaturas y resisten exposición a la enfermedad–un desafío común para la cría de animales en locales apretados. Ellos podrían ser transportados a través de largas distancias y llegar fresco y vivo para la venta. Nada podía salir mal, debieron pensar los productores. Pero el clima y la ecología de América Latina se convirtieron en un caldo óptimo para los caracoles. Rápidamente se multiplicaron.

Un mercado en Brasil de escargot en auge nunca se materializó.
“Sudámerica posee una amplia extensión de su territorio con condiciones climáticas mínimas y adecuadas para la supervivencia de la especie”, explica Vogler, en referencia a un estudio que él y sus colegas montado recientemente. Además de los factores ecológicos, la propagación de los caracoles se ha visto agravada por los seres humanos, dice. “Podría darse mediante el traslado de ejemplares vivos junto a residuos domiciliarios, materiales de construcción, plantas ornamentales, abono orgánico, como carnada para pesca e incluso como mascota” El esperma del caracol incluso ha sido utilizado como el principal ingrediente de Baba de Caracol, una crema cosmética tópica usada en América Latina y el Caribe para el tratamiento de venas varicosas, acné y arrugas.

Y los caracoles representan una amenaza voraz a la agricultura–consumen más de 500 variedades de plantas–y sus efectos sobre el ecosistema pueden ser aún peor: los ambientes de humedales sobrepastoreo, la alteración de las propiedades del suelo y sobrepasan a especies de moluscos nativos. No tienen depredadores naturales.

“En realidad comen aparentemente todo tipo de cultivo”, dice Ricardo Combariza, biólogo de Corporinoquia, un grupo ambiental federal que supervisa los proyectos medioambientales y de energías renovables en la Colombia rural. “Los hemos encontrado en cultivos de yuca, plátano, papaya y también en cafe y cacao.”

El control de la invasión

Combariza se ha encargado de tratar de controlar los caracoles invasores–tanto por la educación de los municipios colombianos afectados y con equipos de eliminación de caracoles. En algunos casos ensuciado sus propias manos para matar a los caracoles. Señala varias precauciones que se deben tomar antes de intentar deshacerse de los caracoles: 1) el caracol debe ser identificado como el Achatina fulica invasivo 2) se deben usar guantes antes de manipular los animales 3) los caracoles deben ser asesinados, ya sea con molusquicidas o por asfixia, y dentro de bolsas de plástico 4) los caracoles deben siempre ser eliminados en sus propias bolsas de plástico.

Hoy en día muchos países de América del Sur, incluyendo Argentina, Colombia y Venezuela, han elaborado planes de gestión para el estudio de los caracoles para evitar su propagación y proteger a los ciudadanos de los riesgos de salud asociados a su consumo. Los caracoles son un vector conocido por los gusanos nematodos que pueden causar diferentes tipos de meningitis en la cabeza y el abdomen. De hecho, 42 personas han muerto en Colombia tras ser expuestos a caracoles portadores de enfermedades.

Estar en contacto con caracoles vivos o muertos, por lo tanto, no se recomienda. Expertos como Combariza sugieren que la mejora de cuarentena de carga internacional puede ser eficaz en la detección y prevención de la propagación de los caracoles. Si las poblaciones de caracoles se detectan a tiempo y son atacados agresivamente, los esfuerzos de erradicación han tenido éxito.

Han invadido a 24 de los 26 estados de Brasil, extendido dentro de Venezuela y Colombia, y violado las fronteras de Paraguay, Argentina, Ecuador y Perú.
Caracoles africanos se muestran como una de las 100 especies invasoras más peligrosas en todo el mundo de acuerdo con el Grupo de Especialistas en Especies Invasoras de la UICN. (Las especies de la lista no están clasificados, pero simplemente nominados para la distinción de “Top 100″.) En septiembre de 2011, caracoles Achatina fulica se encontraron incluso en Miami, Florida, lo que provocó un esfuerzo inmediato, basado en molusquicidas, y en gran medida el exterminio fue exitoso. Hawaii ha tenido menos suerte.

Roberto Vogler, el científico de especies invasoras de Argentina, mira a la invasión como una cuestión compleja para América Latina. “Algunos de nuestros países tienen pleno conocimiento de la presencia de la especie, y sus organismos gubernamentales actúan en consecuencia para minimizar los impactos de la especie, mientras que en otros países no se ha confirmado su presencia aún, más allá de la existencia de informes no oficiales sobre su ocurrencia” Si América Latina quiere protegerse, dice Vogler, los países tienen que asegurar sus fronteras y evitar la dispersión de los caracoles a nuevas áreas. Mientras tanto, Ricardo Combariza continuará visitando a las regiones rurales de Colombia para enseñar a las autoridades cómo deshacerse de los caracoles. Él, al igual que América Latina, enfrenta una batalla cuesta arriba contra una plaga pequeña pero persistente.

Reportaje y edición por Aleszu Bajak.
0
0
0
0No comments yet