Check the new version here

Popular channels

Casco inteligente al estilo iron man

Antes que nada aclaro que vivo en australia y tengo gente conocida trabajando en el estado mayor conjunto de las fuerzas armadas Argentina .!

Fecha: 25 FEB 15
Fuente: Prensa – The Sydney Morning Herald (Sydney)

EL REVOLUCIONARIO CASCO INTELIGENTE DE LOS PILOTOS DEL F-35 JOINT STRIKE FIGHTER COSTARA LO QUE UNA BOMBA.

Podría decirse que es la pieza de traje más cara jamás producida y la más compleja técnicamente y antes de que cualquier piloto de la Real Fuerza Aérea de Australia (RAAF) dé un paso dentro de la cabina del nuevo avión de combate Joint Strike Fighter (JSF) tendrá que estar equipado con un casco de vuelo hecho a medida de $ 770,000 dólares.

Con el compromiso del gobierno australiano de comprar 72 de los polémicos JSF a un costo de $ 12.4 mil millones, la cuenta de estos cascos inteligentes por sí sola podría superar los $ 55 millones de dólares. Y eso si sólo hay un piloto por avión ya que, por regla general, una fuerza aérea entrenará más pilotos que aviones existentes en una flota.



Embalado con dispositivos electrónicos y sensores, el Casco Montado con Sistema de Visualización (HMDS- Helmet Mounted Display System) de 2,25 kg. y hecho a base de fibra de cáscara de carbono, bombea data observacional en el casco, convirtiendo la visera en una pantalla de visualización ubicada a milímetros de la cara del piloto.

El efecto no es diferente al sistema de visualización visto en la visera del personaje de ficción de Tony Stark, en las películas de Iron Man.

La palabra de moda es "conciencia situacional". Los pilotos pueden visualizar una visión de 360 grados para determinar una multitud de amenazas y opciones. Y la tecnología de realidad virtual otorga un tipo de visión de rayos X, lo que permite a los pilotos "mirar a través del suelo de la cabina” como si el marco de los aviones fuera transparente.


"El piloto tendrá una hermosa “visión de Dios” de lo que está pasando", dijo el Teniente General de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Mike Hostage, a la página web de Defensa. "Es una cantidad impresionante de información".

Se necesita una sesión de cuatro horas, repartidas en dos días, para adaptarse a un casco. El paquete de la óptica en el visor de pantalla debe estar alineado con una distancia de dos milímetros exactos del centro de las pupilas de cada uno de los pilotos.

El avión de combate no funcionará si el casco está funcionando mal y si el casco no está hecho a la medida del piloto. Y no hay repuestos. Cada piloto sólo tendrá un casco.

Los cascos reciben datos de seis sensores electro-ópticos del Sistema de Apertura Distribuida (DAS- Distributed Aperture System) que se encuentran localizados en el cuerpo del avión. Estos sensores, que son objetos cilíndricos integrados con múltiples lentes, son del tamaño de una luz de jardín.

"No podemos hablar en detalle acerca de lo que está ahí, pero lo que hay ahí es increíblemente sofisticado", dijo Sonny Foster, el director de ventas de Asia Pacífico para Rockwell Collins Australia.

Alrededor del 40 por ciento de los sensores DAS 1080 que serán fabricados en los próximos 12 meses serán producidos en el suburbio Lane Cove de Sydney por la contratista filial local de la industria aeroespacial y de defensa estadounidense.

Foster admitió que no existía la propiedad intelectual de Australia por los sensores y que podría haber sido construida en cualquier parte del mundo. Pero también dijo que la filial compitió contra otros países y otra parte de la empresa" para ganar el derecho a basar las operaciones en Sydney.

Si bien los representantes locales de la empresa se negaron a poner un precio en el casco, el muy respetado sitio web, Ars Technica, informó que el modelo de la tercera generación de HMDS actualmente cuesta $ 600,000 dólares americanos cada uno, esto es, sin incluir "la integración de software con los sistemas de la aeronave".

La compañía agregó que esperaba que el precio bajara a medida que la producción se intensifique. Un portavoz del Departamento de Defensa se negó a verificar la etiqueta de precio, diciendo que el asunto era comercial, pero en confidencia.

John "Bama" Montgomery, ex piloto de combate y piloto de drone, explica por qué los seres humanos aún se necesitan para volar misiones de combate.

Producido por Lockheed Martin, los aviones de combate JSF reemplazarán la flota de Australia de F / A-18 Hornet, listos para ser retirados en 2022.

Está estipulado que el primero de los 72 F-35 de la RAAF llegue a Australia en 2018 y entre en funcionamiento en 2020-2021. El Mayor Andrew Jackson, el primer piloto australiano de F-35, comenzó su entrenamiento en la Base Aérea Eglin de Florida, en enero.

El programa JSF ha estado plagado de problemas técnicos y explosiones masivas en sus costos, por lo que es el proyecto militar más caro de la historia americana.

El Diputado del gobierno, Dennis Jensen, marcó el año pasado el compromiso de su gobierno para con el proyecto JSF como un "gran escándalo nacional" y "peor que una vergüenza".
0
0
0
0No comments yet