About Taringa!

Popular channels

Caso Arruga: "CFK está manchada con sangre de Luciano"

Cristina también está manchada con sangre de Luciano”

Así se pronunció Mónica Alegre, la madre del joven que estuvo casi 6 años desaparecido. “Ahora no quiero que ningún funcionario nombre a mi hijo, porque el nombre les queda grande a todos ellos”, disparó. Fue durante una entrevista con la revista de cultura villera La Garganta Poderosa, donde además reveló que resistió “porque todavía tenía esperanza”.



Mónica Alegre, madre de Luciano Arruga, se muestra gritando en la tapa del último número de la revista de cultura villera La Garganta Poderosa. Y en la contratapa, muchas personalidades acompañan al lema “A Luciano lo mató la Policía”, sosteniendo cada uno un cartel con la frase “Yo sabía”.

Entre las figuras, se encuentran el Indio Solari, Nora Cortiñas, Osvaldo Bayer, Gustavo Cordera, Víctor Hugo Morales, Damián Szifron, José Pablo Feinmann, Beto Casella, Félix Diaz, Mex Urtizberea y Fernán Mirás, entre otros.

En la revista de cultura villera La Garganta Poderosa, Mónica tuvo palabras para recordar cuando el “Negro”, en una de esas charlas que tuvieron, le pidió que cuidara de Vanesa: “Lu solía pedirme que, si alguna vez él no estaba, yo protegiera a su hermana. De hecho, recuerdo un día en particular, en el que esa conversación duró un buen rato, porque él necesitaba desesperadamente que le dijera que sí... Con sus palabras, me dijo todo, pero yo no lo vi”.

Madre del dolor, Mónica Alegre, expresó la intacta ilusión de encontrar vivo a su hijo a pesar de los casi seis años que estuvo desaparecido: “Si bien siempre fui consciente de lo que pasó, a veces, muy en el fondo, tenía prendida esa lucecita de esperanza. Y de tanto en tanto, me preguntaba: ‘¿Si la gente se equivocó? ¿Si lo dejaron tirado y alguien lo ayudó? ¿Si lo dejaron mal y se perdió? ¿Mirá si un día vuelve y yo no estoy?’. Aunque más no fuera una mínima posibilidad, eso me mantuvo de pie, para llegar hasta acá”.

Además, contó cuánto aprendió de su hijo: “A nosotros siempre nos faltaba el mango, pero él me robaba huevos para llevárselos a sus amigos porque tenían hambre. Si yo tenía cuatro papas, él se llevaba dos. Y si tenía seis huevos, se llevaba tres, ‘porque mis amigos no comieron y nosotros conseguimos, má. Yo cirujeo y consigo, pero ellos no comen hace dos días, má. Vos después le pedís a la abuela o a Vane, pero estos pibitos no tienen mamá ni papá, y nosotros te tenemos a vos’. Ese era Luciano, el pibe solidario que priorizaba las necesidades de los demás”.

Y ahondó sobre otra anécdota que profundiza el dolor: “Una vez, cuando era chiquito, íbamos por Flores y el sol estaba muy fuerte, pero igual se quedó parado en esas calles donde hay grandes marquesinas antiguas: ‘Mirá cuando mi cara esté acá y la gente se pare a verme, qué orgullo, ¿no?’. Entonces, yo le decía: ‘Vos estudiá y terminá el colegio, que ese va a ser mi mayor orgullo’. Él insistía con que iba a estar en afiches gigantes, que iba a ser famoso, que su cara iba a estar por todos lados y que las chicas se iban a dar vuelta para mirarlo”.

“Como buena madre, yo lo ponía sobre la tierra: ‘Mirá, Luciano, si vos no estudiás, sólo se van a dar vuelta para darte monedas’, le dije un día. Y en vez de enojarse, me chicaneó: ‘Ya vas a ver cuando te paren a vos, para preguntarte si sos Mónica, la mamá de Luciano Arruga, y te den el asiento gracias mí’. Es muy loco, pero ahora eso me pasa en muchos lugares, y no porque sea linda, ni agraciada, ni por tener un cuerpo voluptuoso, sino justamente por eso, por ser la mamá de Luciano Arruga, mi gran orgullo”.

También se refirió al silencio que mantuvo el Gobierno nacional durante casi 6 años por el caso de su hijo: “A esta altura, Cristina (Fernández de Kirchner) no puede decir nada porque también está manchada con sangre de Luciano. Ahora no me sirve, y no quiero que ningún funcionario nombre a mi hijo, porque el nombre de Luciano Arruga les queda grande a todos ellos. Los responsables son unos soretes y se los voy a decir si los tengo frente a frente, porque yo sé que los grandes medios jamás van a decir que todos los ministros son unos garcas”.

El encuentro con Mónica Alegre se publica en el cuadragésimo tercer número de La Garganta Poderosa que ya está en las calles, y que llega a todos los kioscos del país. Además, la edición de noviembre tiene en sus páginas un encuentro con el director de cine y televisión Damián Szifron, quien le pone freno a la ciencia ficción cuando se vende como sistema: “A mi criterio, la desigualdad no es accidental; está diseñada, sostenida y alimentada por sectores muy reducidos que se benefician directamente de ella”.

Además, una nota con la actriz Cecilia Roth, que se expresó acerca de la polémica premiación que recibió el conductor de ShowMatch como ‘Personalidad destacada de la Cultura’ por parte del Gobierno de la Ciudad: “Si el premio a Marcelo Tinelli no es chiste, realmente es una pesadilla”.

También, una íntima entrevista a la actriz Julieta Díaz, quien criticó fuertemente la violencia de género: “Pegarle a una mujer es como pegarle a tu madre”. Y una charla con Jonás Gutiérrez, exmediocampista de Vélez Sársfield, sobre el cáncer contra el que luchó en el último tiempo: “Mi única estrategia es ir para adelante”.

La Garganta es una cooperativa de trabajo de La Poderosa (www.lapoderosa.org.ar), una fuerza social de militantes anónimos y voluntarios, complementaria a las propuestas partidarias populares, que se construye desde las villas, buscando transformar la realidad a través de la organización y la unión vecinal con asambleas barriales, trabajo colectivo, actividades de educación popular y generación de cooperativas de trabajo, para actuar sobre las problemáticas de los barrios y caminar hacia una sociedad justa e igualitaria.


EN ESTE POST, TODOS PUEDEN COMENTAR

♪♫ Magneto, Magneto, Magneto corazón, Acá tenes los pibes para la destitución ♪♫
0No comments yet
      GIF