About Taringa!

Popular channels

Catamarca, una lección

Catamarca y una dura lección para el kirchnerismo



El triunfo del Frente Cívico y Social sobre el Frente para la Victoria en la provincia de Catamarca, es un cruel mensaje para el kirchnerismo de cara a las elecciones legislativas de octubre. Por qué el nerviosismo reina dentro del seno del matrimonio presidencial, y por qué Catamarca puede ser el principio del fin para la hegemonía K en la Argentina



La victoria del día de ayer en la provincia de Catamarca del Frente Cívico y Social, apadrinado por el gobernador provincial, Eduardo Brizuela del Moral, sobre el Frente Justicialista para la Victoria , que fue a la elección bajo el cuño del ex presidente y actual titular del Partido Justicialista, Néstor Kirchner, en un frente que incluía a personas tan dispares como el cuñado presidencial Armando “Bombón” Mercado, el líder gastronómico Luis Barrionuevo, o el senador nacional y ex mandatario provincial, Ramón Saadi.

Esta dura derrota sufrida por el oficialismo, más allá de la levedad que marcó la Casa Rosada desde anoche a este resultado, está marcada por la gran importancia que el matrimonio presidencial le dio a la misma, llegando a ir la Jefa de Estado prometer dinero a los intendentes justicialistas catamarqueños a pocos días de las elecciones, y el propio Néstor Kirchner fue el pasado jueves a cerrar la campaña de los candidatos peronistas, tratando de dar un envión final a sus candidaturas, más allá de las encuestas negativas que el propio kirchnerismo manejaba con antelación, y que le preveían este desenlace final.

El gobernador Eduardo Brizuela del Moral contó con el apoyo tácito del vicepresidente Julio Cobos, un aliado histórico desde las épocas de la fallida Concertación Plural planeada y ejecutada por Néstor Kirchner, por lo cual el significado de esta derrota también tiene mucho que ver con la batalla “a muerte” que viene manteniendo el matrimonio presidencial con el mendocino desde su famoso voto “no positivo” en el Senado de la Nación.

Personas del riñón más cercano al gobernador catamarqueño, ante la consulta de esta agencia, se encargaron de remarcar que el mandatario estaba obsesionado con “ganarle solo” a los Kirchner, y que le pidió por favor a Cobos que no bajara a sus tierras, para no caer en la tentación kirchnerista de nacionalizar la elección. “Yo soy tu amigo Julio y te quiero, pero en estas elecciones voy solo, para demostrarle a estos tipos que no nos pueden joder así como así”, cuentan en Catamarca que le dijo Brizuela del Moral a Cobos al momento de fundamentar su decisión de enfrentar solo al aparato kirchnerista.

A la vista de los resultados, la táctica empleada por el gobierno nacional a la hora de aliarse a antiguos enemigos, como Barrionuevo o Saadi, le trajo aparejado la pérdida de credibilidad entre la población, que vio en esa jugada una gran desesperación por parte de los Kirchner con tal de derrotar a un aliado del vicepresidente. Más que juntar votos, esto llevó a que muchos independientes que estaban con Kirchner y habían vuelto al Justicialismo por su decisión de pelear contra el reinado del gastronómico y del ex mandatario, se alejaran del oficialismo y no participaran de esta elección, por considerar que se los había defraudado desde la Casa Rosada.


Datos Generales de toda la Provincia



Mesas: 652, Mesas Cargadas: 640, Datos actualizados: Lunes, 09 de Marzo de 2009 01:05:03

Esta elección muestra a las claras que ya no se está comprando fácilmente al discurso oficial, y que más allá de las promesas, de las entregas de dinero, subsidios, colchones, bolsones de comida, chapas, ladrillos, etc, que se hicieron por parte de personas que provenían del oficialismo nacional a la población catamarqueña, y que lo peor de la política se hizo presente en estas elecciones, por lo que los catamarqueños optaron por no comprar más esta forma de manejarse desde la conducción política, y el castigo se dio democráticamente en las urnas.

El intendente de José C. Paz, Mario Ishii, fue el enviado por parte del patagónico para comandar todas las actividades K en la última semana. De ahí que se hayan alquilado más de 1.000 autos para que se pudieran trasladar a todos los manifestantes y militantes del peronismo a sus lugares de votación el día de elección, hicieron acordar a las escenas que se viven en cada elección en el conurbano bonaerense, por lo que muchos analistas marcaron que la ventaja mayor que sacó el Frente Cívico y Social en los últimos días fue también un castigo a esta forma de hacer política que ha cansado a la mayor parte de la población.

El nerviosismo se apodera del matrimonio presidencial, que no ve una perspectiva favorable para el oficialismo de cara a las elecciones legislativas del mes de octubre. Públicamente los enviados oficiales se encargan de remarcar que desde el kirchnerismo no están nerviosos ante estos resultados, sino que están muy tranquilos, ya que para octubre esperan ganar por “amplio margen” al armado opositor. La realidad marca todo lo contrario, ya que quienes conocen bien a la pareja K, dan por sentado que los mismos no pararán hasta ver que las encuestas empiecen a serle propicios, y que invertirán todo lo que sea necesario para que así sea.

Los nervios llevaron a que el kirchnerismo hiciera alianzas con enemigos históricos de su proyecto político, con tal de poder llegar a la victoria en rincones del país, que como Catamarca, le son adversos a sus intereses. Este nerviosismo lleva a que se efectúen cualquier tipo de acciones con tal de llegar a resultados positivos, sin pensar en que es bueno o malo para el país, ya que importa más los intereses propios que el bien de todos los argentinos.

Las elecciones de ayer pueden llegar a ser el principio del fin para el modelo de conducción política que se instaló en el país en el año 2003, y ser la punta para un cambio político en nuestro país. Esto es algo que preocupa de sobremanera al matrimonio presidencial, ya que ante la luz de las encuestas adversas que se ven día a día en todos los territorios de la Argentina , apelan a manotazos de ahogado, demostrando que son capaces de realizar cualquier tipo de acción con tal de mantenerse en lo más alto del poder en nuestro país.

La hegemonía K se encuentra en grave peligro, y eso pone más que nerviosos al matrimonio presidencial. Es necesario que desde el poder se den cuenta que la vieja forma de hacer política ya no corre más en nuestro país y se apele a nuevas formas de acercarse a la gente, dejando de lado las dádivas hacia los pobres y se recurra a la inteligencia y a los proyectos para captar voluntades. Sólo de esa manera la Argentina podrá volver a tener crecimiento y dejará de estar en el estado de total. Estancamiento y debilidad en el que se encuentra en la actualidad.

FUENTE
0No comments yet