Check the new version here

Popular channels

Cavallo: "El ajuste que viene es inexorable"

"No importa lo que digan los candidatos, el ajuste que viene es inexorable"




Correcta la apreciación de Domingo Cavallo: no hay que mirar lo que dicen los candidatos sino lo que hacen. Todos conocen que los números de la economía son pésimos y, por lo tanto, discutir acerca de si habrá o no ajuste es debatir sobre el sexo de los ángeles. El ajuste es inexorable y, en todo caso, la cuestión es cómo se prepara cada uno para semejante circunsstancia. El ex ministro de Economía dialogó con Urgente24 Radio (Concepto FM 95.5) sobre la catástofe económica que dejará como legado el kirchnerismo y, además, reflexionó acerca de la gran crisis institucional que se produjo en la Argentina en el año 2001. Esto último no fue un capricho de Urgente24: en 2001 se intentó evitar el ajuste, y éste ocurrió más tarde, en forma terrible. ¿Por qué Fernando De la Rúa y José Luis Machinea intentaron evitar el ajuste? ¿Acaso temían perder el apoyo de la fuerza polítia que había ganado las elecciones? Una tontería porque de todos modos perdieron el aval, y así fue como llegó Cavallo al Palacio de Hacienda. Es bueno debatir lo que sucedió para que no vuelva a ocurrir.

Cavallo: "Muchas de las cosas que están pasando ahora, como el gran déficit energético, los desequilibrios en los precios relativos, el atraso tarifario, los problemas de doble mercado cambiario, tienen que ver con lo mal que quedó organizada la economía a principios de 2002."
"(...) el margen de maniobra para Scioli será menor que el de Macri, porque al no poder avanzar en la eliminación inmediata del cepo y en la remoción de las fuertes distorsiones que hoy desalientan el comercio exterior y las inversiones, el cambio de política exterior será más dificultoso.

Para poder entrar en negociaciones promisorias, del tipo de las que Chile, Colombia, Perú y México han conseguido por la vía bilateral, será necesario que Argentina consiga transformar al Mercosur en un área de libre comercio, sin prácticamente restricciones cuantitativas ni arancelarias, al mismo tiempo que se anula el compromiso de tener una política comercial externa conjunta. A Brasil también le conviene transformar la muy imperfecta unión aduanera que hoy pretende ser el Mercosur, por una verdadera y completa área de libre comercio. Así lo había pregonado Aesio Neves en su campaña y, ahora, con el giro al que las circunstancias han obligado a Dilma Rousseff, estoy seguro de que el nuevo equipo económico también lo entiende necesario. Demás está decir que hace mucho que tanto Uruguay como Paraguay han advertido la inconveniencia de estar trabados por el arancel externo común para poder avanzar en negociaciones bilaterales en la dirección en que lo han hecho los miembros de la Alianza del Pacífico.

Ojalá los asesores de Scioli en materia de política exterior le adviertan sobre los condicionamientos que la política económica del Kirchnerismo puede significar para una buena reinserción de Argentina en el Mundo. Estoy seguro de que no querrá correr el riesgo de que con él como Presidente, la Argentina se aproxime aún más a ser lo que hoy es Venezuela."
Domingo Cavallo


CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). “Creo que los candidatos de la oposición tienen miedo de que el gobierno los ataque si dicen que va a ocurrir un fuerte ajuste. Ahora, los ajustes a los grandes desequilibrios que se han creado, se van a producir gane quien gane las elecciones. El tema es cómo se hace un ajuste: si lo hacen con sinceridad, explicándole a la gente porqué son necesarios. La gran ventaja que tienen los candidatos de la oposición es que pueden responsabilizar al gobierno que se va, por haber creado por un período largo este desequilibrio. (Daniel) Scioli va a estar condicionado porque va a llegar con el apoyo del ‘cristinismo’ y eso le va a dificultar encarar bien los cambios”, reflexionó el ex ministro de Economía, Domingo Cavallo, en Urgente24 Radio, sobre la inexorable situación de ajuste económico que deberá llevar adelante cualquiera que asuma como nuevo Presidente el 10/12.

Luego se refirió a la gran crisis económica que atravesó la Argentina en el año 2001 y que podría haberse evitado: “En realidad el ajuste que era ineludible en aquel momento se hubiese podido producir de una manera menos costosa como una caída del salario real muy inferior a la que realmente se produjo, como se produjo en el año 2002 y sobre todo sin desorganizar en forma completa la economía como ocurrió con la pesificación y las medidas que se tomaron desde el primero de enero del 2002. Muchas de las cosas que están pasando ahora, como el gran déficit energético, los desequilibrios en los precios relativos, el atraso tarifario, los problemas de doble mercado cambiario, tienen que ver con lo mal que quedó organizada la economía a principios de 2002”.

El diálogo en Urgente24 Radio:

Edgar Mainhard: -Domingo Cavallo, vi que rediseñó el sitio ‘cavallo.com.ar’, lo felicito.

Domingo Cavallo: -Es muy fácil rediseñar el sistema que uso yo, uno de mis hijos lo hizo.

EM: -Miraba el primer post que planteó y es sobre el cambio en el frente externo, que inevitablemente ocurrirá aún cuando gane Scioli. Hubo un post anterior y es cómo el próximo gobierno deberá enfrentar un contexto diferente externo desde el 2003 para acá, el efecto de viento de cola y usted dijo “que el que viene, le guste o no le guste, va a tener que enfrentar una realidad distinta”. Los candidatos no hablan de esto. ¿Por qué está ocurriendo esta falencia en el debate?

DC: -Creo que los candidatos de la oposición tienen miedo que el gobierno los ataque por vía de que dicen que van a ser un fuerte ajuste. Ahora los ajustes a los grandes desequilibrios que se han creado, se van a producir gane quien gane las elecciones. El tema es si los hacen con sinceridad explicándole a la gente por qué son necesarios. La gran ventaja que tienen los candidatos de la oposición es que pueden darle responsabilidad al gobierno que se va, por haber creado por un período largo este desequilibrio. Scioli va a estar condicionado porque va a llegar con el apoyo del ‘cristinismo’ y eso le va a dificultar encarar bien los cambios. Todos van a tener que introducir los ajustes. Hay un desaliento a las exportaciones y en el primer trimestre cayeron el 16%. Hablaban de una caída del 6% y en lugar de eso cayeron más. Ninguna empresa industrial puede cotizar como para seguir exportando. Si bien hubo una cosecha de soja record, los productores de soja van a liquidar y exportar sólo lo necesario para afrontar los gastos de los próximos meses. Cualquier exportador lógico va a demorar el embarque. La situación va a ser insostenible. El cambio es inexorable y el asunto es con qué margen de acción va a poder operar el nuevo Presidente.

EM: -El FpV tuvo un gran éxito semántico, al apoderarse y reinterpretar según su conveniencia, 3 conceptos: ‘progresismo’, como que son sólo ellos pueden serlo; estigmatizaron la palabra 'represión', tal como si toda represión fuese mala, y demonizaron el 'ajuste' como si ‘todo ajuste es malo’, lo cual también es falso porque si hay desequilibrios ¿cómo se va a equilibrar lo que está equilibrado si no se ajusta? Eso tampoco lo entienden los presidenciables.

DC: -En una etapa electoral, los candidatos, están muy condicionados por los esquemas de comunicación. Tienen los asesores políticos que algo saben de campaña y les dicen que de ciertos temas no hablen. Lo importante es que una vez que uno sea elegido tenga la valentía de tomar las decisiones imprescindibles y que lo haga al principio de la gestión porque si sigue durante un cierto tiempo acentuando los desequilibrios se va a encontrar con que quizás ya sobre las elecciones parlamentarias de medio tiempo, va a tener que tomar decisiones muy difíciles, que le van a significar la pérdida total de apoyo. Un Presidente que no tenga apoyo de la gente, es muy difícil que pueda enderezar una situación tan compleja.

EM: -Hemos entrevistado a Ceferino Reato, quien presentó un libro que se llama “12 Noches”...

DC: -Sí, leí ya el libro.

EM: -Justamente una de las preguntas que nos hacíamos era qué pensará Cavallo de la historia que cuenta Reato.

DC: -Está muy bien, lo he leído completo. Creo que describe muy bien lo que pasó en esas 12 noches. Lo que le dije a Ceferino, a quien le envié mi opinión por email, es que falta una descripción adecuada de lo que pasó en los días previos al 19 y 20 de diciembre, donde se pone de manifiesto que fueron los propios radicales de la provincia de Buenos Aires, gente que respondía a Raúl Alfonsín, pero que hicieron imposible una solución ordenada de los problemas que estábamos enfrenando. Eso lo expliqué en un artículo que escribí y fue una denuncia en abril de 2002 titulado: “el golpe institucional del 19 al 31 de diciembre del 2001”. Para mi el golpe no fue un episodio del 19 y 20, sino que se prolongó hasta que llegó Duhalde al gobierno porque uno de los objetivos del golpe fue reemplazar a De La Rúa por un gobierno que fuera una coalición entre Duhalde y el radicalismo bonaerense.

EM: -¿Usted cree que eso puede volver a ocurrir en algún momento en la Argentina? Habrá otro ajuste...

DC: -Espero que no y un libro como el de Ceferino Reato puede servir para que se vean los sin sentidos de ese tipo de golpe. En realidad el ajuste que era ineludible en aquel momento, se hubiese podido producir de una manera menos costosa como una caída del salario real muy inferior a la que realmente se produjo, como se produjo en el año 2002 y sobre todo sin desorganizar en forma completa la economía como ocurrió con la pesificación y las medidas que se tomaron desde el primero de enero del 2002. Muchas de las cosas que están pasando ahora, como el gran déficit energético, los desequilibrios en los precios relativos, el atraso tarifario, los problemas de doble mercado cambiario, tienen que ver con lo mal que quedó organizada la economía a principios de 2002.

EM: -A mí lo que me da temor en el futuro es que estamos frente a una situación de ajuste otra vez y si la sociedad no acompaña tal como acompañó en el Plan de Convertibilidad en 1991 y no hay un compromiso de los dirigentes políticos, el ajuste fracasa y cuando fracasa pasan cosas tan terribles como las del 2001.

DC: -Ese es un peligro pero espero que lo traumático que fue esa experiencia a leerte sobre la necesidad de que funcionen bien los mecanismos institucionales, creo que en ese sentido el radicalismo debería ser una suerte de garante de que funcionen las instituciones republicanas y en aquel momento, una parte importante de ellos, la que tenía mas influencia, estuvo totalmente apartado de esos principios que venían pregonando. Espero que no ocurra esto en el futuro. Con respecto al peronismo, sabemos que nunca fue respetuoso de las instituciones, salvo en el período de Menem, que era una combinación de un dirigente político peronista pero que tenía más respeto por el funcionamiento de las instituciones con sus limitaciones. El afán suyo por una re-reelección fue un error grave. Hay una responsabilidad institucional del radicalismo, ahora que se han aliado con el PRO, liderado por Ernesto Sanz, puede ayudar a que se reconstituyan bien las instituciones de la República. Ojalá nunca se reproduzca aquella violación de los propios principios republicanos que significó el golpe del 2001.
0No comments yet
      GIF
      New