Check the new version here

Popular channels

CFK: “El crecimiento realizado por la Argentina entre 2004 y

CFK: “El crecimiento realizado por la Argentina entre 2004 y 2011 es el tercero a nivel global en calidad de crecimiento”






ENGAÑOSO


Cristina Kirchner habló del crecimiento argentino

En su discurso frente a la Asamblea General de la ONU, la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, enumeró hechos que considera logros alcanzados por el Gobierno nacional, como la reducción de la pobreza y la indigencia “a un sólo dígito”, citando los datos del INDEC. Además, mencionó las conclusiones de un documento publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI): “Hoy el propio FMI reconoce que el crecimiento económico realizado por la Argentina entre el año 2004 y 2011 es el tercero a nivel global en calidad de crecimiento”.

El país se ubica en esa posición, pero sólo entre 93 naciones en vías de desarrollo y no “a nivel global”. Vale la pena agregar que el estudio que sirve como fuente toma los datos de crecimiento de la economía argentina del INDEC, que está cuestionado por los especialistas en el tema.

https://s.yimg.com/rx/builds/4.57.0.1412195036/assets/player.swf

El dato mencionado por la Presidenta surge del documento de trabajo “Un índice de calidad del crecimiento para los países en desarrollo”, publicado en septiembre de 2014 por la Oficina del FMI en África. Como señala su título, se trata de un análisis estadístico de 93 países en vías de desarrollo y no de todo el mundo, aspecto que dio a entender la Jefa de Estado al comparar la posición argentina “a nivel global”.

En el texto, los economistas Montfort Mlachila, René Tapsoba y Sampawende Tapsoba proponen un índice de calidad de crecimiento (QGI, por sus siglas en inglés), que combina variables económicas con indicadores de dimensión social, como la educación y la salud. Y, utilizando los datos de los estos 93 países de ingresos medios y bajos, el organismo internacional publica un ranking de “crecimiento inclusivo” dividido en períodos de cuatro años.


En el último período medido (2005-2011), la Argentina se ubica en el tercer lugar, como afirmó la Presidenta, con un índice de calidad de crecimiento de 0.830. Los países en vías de desarrollo que la superan son Bulgaria (0.843) y China (0.842). En este indicador, cuanto más cercano a cero se encuentre, menor calidad de crecimiento tendrá el país; por el contrario, cuanto más cercana a uno esté la cifra, mayor será la calidad de crecimiento de dicha nación.   

Al hacer la comparación regional, nuestro país sí se ubica por encima de todos los países latinoamericanos estudiados, entre ellos, Uruguay, Colombia, Brasil y Chile. Los tres países con la calificación más baja son africanos: la República de Níger, la República Centroafricana y Chad.

El informe aclara que, en todos los casos, el índice varía mucho entre períodos, países y niveles de ingreso. En este sentido, para el período 1990-1994 la Argentina comenzó ubicándose en el cuarto lugar del ranking, y luego fue descendiendo hasta llegar al puesto N°12 en 2000-2004. Con los últimos resultados, el país volvió a acercarse a los niveles de su posición inicial.

Problemas con la fuente oficial

“Metodológicamente es un aporte, pero se debe tener cuidado con los datos que usan los organismos internacionales”, observó a Chequeado Ariel Coremberg, profesor de Crecimiento Económico de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y especialista en el tema, respecto de las fuentes del documento publicado por el FMI.

Hay que ir a la página diez para entender “que las conclusiones de este estudio se extraen a partir de diversos bancos de datos, incluyendo la base de datos del FMI [N. de R.: World Economic Outlook database] y del Banco Mundial [N. de R.: World Development Indicators database]”, entre otras fuentes. Ambos organismos internacionales no utilizan mediciones propias sino que se proveen de los datos que brindan los institutos oficiales de cada país. En el caso de la Argentina, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

“El FMI en cualquier estudio que haga sobre la Argentina solamente puede usar datos oficiales, con lo cual es muy probable que el estudio esté viciado por eso”, coincidió Luciano Cohan, economista Jefe de la consultora Elypsis.

El organismo internacional emitió una moción de censura en 2013 por la falta de confiabilidad de las estadísticas oficiales, pero en su base de datos continúa utilizando el PBI base 1993 del INDEC.

“El problema es que el primer dato, que es el fundamental, está cuestionado desde la intervención del INDEC en 2007. Y está demostrado que desde ese año hasta 2012 el país creció a la mitad que lo que informó el dato oficial”, recordó Coremberg, quien realizó estimaciones de PBI como coordinador del Proyecto Medición de Productividad, Competitividad y Fuentes del Crecimiento de la Economía Argentina (Arklemns), un proyecto global, y las publicó en este paper.

El Banco Mundial (BM), por su parte, aclaró en su propia página que “fuentes alternativas han demostrado un crecimiento económico real menor y una inflación más alta que los datos oficiales desde 2008. En este contexto, el Banco Mundial está utilizando fuentes alternativas de datos y estimaciones para el seguimiento de los avances macroeconómicos en la Argentina”.

Sin embargo, el economista y profesor de la Universidad Nacional de La Plata Martín Tetaz señaló: “El BM no cambió nada: como deflactor del PBI [N. de R.: es el cociente entre el PBI en términos nominales y el PBI en términos constantes] usan exactamente los mismos números oficiales del INDEC y por eso los datos de crecimiento son exactamente los mismos que el PBI base 2004. Además, la parte del IPC la tienen en blanco. En síntesis, declaran una cosa, pero los números que publican dicen otra”, criticó.

El índice de calidad de crecimiento (QGI, por sus siglas en inglés) del FMI contempla siete variables: la tasa de crecimiento, su variabilidad, la diversificación de las exportaciones y el coeficiente de apertura exportadora, además del porcentaje de la población que alcanzó el nivel primario completo, la expectativa de vida al nacer y la tasa inversa de mortalidad infantil.

Estos últimos tres indicadores se incluyen porque, según sostienen Mlachila, René Tapsoba y Sampawende Tapsoba, “el alto crecimiento por sí solo no conduce necesariamente a los buenos resultados sociales. Importa si el crecimiento es inclusivo o no. Por lo tanto, la inclusión es un elemento esencial de cualquier estrategia de crecimiento exitosa”.

El FMI publicó recientemente un comunicado donde reconoce a las autoridades argentinas la implementación de acciones para “remediar la provisión de datos inexactos”, en referencia al nuevo IPC-Nu y el PBI base 2004. Aunque prevé una nueva revisión de los cambios llevados adelante por el instituto oficial para noviembre de este año.

Respecto de la nueva metodología difundida por el INDEC, que utiliza el Censo Económico de 2004 como año base para el cálculo del PBI, Coremberg advirtió: “Se deduce de la nueva metodología publicada que ahora tiene mayor peso, directo e indirecto, en la estimación del PBI el cálculo de la inflación, por lo que las mediciones adulteradas pasan a distorsionar de manera más importante el indicador, cuando antes no impactaban”.

“El primer componente está sobreestimado del dato real y la variabilidad del crecimiento también va a estar distorsionada. Por lo tanto, en el período 2005-2011 el posicionamiento en el ranking de la Argentina está exagerado”, concluyó.
0
0
0
1
0No comments yet