Popular channels

CFK optó por pagar la tasa más alta del mundo

A UN ALTO COSTO, LA PRESIDENTA APOSTÓ A LA TRANQUILIDAD FINANCIERA






La sorpresiva decisión de salir a buscar dólares frescos le permite al gobierno llegar a fin de año con más aire financiero en un 2015 electoral, aunque comprometerá a las futuras administraciones a pagar altas tasas de interés.

En su intento por llegar sin turbulencias al 10 de diciembre, la administración de Cristina Fernández prefirió pagar la tasa de interés más alta del mundo (casi 9% en dólares) pero obtener las divisas necesarias para siquiera aproximarse a un nuevo default.

Así, decidió tomar unos 3.000 millones de dólares, entre el bono Bonar 24 y el título de YPF, a una tasa cercana a los dos dígitos, que prácticamente resuelve las necesidades de financiamiento de aquí a fines del 2015.

La señal es clara: Cristina no quiere hacer olas y aspira terminar su mandato con el consumo en el nivel más alto posible y las obligaciones financieras cubiertas.

El gobierno, que machacó con la política de desendeudamiento durante años, llega al final celebrando lo contrario, ya que sale a tomar más deuda para hacer frente a obligaciones.

Al Bonar 24 emitido esta semana por 1.416 millones de dólares se suman los dólares que aportará YPF (1.500 millones).

Incluso, el jefe del Banco Central, Alejandro Vanoli, insinuó la posibilidad de realizar nuevas emisiones en lo que resta del año. Ya fueron lanzadas, además, varias emisiones de bonos en pesos atados al dólar.

En la nueva lógica de Axel Kicillof y los suyos, acceder a financiamiento voluntario no sólo es demostrar que el sistema financiero global sigue confiando en la Argentina, sino una forma de mojarle la oreja a loa fondos buitres, que intentaron impedirlo.

"Los bancos deben estar calentitos porque no pudieron cobrar comisiones", toreó Kicillof al sistema financiero que, tarde o temprano, podría devolverle la ´gentileza´.

El Gobierno necesita 6.000 millones de dólares para cancelar el pago final de Boden 15 en octubre.

Con dos emisiones de bonos, una propia y otra de YPF, consiguió en dos días casi la mitad de los dólares que necesita para pagar el vencimiento de deuda más importante del año, el Boden 2015, que en octubre insumirá U$S 6.000 millones de recursos.

El Ejecutivo se aseguró así una transición tranquila de cara a las elecciones y hasta diciembre, aunque a una tasa de interés elevada, de casi 9% anual.

El Banco Central recibió los dólares que consiguió el Tesoro el martes con la emisión de los títulos Bonar 2024.

De la información oficial se desprende que unos u$s 1200 millones de los 1.415,9 millones obtenidos provinieron de inversores del exterior.

"El nivel de reservas internacionales de u$ 32.675 millones es el más alto desde el 11 de noviembre de 2013", celebró el presidente del BCRA, Alejandro Vanoli.

No quedarán ahí, ya que a eso se sumará el que se acreditará por la emisión de deuda que hizo YPF: colocó bonos a 2025 por u$s 1.500 millones, el total de lo ofertado.

A diferencia de los Bonar 2024, emitidos bajo ley argentina, la deuda de la petrolera se regirá por la legislación de Nueva York.

Los fondos se destinarán al plan de inversiones, que no contempla grandes desembolsos en el extranjero para importar insumos o bienes de capital.

Este lunes el dinero colocado por YPF se acreditaría en las arcas del BCRA. Los dólares permitirán liberar más pagos a importadores.

Es una buena noticia para un aparato industrial que lleva 20 meses de números negativos y hace rato no genera empleo.

El dato, admitido por el INDEC, abre un gran interrogante sobre el futuro del sector fabril, que supo ser la columna vertebral de un modelo que parece necesitar en forma urgente una reformulación (NA).





















Pasate por mis post
Click en la imagen









Unete a la comunidad anti-terroristas
Click en la imagen










Pasate por mi perfil
Click en la imagen





0
0
0
0No comments yet