Check the new version here

Popular channels

Chau relato, hola miedo

El miedo hacia Macri es el propio miedo de los K. Quieren hacer creer que podemos perder lo que ellos ganaron.



Apenas pasado el desconcierto, el aparato propagandístico del Gobierno, lo más parecido a un monopolio mediático que hay en el país, acomodó su estrategia.

El primer paso lo dio la Jefa. Revisó informes de la ex SIDE y de la AFIP para ver qué hicieron quienes tienen chances de ganar. Y señaló con el dedo a los enemigos del proyecto. Así comenzó la siembra del miedo.

La siembra tiene sus líderes. Uno es Roberto Navarro, el presentador estrella de C5N, el canal del Rey de los Tragamonedas Cristóbal López. Hace mucho que Navarro cambió la pasión de hacer periodismo por la pasión de hacer negocios: anunció antes de que terminara la elección que Scioli era “el presidente electo” y Aníbal “el nuevo gobernador de Buenos Aires”. Quedó en ese rincón habitado por espectros como el de Gómez Fuentes, que arengaba en favor de la Dictadura sosteniendo que estábamos ganando la guerra de Malvinas.

Quedarán en los archivos las afirmaciones de Navarro, que sólo en pauta oficial embolsó unos 9 millones de pesos del Gobierno para decir lo que le dicen que diga. También quedarán las de los diarios con respiración asistida de la publicidad estatal que venden títulos de tapa como La Razón de aquellos años vendía los suyos a los militares. Y obvio los de 6-7-8, el programa pionero del periodismo canalla kirchnerista.

Los medios que viven de los enormes subsidios se plegaron a la estrategia del miedo para convencer a la gente de que votar a Macri nos volverá al menemismo o a la Alianza. O a los dos juntos. Hasta metieron el eslogan de contrabando en el partido de Boca para aprovechar el rating.

Tanto mentar los 90 contra Macri puede ser tiro por la culata: la sociedad entera sabe que Menem es el padre político de Scioli. Y que hay ex de la Alianza en un lado y en el otro.

Uno de los capitanes de la campaña sucia es el brasileño Joao Santana. Es un experto: montó el mismo tinglado para Dilma contra Aécio Neves y antes para Chávez en Venezuela. Santana estuvo la semana pasada y se reunió con Alberto Pérez, el jefe de gabinete de Scioli, aunque Scioli diga que no lo vio. Querían que se quedara pero no hubo acuerdo económico. Santana trabajará desde afuera.

Hay algo peor y es la subestimación de la gente. Quieren hacernos creer que podemos perder lo que ellos ganaron para todos. Es una perspectiva pobre y clientelar de la democracia. El discurso del miedo es un recurso desesperado del relato: cuando el relato ya no convence, siembran el terror. ¿Qué cosecharán? Quizás les vuelva como un bumerán.
0
0
0
0
0No comments yet