Check the new version here

Popular channels

Chávez fue un fascista fundado en preceptos de la dictadura

La errada reflexión del Secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, para contraponer la Ley de Abastecimiento al clamor popular de los empresarios que ven como el gobierno aplica medidas restrictivas y estatistas, solo con el ánimo de ser controlante y tener la última decisión, partió de una premisa equivocada y obtuvo un resultado todavía más equivocado. (Por: Rubén Lasagno)




En defensa de la modificación de la vieja ley de Abastecimiento, que rige desde 1974, pero nunca se aplicó por (precisamente) desactualizada en sus fundamentos y antidemocrática, el Secretario de Comercio Interior Augusto Costa, replicó las críticas que se disparan hacia el gobierno acusándolo de estar aplicando una legislación “chavista”. En realidad, esa comparación nació con el propósito de graficar el espíritu de esta ley y sus modificaciones, similar a la fuerte impronta del ex presidente venezolano de controlar todo y a todos, bajo la mano férrea de un Estado regulador, opresor y de tinte semi ditactorial, como, lamentablemente, aún se permiten tener algunos países latinoamericanos, tal vez, un efecto residual o reminiscencias de aquellas épocas neofacistas que la sociedad quiere dejar atrás.

En ese marco y para contestarle a los empresarios del Grupo de los 6, que rechazaron esta iniciativa del gobierno alegando que está inspirada en las prácticas chavistas, dijo: “Es difícil pensar que hay inspiración en una legislación venezolana cuando existió desde 1974. A menos que este país haya sido chavista durante 40 años y nos enteramos ahora”.



En realidad Costa se equivoca desde el punto de partida y acomete con una ironía que desnuda su ignorancia; esta ley no es chavista, ciertamente, sino que Chávez basó sus medidas económicas en leyes de la dictadura, porque el ex presidente venezolano fue un militar arraigado a la cultura neofacista, que se instituyó como “revolucionario” para ejercer el poder de manera plena, concentrada y con todas las prerrogativas que se autogestionó y que de no ser porque la muerte lo tomó por sorpresa, transformándolo en el pajarito que le habla al inmaduro de Maduro, a medida que se le fuera complejizando el panorama social y político, habría sacado de la bolsa lo peor de la Escuela de las Américas, donde una buena parte la camada de la oficialidad a la que pertenecía Chávez se instruyó y hoy son los que sirven al colectivero, devenido en presidente.

Por lo tanto, se transforma en reversible la ironía que desplegó el funcionario, quien por su edad no tiene ni idea de lo que fue la dictadura, ni parece entender los genes fundantes del kirchnerismo, autoritario desde las tripas y si no ha rodado hacia el pragmatismo chavista (todavía), no fue por falta de voluntad, sino porque el pueblo argentino no se lo ha permitido, aún cuando para mi gusto, se les han permitido demasiados atropellos y manoseos a la población, subidos al discurso de que la historia empezó en el 2003 y todo lo anterior fue despreciable.



Debiera recordar Costa (porque eso sí es contemporáneo a él),que en esta década ganada (para el krichnerismo) cada vez que pudieron y necesitaron, acudieron a desempolvar viejas mañas de dictadores transformadas en Decretos ley, escritas entre gallos y medianoche por los etílicos militares, de los que tanto parece renegar, pero que bien abrazaba Néstor Kirchner en Santa Cruz, allí por finales de los 70 y los 80 en Santa Cruz, de lo cual tenemos sobrados registros.

Para terminar, decirle al Secretario de Comercio que la ironía no es lo suyo, principalmente porque este recurso, básicamente, se trata de una figura retórica donde se juega con la inteligencia y su planteo, en este caso, es infantil y carece no solo de fundamentos, sino del conocimiento mínimo de la historia de quienes defiende.
0
0
0
0
0No comments yet