Check the new version here

Popular channels

Chile: manipulaba una bomba casera, le estalló en la cara

Chile: manipulaba una bomba casera, le estalló en la cara y murió en el acto

Temor en el centro de Santiago Sergio Landskron tenía 29 años. Se ignora si estaba vinculado con anarquistas o con los que atacaron el Metro.

Continúan los atentados en Chile y la psicosis aumenta a medida que siguen las detonaciones. Esta vez, un hombre de 29 años murió luego de que una bomba le explotara en la cara y lo prendiera fuego. Un atentado en el Metro de Santiago con 14 heridos hace dos semanas y otros casi treinta sin lastimados este año provocan incertidumbre sobre todo entre quienes se mueven con el transporte público. Pese a este nuevo caso, la presidenta Michelle Bachelet dijo que son “actos aislados, actos terroristas pero aislados”, y que “Chile sigue siendo un país seguro y estable”.



En plena madrugada, vecinos del residencial barrio Yungay, ubicado en el centro de Santiago, se despertaron por una fuerte explosión. Al salir a la calle se encontraron con un hombre envuelto en llamas a quien le había estallado el artefacto explosivo. “¡Estamos viendo a un ser humano, se queja, traigan baldes con agua para apagarlo!”, gritaron testigos del hecho según se aprecia en un video difundido por canales de televisión chilenos.

Equipos de socorro trasladaron a un centro médico a la víctima de la explosión, que sufrió quemaduras en el 40% de su cuerpo, la amputación de la mano derecha y lesiones graves en el tronco y cabeza.

El fiscal Claudio Orellana, a cargo de las investigaciones de este caso, identificó a la víctima como Sergio Landskron de 29 años y explicó que la investigación está dirigida a establecer si el fallecido tiene alguna relación con los ataques al Metro. Las primeras investigaciones indican que el artefacto que estalló no es del todo similar a los utilizados en los atentados en el subte, aunque “algunos componentes también se repiten”, afirmó Orellana.

Los ataques al metro fueron reivindicados por el grupo anarquista de origen griego “Conspiración de las células del fuego” (CCF), que en un comunicado informó que sus acciones no están dirigidas contra la población sino contra las “estructuras de poder”.

El descontento de la juventud chilena con su clase política genera vínculos con distintos grupos que adoptan la violencia como parte de sus metodologías. Cabe recordar la enorme abstención juvenil en las elecciones. En los comicios de diciembre, que ganó Bachelet, se registró un ausentismo del 59%.

Las autoridades siguen apuntando a la treintena de grupos anarquistas. Se trata de agrupaciones muy complejas, sin una organización determinada, que repudian el sistema liberal imperante en Chile por las desigualdades sociales que genera. Hay varios ejemplos de acciones extremas llevadas a cabo por estos sectores. Una de las más notorias, según cita el diario El País de España, fue la de Mauricio Morales. Este anarquista, de 27 años, murió en mayo de 2009 cuando manipulaba un explosivo que iba a colocar en la Escuela de Gendarmería. Otro caso famoso fue el de Luciano Pitronello, quien ingresó muy joven al anarquismo. A los 23 años, le estalló en las manos una bomba que preparaba. Sufrió quemaduras, perdió la mano derecha y tres dedos de la izquierda.

El jueves de la semana pasada, tres jóvenes de entre 22 y 26 años fueron detenidos y el martes se les formalizaron cargos ante la justicia chilena por los atentados al metro y por otros ataques a dependencias de la Policía. Dos de ellos fueron dejados bajo prisión preventiva luego de ser acusados formalmente por la Fiscalía. El tercer sospechoso fue imputado de porte y tenencia de artefactos explosivos, pero permanece en arresto domiciliario y con prohibición de salir del país hasta que concluyan las investigaciones.
0
0
0
0
0No comments yet