Check the new version here

Popular channels

Chofer de combi escolar violó a piba con síndrome de down



























El bestial hecho ocurrió en la localidad bonaerense de Sarandí. Un hombre de 50 años, identificado como Fernando Ibarra, fue descubierto ultrajando a una joven con retraso madurativo. Se dio a la fuga pero finalmente quedó detenido.



Una escena por demás repugnante tuvo lugar en las últimas horas, en la localidad bonaerense de Sarandí, advertida por un grupo de transeúntes que se abalanzaron contra el chofer de una combi que transportaba alumnos de un instituto de educación especial. Al observar cómo el transportista violaba a una de sus pasajeras, con retraso madurativo, en el interior del rodado y con la presencia de otros dos chicos con retraso madurativo, ante el acecho de los testigos, se dio a la fuga con los estudiantes, pero finalmente fue detenido.

En la intersección de French y Roca, de la localidad bonaerense de Sarandí, llamó la atención a los vecinos y a quienes transitaban por allí la presencia de una camioneta Renault Traffic blanca, con vivos rojos estacionada allí y con tripulantes en su interior.

Un transeúnte logró divisar al conductor del rodado manteniendo relaciones sexuales con una joven con retraso madurativo, en un asiento trasero del vehículo. En el cual también se hallaban otros dos menores, con síndrome de Down, puesto que el abusador, identificado como Fernando Ibarra, de 50 años, trasladaba a los estudiantes del Instituto privado de educación especial Centro de Día Arco Iris, situado en Madariaga al 3300.

Fue entonces que el testigo alertó al resto de las personas que merodeaban en la zona y se abalanzaron sobre la camioneta, arrojando piedras e intentando abrir las puertas de la misma. Por lo tanto, al verse cercado por los justicieros, el transportista se dio a la fuga con sus pasajeros a bordo.

Iniciándose un operativo rastrillaje, que en pleno desarrollo una mujer reconoció que sus dos hijos, con síndrome de Down, eran trasladados habitualmente por el sujeto. Al ser notificada por las autoridades de las fechorías sexuales de Ibarra, la progenitora le preguntó a su hija por el chofer en cuestión, recibiendo como respuesta “sí, hay problemas, me hace cosas malas”. Así, la estudiante, de 28 años, reconoció haber sido víctima de violación, testimonio certificado por las pericias médicas.







0No comments yet