Check the new version here

Popular channels

Ciega debe pagar 28000 euros porque tropezaron con su perro

Una invidente deberá indemnizar con casi 28.000 euros a una mujer que tropezó con su perro y cayó

La Audiencia considera que la causa del accidente fue el comportamiento del animal y que su propietaria es responsable de él porque lo utilizaba "en su beneficio"



Las personas invidente son responsables de los daños que puedan causar los perros-guía que utilizan "en su beneficio". Es la conclusión de la sentencia que acaba de dictar la Audiencia Provincial de Cantabria y que impone una indemnización de casi 28.000 euros a una mujer cuyo perro derribó a una viandante en Santander.

En enero de 2008, R.T.G. caminaba con su perro-guía por la calle San Fernando en dirección a Cuatro Caminos. Unos periódicos en el suelo hicieron que ‘Vesla’, el animal de la Fundación Once que utilizaba, se parara y girara “bruscamente” a la derecha para evitarlos. En ese giro se cruzó por delante de E.C., quien cayó al suelo y tuvo que ser trasladada al Hospital Valdecilla con daños en una cadera.

Ahora, la Audiencia Provincial de Cantabria ratifica una sentencia del Juzgado Número 4 que considera responsable de la caída al perro y, por tanto, a la mujer invidente que utilizaba en animal “en su provecho”. Casi 28.000 euros (27.937) tendrá que pagar R.T.G en concepto de indemnización a los herederos de la mujer, que ya ha fallecido y que estuvo 32 días hospitalizada.





La sentencia de la Audiencia considera probado que el perro-guía se paró y que fue el que se chocó contra E.C., sin que recayer culpa del accidente en la víctima. Se basa para ello en los testimonios de quienes presenciaron el suceso, y destaca que “nadie ha testificado sobre un comportamiento distraído o inadecuado de la víctima, por lo que en definitiva tan solo el comportamiento del animal se revela causa del accidente”. Una vez acreditado el el perro es la causa de la caída, la dueña “debe responder de los daños que proceden de la misma”.

La Audiencia no admite las alegaciones de la demandada en el sentido de que los perros-guías no causan problema alguno y que están preparados para no chocarse con las personas. En primer lugar, porque no aporta pruebas que lo respalden y, por tanto, se queda en una mera opinión; y en segundo lugar, porque la Fundación ONCE obliga a los usuarios de sus perros a concertar un seguro de responsabilidad civil parar cubrir los daños a terceros que pudieran ocasionar. “Por lo que esto aparece como posible”, se responde el ponente del tribunal.

Por último, el juez resuelve acerca de la indemnización. Por las lesiones, condena a la usuaria del perro-guía al pago de 13.542 euros, y por las secuelas –a la mujer se le colocó una prótesis parcial de cadera y tuvo que usar muletas–, al abono de 14.395 euros.

Dado que la lesionada ya ha fallecido, la defensa de la mujer demandada planteó la posibilidad de no abonar la indemnización por secuelas a sus herederos. En esto, el juez resuelve que sí deben recibirla ya que “la lesionada, una vez que alcanzó el alta, había devengado para su patrimonio el derecho a percibir la totalidad de la indemnización”.
0
0
0
0
0No comments yet