Check the new version here

Popular channels

CKF: "Estoy un poco averiada, pero jamás hundida".




La Presidenta realizó anuncios de refinanciación de deudas provinciales y el aumento del 18,26% en la jubilación mínima.



La presidenta Cristina Kirchner utilizó el juego de la "batalla naval" como metáfora para asegurar que, aunque está "averiada", "jamás" será "hundida".

Durante un acto oficial en el Salón Mujeres de la Casa Rosada y aún en silla de rueda por la fractura de tobillo que sufrió en Río Gallegos, la jefa de Estado dijo estar "un poco averiada, como la batalla naval, pero jamás hundida".

"En silla de ruedas, con una pata al hombro, como sea, esta Presidenta va a estar al frente del barco como siempre lo ha hecho. Pese a que lo quieran escorar, hundir", desafió, luego de anunciar aumentos en la jubilación mínima y la refinanciación de deudas provinciales.

Ya en otro tramo del discurso, que duró más de una hora, la mandataria le respondió al vicepresidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional, Ricardo Sáenz, quien había dicho que sus palabras sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman "interferían con la investigación".

"Ese vicepresidente dijo que yo no podía opinar. Todos los argentinos somos iguales, la libertad de expresión y de prensa es para los 40 millones de argentinos, incluido la Presidenta", corrigió.

"No es solamente para los que critican, insultan, agravian o descalifican al Gobierno. También es para nosotros, los que pensamos de otra manera. En eso radica la libertad. Es como si yo dijera que los jueces y fiscales solamente pueden hablar de sus sentencias y dictámenes", continuó.

"Hablar voy a hablar todas las veces que quiera hablar. Si desde el Presidente de la Corte hasta el último juez pueden hablar, descalificar, ¿cómo no voy a poder yo, que soy la Presidenta? Lean la Constitución y vean que el artículo más importante es el 16, el que dice que todos los habitantes son iguales, no hay privilegios, cualquiera sea el cargo que ostenten", analizó Cristina.

"Creo que es pre democrático intentar silenciar voces, sobre todo en un mundo que se ha caracterizado cada vez más por mayor pluralidad. No me interesa una democracia silenciosa y silenciada. Capaz lo que no guste no es que hable, sino, las cosas que digo, que es muy diferente", dijo.

"Con el mismo derecho, el día que dabamos media sanción a las leyes de democratización de la Justicia, alguien me escribió un tweet con insultos. Era y es un empleado que está en el Poder Judicial. Jamás se me hubiera ocurrido decirle 'càllese la boca' o demandarlo", recordó.

La mandataria omitió decir el nombre del twittero, pero sería el técnico Diego Lagomarsino, el mismo que le prestó el arma al fiscal Nisman.

"No me van a amargar, me amargan otras cosas. Los insultos de los mediocres nunca me importaron ni me importarán, jamás", cerró la mandataria.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New