Check the new version here

Popular channels

Coincidencias y rarezas

Arribó de España a México
La llegada de Hernán Cortés a México en 1519 coincidió con la fecha precisa del calendario maya en la que se indicaba el advenimiento de Quetzalcóatl, el dios pálido, que vendría a reclamar la ciudad de Tenochtitlán.

Hugh William
Una de las coincidencias más llamativas y documentadas es el recurrente hundimiento de barcos en el estrecho de Mensai, Gales. El 5 de Diciembre de 1664 un barco se hundió en la zona y de los 81 pasajeros sólo un hombre de nombre Hugh Williams logró sobrevivir. Otro 5 de Diciembre, pero de 1785, vuelve a hundirse un barco donde de los 60 pasajeros sólo un hombre llamado Hugh Williams logró salir con vida. En 1860, otra vez el 5 de Diciembre, se hunde un barco y de los 25 pasajeros solo sobrevive un hombre… llamado Hugh Williams.

Los códigos del Día D
Los códigos en clave a utilizar en la invasión de Normandía eran el secreto más celosamente guardado de las tropas aliadas. Utah y Omaha para las playas a desembarcar; Mulberry para el puerto artificial provisional que se emplazaría tras el desembarco; Neptune para la operación naval y Overlord para la operación entera. Uno de los coroneles encargados de la operación, era aficionado a los crucigramas por lo que compraba regularmente el diario London Daily Telegraph. Días antes a la invasión, las respuestas al crucigrama, aparecían en secuencia como: Utah, Omaha, Mulberry, Neptune y Overlord. El almirantazgo se horrorizó tanto que estuvo a punto de cancelar el desembarco pensando que había sido un acto de espionaje. Sin embargo, un día antes de desembarcar se logró comprobar que era una simple coincidencia.

Literatura
Llegada a la Luna
Muchos autores tuvieron llamativas coincidencias a cerca de la llegada del hombre a la Luna:
La literatura y sus predicciones sobre el viaje a la Luna:

Julio Verne no fue sólo el único en tener asombrosas “predicciones”, o mejor dicho casualidades, relacionadas a la Luna. Si conocen de algunas que omití por favor díganme cuales

Cyrano
Von Braun confesó que la idea de los cohetes de 3 fases sería adoptada ni más ni menos que de un libro: El viaje a la Luna, escrito por Cyrano de Bergerac hacía más de 300 años antes. Cyrano no sólo menciona un cohete de fases sino que sería la primer obra relatando el viaje en un cohete tripulado.

Lester del Rey
Otra asombrosa casualidad se encuentra en una novela de Lester del Rey escrita en el año 1953. En ésta su primer párrafo dice: “La primera nave espacial aterrizó en la Luna y el comandante Armstrong salió de ella…”.

Julio Verne
Sin embargo, como hemos mencionado fue Julio Verne el más destacado de todos los escritores al predecir no sólo el lugar de donde despegaría la nave sino que lograría acertar que la nave descendería en el agua. Sorprendentemente en su novela la nave de los viajeros toca el agua a unos pocos kilómetros de donde lo hizo la nave de Armstrong y componía.

Arthur C. Clarke
Si bien Arthur C. Clarke en 1940 predijo la llegada a la Luna en el año 2000, no haciéndolo merecedor de una “predicción”, su escrito fue tan alentador y revelador que el mismo Armstrong diría, tras volver de la Luna: “Clarke nos proveyó con la influencia intelectual esencial que nos empujó a llegar a la Luna”.

Edgar Allan Poe
Incluso Edgar Allan Poe en su obra Las inimitables aventuras de Hans Pfaal describe, en cierta medida, los problemas del reingreso atmosférico.

Alexandre Dumas
Alexandre Dumas en su obra Voyage à la Lune describe un singular método de llegar a la Luna utilizando la misma “repulsión de la Tierra” como medio de impulso. Algo llamativamente similar a la manera en que hoy los satélites y naves son impulsados utilizando la gravedad de los astros.

La toma de la Bastilla
En el poema épico número 19 de William Cowper se describe con tanto detalle la toma de la Bastilla que durante mucho tiempo las autoridades creyeron que el poema había sido utilizado como referencia por los agitadores.

El Titanic
Morgan Robertson escribió una novela trágica relatando la fatídica historia del RMS Titanic, un transatlántico majestuoso que se hunde el mismo día de su inaguración. En el libro se relataba la epopeya que debían sufrir los pasajeros del navío cuando éste, pensado imposible de hundir, choca contra un iceberg provocándole una gran abertura en uno de sus costados. Posteriormente gran cantidad de los pasajeros mueren a causa de la escasez de botes salvavidas. Lo curioso llega al enterarnos que el libro fue escrito en 1898, aproximadamente una década antes de que la tragedia real ocurriese.

La pintura del Louvre
A. J. Talbot escribió en 1938 una comedia en la que relataba como un hombre apellidado Boguskovksy robaba sagazmente una pintura del emblematico museo. Un año después en 1939, una pintura fue robada y llamativas similitudes con la obra de Talbot se hicieron presentes. Sin embargo, lo más llamativo es que una vez apresado el ladrón descubrirían que su apellido era, efectivamente, Boguskovksy.

Personas
Mark Twain
Uno, a mi gusto, de los mejores escritores de la historia se vio signado por un cometa. Mark Twain nació en 1835 el día que pasaba el cometa Halley y murió 79 años después, en 1910, el mismo día que el cometa Halley volvía a aparecer tras su curso de 79 años.

El Rey Umberto I
El día 28 de Julio del año 1900 el Rey de Italia Umberto I se encontraba cenando en un restaurante de Monza. Asombrado por la increíble similitud física que poseía con el dueño del local le invitó a la mesa. En la charla, no solo descubría que éste también se llamaba Umberto, sino que sus esposas poseían nombres similares y que el restaurante había sido abierto el mismo día en que a él lo habían coronado. Al día siguiente un golpe de conspiradores asesinaba al Rey Umberto y a las pocas horas unos delincuentes masacraban al dueño del restaurante.
0
20
0
0
20Comments