Canales populares

Combates cuerpo a cuerpo entre milicias kurdas y el ISIS en

El fundamentalismo yihadistaSe registran en la ciudad de Kobane, una región clave en la frontera con Turquía.
En el límite. Un tanque turco, en la conflictiva frontera con Siria. /AFP

TAGSEdición Impresa
27opiná6shares 6 0

Los yihadistas del Estado Islámico –conocidos como ISIS– lograron ingresar ayer en tres barrios de Kobane, una ciudad estratégica en el norte de Siria donde mantienen sangriento combates cuerpo a cuerpo con la aguerrida milicia kurda que defiende la zona. El gobierno de Turquía denunció que los bombardeos de la coalición internacional son insuficientes para frenar a los ultraislámicos, y sostuvo que sólo una operación terrestre será efectiva contra los yihadistas.
La ofensiva del ISIS comenzó hace tres semanas y ya dejó más de 400 muertos. Al menos 300.000 personas debieron huir de esta ciudad kurda cercana a la frontera turca, para evitar caer en manos de los fanáticos religiosos. La gran mayoría de ellos terminó en campos de refugiado levantados en Turquía.
Los yihadistas del Estado Islámico entraron por el este de la ciudad, pese las grandes pérdidas que sufrieron, y luego se extendieron al sur y oeste. Los combatientes kurdos resisten casa por casa, pero son menos numerosos y sólo tienen armamento liviano. En cambio los fundamentalistas cuentan con blindados y artillería, lo que les da un enorme poder de fuego.
Los ultraislámicos ya ocupan grandes regiones del norte y del este sirio. Si consiguen conquistar Kobane, la tercera ciudad kurda de Siria, lograrán el control de una larga franja ininterrumpida de territorio en la frontera sirio-turca. Esto les daría una gran ventaja estratégica en la región.
El avance del Estado Islámico en el norte de Siria colocó a Turquía en primera línea del conflicto porque ya están al borde de su frontera. Aunque todavía no intervinieron, las Fuerzas Armadas turcas recibieron la semana pasada la autorización del Parlamento para hacerlo.
Tampoco la coalición internacional liderada por Estados Unidos, y de la cual participan países occidentales y árabes, se decide a lanzar misiones terrestres. Por el contrario, intensificaron los bombardeos sobre posiciones de las milicias ultraislámicas.
Ayer, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan destacó la necesidad de una ofensiva militar para frenar al ISIS. “Solo con bombardeos aéreos no podrán poner fin a este terror.
Si la coalición que cumple esta misión no establece movimientos militares terrestres, no podrá solucionarlo con ataques aéreos”, declaró el mandatario.
Turquía está muy condicionada en este conflicto por el rol que jugó en la guerra civil siria. Las autoridades de Damasco acusan a al gobierno de Erdogan, así como a Qatar y Arabia Saudita, de respaldar a los grupos yihadistas que operan en su suelo. La semana pasada, el régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, advirtió que consideraría un acto de agresión cualquier intervención militar turca en su territorio.
En tanto, el desigual combate en Kobane continúa desangrando a la comunidad kurda, que resiste con lo poco que tiene. Si no reciben ayuda pronto, la ciudad caerá en manos del ISIS.
0No hay comentarios