¿Cómo sería un enfrentamiento militar entre China y EE.UU.?





Una nueva guerra mundial no está lejos y se cierne un combate mortal entre Estados Unidos y China, sostiene el magnate estadounidense George Soros.

Para evitar el conflicto global, según dijo el inversor en una conferencia en el Banco Mundial la semana pasada, Washington debe hacer concesiones para dejar que la moneda china se una al resto de monedas del Fondo Monetario Internacional.

"Sin esto, […] hay un peligro de una tercera guerra mundial", dijo Soros citado por MarketWatch.

Pero Serguéi Samuilov, un experto del Instituto de EE.UU. y Canadá de la Academia de Ciencias rusa, cree que ni los círculos financieros estadounidenses ni el Congreso controlado por los republicanos seguirán el consejo del influyente magnate.

"Hay que tener en cuenta la convicción de EE.UU. sobre su excepcionalidad y de que deben dominar a otras naciones, inclusive el sector financiero. EE.UU. no está preparado para la aparición de un rival del dólar", comentó al portal SvPressa.

Lea también Cinco escenarios de cómo se podría desatar una guerra entre China y EE.UU.

Un amplio conflicto entre EE.UU. y China sí es posible en el futuro próximo, pero no habrá un enfrentamiento militar directo, sino que se aplicarán otras tecnologías, según opinó Konstantín Sokolov, el vicepresidente de la Academia de Problemas Geopolíticos.

"Tendrán lugar múltiples enfrentamientos en forma de guerras civiles iguales a las que se están desarrollando en Oriente Medio", señaló.

"Por supuesto, China hará todo lo posible para asegurar la victoria de las fuerzas leales a Pekín en tales conflictos. EE.UU. jugará sus propias cartas", agregó.

Lea también Expertos: "EE.UU. está a punto de desatar la Tercera Guerra Mundial"

El experto subrayó que se está preparando un nuevo ataque a Rusia desde Afganistán y a través de los países de Asia central.

Según Sokolov, la participación de militares indios y chinos en el desfile militar de Moscú el pasado 9 de mayo muestra que la agrupación económica BRICS se está transformando en una alianza militar y política.

"Se trata de un nuevo orden mundial, mientras que Occidente quiere perseguir solamente sus propios intereses", señaló.